Revista nº 4

Los Lobos

Antonio Cubelos Marqués

Antonio Cubelos Marqués
Antonio Cubelos Marqués, retrato de Rosa Prat.

Este caótico practicante, como se define a sí mismo, nació en Ponferrada hace 37 años. Su segundo apellido hace honor a su porte literario: elegante y de una nobleza que sólo la plasmación de los sentimientos profundos puede alcanzar. Destaca en sus trabajos la economía de palabras: con poco expresa un mundo de sensaciones y sentimientos donde la nostalgia y la melancolía, se unen con una luz tenue e intermitente para transmitir belleza. En su historia , más abajo relatada, encontró el motivo; en sus vivencias, la inspiración.

Antonio Cubelos Marqués cuenta con un poemario editado, "La Mitad De La Luz" (Ediciones Vitruvio, 2009) y en la actualidad está preparando un nuevo trabajo. Si deseáis seguirle, éste es su blog: http://dequeformaelhumo.blogspot.com/

“Supongo que, como todos, empecé a escribir por amor. Las típicas tonterías de quinceañero, juntar cuatro rimas fáciles...Es curioso porque nunca tomé conciencia de que poco a poco iba profundizando en la escritura, o aún en la poesía. Ahora, sólo después de haber publicado "La mitad de la luz", ya empiezo a asumirlo y a navegar en esas aguas...A veces, reconozco que da vértigo también.

Siempre he sido una persona creativa. Supongo que he ido cambiando el soporte en función de mis necesidades, o quizá solo por explorar...De niño, y en mi adolescencia, me recuerdo dibujando: ¡todo el mundo tenía algún dibujo mío!, me los pedían, tenía cierta fama. Después, casi dos años como actor en una compañía de teatro. Leía mucho, todo lo que caía en mi mano, devoraba libros y viajaba...Sobre todo Poe, Verne...Mientras tanto la vida en casa se iba desmoronando como un edificio de bambú.

De la poesía me apasiona su inmediatez. Hasta el momento lo único que había leído eran las "Rimas y Leyendas", de Bécquer, y bueno... Después, por otra casualidad, descubrí a Valente, y aunque casi seguro que no tengo ningún rasgo reconocible de él, me ha marcado profundamente.

Mis temas: la nostalgia, el pasado, el desarraigo...Siempre, siempre, cualquier tiempo pasado fué mejor. El presente plantea incertidumbres; el futuro aún no existe. Sólo quedan fotos, y son del pasado.

Los viajes, los eternos viajes...

La esperanza.”

De La Mitad de la Luz

Si hubiera que elegir un poema que reflejara desgarradoramente el sentimiento de soledad, sería éste. Sin duda.

La Casa Oscura

Es la justa certeza
de estar sólo ante el mundo
hay tanta gente que huye,
que sostiene
después de tanto tiempo
una excusa en las manos.

Es la justa certeza
Esa llamada que nunca recibimos; ese dolor
de los espacios hostiles.

Porque no hay refugios
sino tan sólo pronósticos.
Esta necesidad de luz.

La casa oscura, el niño
que todavía ama.
El olvido, única opción para abstraerse de una realidad no deseada.

Dados (de hielo)

El juego de conversaciones repetidas
de ojos negros al fondo
de los bares
el instante aquel
el horizonte crítico de las esperas
y una vuelta a casa
con el miedo a los cuerpos
de la noche

              Qué fácil

el vacío
Sonríen algunos ángeles
caminando de espaldas

El deseo
es contundencia también

Y el olvido

tu mayor fortuna.
Alas
Fugaz, solitario, luminoso… la esencia.

Ángel

Epílogo

Hay quienes piensan que es
como el viento,
como la súbita luz
en la tormenta
al final del verano: no sabemos
y nunca
durará en la memoria.
Solamente una vibración, un aleteo;
acaso, el fulgor
de un aliento, unos cuantos pasos
más atrás. En la luz aún palpitante
del abismo, al fondo en la pupila,
es el más solitario.
Es solamente un guerrero;
conducido por el ardor
y la resurrección.
Imágenes como "nieve negra cayendo en las palabras", "derribo el corazón" dejan traslucir un sentimiento de derrota, en lo más profundo del alma. Hubo más muertos.
La fe pública en silencio esperaba
al borde en los caminos.
Pero no hay tiempo;
hay nieve negra cayendo en las palabras.
Y aquí, alzada la memoria,
derribo el corazón
buscando
para nunca jamás el paraíso.

Poemas Inéditos

Os presentamos en exclusiva, una pequeña muestra de la última producción poética de Antonio que permanece todavía inédita.
El olvido y, sobre todo, la urgencia de olvidar se desvela como leit-motiv o elemento cohesionador en la temática de estos poemas.
Sucia, maloliente como agua estancada, la memoria dolorosa persiste...

Nunca

Nunca ha cesado
en realidad, sigue ahí,
el silencio, solo esa charca
sucia, que nunca
desemboca. Sigue ahí.
Alimentada
de sí misma, engullendo
cadáveres de ruidos, risas,
pieles. En sorda
o pesada digestión. Nunca
un lugar maloliente
tuvo un nombre
tan claro:
memoria.

En otra memoria

"Sin lazo alguno", "sin desatarnos", perfecta estructura. Sin lazo alguno
este tiempo se agota
como en fotos
no reveladas por la lejanía
pero sí en otra memoria
de quienes pudimos ser
aquí
sin desatarnos.
Un poema de imágenes vivas, nítidas, sensoriales.

Caminar descalzo

Otro asombro: olvidar es difícil.
Es la hora
de las puestas de sol,
el deterioro de un ritmo
lleno de fotos fijas.
El tiempo pasado es nítido;
madurado en la boca,
el tiempo, concebido sin música,
puede imaginarse
adherido a la piel.
Derraman
fragilidad las horas.
La luz, no complaciente,
a la que llaman costumbre.
Los párpados, las cortinas abiertas,
dejan pasar la brisa. Cualquier
pensamiento ahora
tiene olor a madera.
Caminar descalzo
por un suelo ya antigüo: también
la memoria cruje;
y da confort.
Participa en MoonMagazine
Support Wikipedia Acceso al Web de la ONG AGILNET Edición: Ir a la página web de InterProgramas Redacción: Txaro Cárdenas Dirección: Carlos Bustos