En una novela que se estructure conforme a la norma clásica, el desarrollo ocupa toda la parte intermedia de la historia: comienza después del planteamiento, con la nueva línea argumental hacia la que el primer punto de giro principal ha orientado la historia, y acaba justo antes del desenlace con el segundo punto de giro principal, que marca un nuevo cambio de dirección.

El #desarrollo ocupa toda la parte intermedia de la historia. Estructura #novela. @ana_bolox Clic para tuitear

Aunque no hay ninguna obligación de que cada una de las unidades dramáticas se acomode a una cierta longitud, lo cierto es que la división habitual en cuanto a ésta es:

25% para el planteamiento.

50% para el desarrollo.

25% para el desenlace.

El desarrollo es, pues, la parte más larga de la novela y, por ello, también suele ser la etapa en la que los escritores se atascan.

¿Pero por qué se bloquea el escritor en el desarrollo?

La mayor parte de las veces, el desarrollo se convierte en un tapón para el escritor porque éste no es capaz de hacer avanzar la historia. Mantiene la misma línea argumental, página tras página, y la segunda unidad dramática se transforma en una travesía por un desierto al que no se le ve el final.

El problema que tenemos aquí es que el escritor se ha olvidado de la pregunta dramática principal, aquélla de la que decíamos que era la columna vertebral de nuestra novela, la que iba a dirigir cada una de las escenas que escribiéramos. Al no mantenerla como guía, perdemos el rumbo, escribimos escenas que no aportan nada a la historia y que, por tanto, no la obligan a avanzar.

¿Y qué solución le podemos dar?

1. La pregunta dramática principal

La primera, como acaba de indicarse, es la de retomar el rumbo que habíamos perdido y, para ello, habremos de volver la mirada a la pregunta dramática principal y servirnos de ella como lazarillo.

2. Las subtramas

También podemos servirnos de las subtramas. Si introducimos Unas tramas secundarias que compliquen la principal, pero no la interrumpan, sino todo lo contrario: la ayuden a avanzar, estaremos facilitándonos esa travesía por el desierto.

Las tramas secundarias, además, se pueden utilizar para complicarle la vida a nuestro protagonista y colocar obstáculos en su persecución del objetivo que desea alcanzar.

3. Tensión in crescendo

Luego, además, deberíamos mantener presente en todo momento que la única regla que el desarrollo exige es que la tensión y emoción deben ir en constante aumento.

El #desarrollo exige que la tensión y emoción vayan en constante aumento. Clic para tuitear

Algunas técnicas para conseguirlo son:

A. Obliga a tu protagonista a tomar decisiones.

Con ello estarás empujando la historia hacia delante. Tu protagonista se convertirá en un personaje activo, no reactivo, y las posibilidades que abren sus decisiones dará riqueza a la novela y llevará al personaje a nuevas aventuras que añadirán emoción a la historia.

Cuantas más decisiones haya de tomar nuestro protagonista, más dinámica se volverá la historia. Aunque, eso sí, tan negativa para una novela es la escasez de acción como el exceso. De modo que sé hábil a la hora de utilizar este recurso.

Tan negativa para una novela es la escasez de acción como el exceso. @ana_bolox Clic para tuitear

B. Dificulta el camino del protagonista con problemas

El conflicto es un elemento esencial en una novela. Sin él, no hay historia. Pero el conflicto surge de las dificultades a las que el protagonista tiene que enfrentarse, de modo que, cuanto más numerosas y poderosas sean las fuerzas con las que tiene que luchar, más problemas, es decir, obstáculos, estaremos interponiendo en su camino y mayor emoción estaremos imprimiendo a la historia.

El conflicto es un elemento esencial en una novela. Sin él, no hay historia. @ana_bolox Clic para tuitear

Hay muchos y variados métodos de complicar la vida a nuestro protagonista, pero eso sería tema para otro artículo. De momento, vamos a poner el punto final a éste y continuaremos hablando del desarrollo en el próximo, cuando tratemos El segundo punto de giro principal.

Hasta entonces, feliz mes.

Soluciones para #escritores con el #curso online gratuito de @ana_bolox Clic para tuitear

Curso online  gratuito Construye tu novela con Ana Bolox.

Ana Bolox, ATENEO LITERARIO

Fotografía: https://unsplash.com/