Rodrigo Canet: La sabiduría del nómada

Hay creadores que, después de una trayectoria vital que les ha hecho conocer lugares muy distintos y gentes muy diversas, logran destilar la esencia profunda de las cosas, lo que hay de común dentro lo plural, y plasmarlo de modo tajante y contundente en sus creaciones. Pensemos en Jack London, O. Henry o Joseph Conrad, grandes viajeros cuyas obras parecen estar encaminadas a revelar las verdades inquebrantables, esas verdades como puños que quedan en pie después Rodrigo Canet defiende el cine independiente y la producción de bajo coste.de haber acumulado muchos centenares de kilómetros en la mochila.

Algo de eso sucede con Rodrigo Canet. Lo primero que comenta en su biografía es que, aunque nació en Madrid un 14 de enero de 1982, por motivos familiares, cambió de ciudad cada año recorriendo media España desde muy pequeño. Eso le hizo aprender dos cosas: «que nada es para siempre y que en la variedad está el gusto».

Desde muy joven, Rodrigo Canet escribe poesía, reflexiones, relatos…, aunque más tarde lo empieza a mezclar todo. Llegó el premio con una publicación literaria pero Rodrigo cambia de rumbo al descubrir el cine: Kubrick le entusiasma y Von Trier le hace comprender que contar historias no requiere superproducciones. Desde entonces, ama el cine independiente y defiende la producción de bajo coste. El bricolaje se convierte en su aliado y comienza a fabricar artilugios: una grúa, una steady-cam, un travelling… Definitivamente, comprueba que se puede hacer mucho con muy poco.

 

Imágenes del rodaje del cortometraje Mierda

 

Escribe guiones, rueda algunos cortos, estudia Producción Audiovisual y al terminar, se dice una vez más: “si quieres algo, hazlo tú mismo”. A día de hoy, ha producido y dirigido 34 cortometrajes, acumulando más de 100 selecciones y 15 premios en diversos festivales internacionales. Algunos de sus cortometrajes pueden verse en su página web:

MediaClaqueta 

34 #cortometrajes, más de 100 selecciones y 15 premios. Entrevista a @MediaClaqueta @jmcruzbar Clic para tuitear

Antes de la entrevista, vamos a enlazar cuatro de los cortometrajes de Rodrigo Canet.

El primero, Abril, es un ejemplo de maestría narrativa con un giro argumental sorprendente y emocionante. No decimos nada, preferimos que lo vean ustedes mismos:

April (Abril) from MediaClaqueta on Vimeo.

 

#Abril, @MediaClaqueta, maestría narrativa con giro sorprendente #CortoAdictos @jmcruzbar Clic para tuitear

 

El segundo, Lithium (Litio), consigue, a través de una sencilla pero brillante puesta en escena, trasladarnos desde la aparente situación inicial a otro contexto contemporáneo (no vamos a revelar cuál) en relación al cual se muestra un agudo y ácido punto de vista.

Lithium (Litio) from MediaClaqueta on Vimeo.

 

Chocolate es un corto protagonizado por un niño cuya pequeña historia lleva implícita una reflexión social de enorme enjundia. Es un corto precioso que consigue impactarnos con una duración que no llega a dos minutos.

Chocolate from MediaClaqueta on Vimeo.

 

Finalmente, Recuerdos es un cortometraje muy breve de apenas un minuto, sin actores, pero que también nos hace reflexionar sobre los cambios que la tecnología ha provocado en nuestra relación con los demás y con nosotros mismos.

@Souvenirs (@Recuerdos) from MediaClaqueta on Vimeo.

 

¡Cuatro #cortos para disfrutar! #CortoAdictos Dirección y producción de @MediaClaqueta. @jmcruzbar Clic para tuitear

 

Tras ver los cortos, ya tenemos la suficiente información para abordar la entrevista con Rodrigo Canet.

Entrevista con Rodrigo Canet

¿Nos podrías comentar de dónde y desde cuándo viene tu interés por el cine?

Estaba estudiando informática con 18 años y teníamos que hacer un simple spot publicitario mediante una presentación en powerpoint: yo decidí dar un paso más y lo hice en formato vídeo. Me gustó tanto la experiencia que me puse a hacer cortos. Ahora es un modo de vida.

¿Cuál ha sido tu trayectoria profesional hasta la fecha?

Fuera del audiovisual fui camarero, limpiador de piscinas, etc. Desde hace algunos años, mi trabajo principal ha sido como operador de cámara en publicidad, conciertos y diferentes eventos. Pero escribir, dirigir, producir, editar y distribuir cortometrajes es el mejor de los trabajos. Para mí es un placer y no un trabajo, pero gracias al empeño y dedicación se está convirtiendo en ello. El bricolaje es mi aliado para crear artilugios con los que mover la cámara de un modo fluido.

¿Qué directores o qué tipo de películas consideras que son tus principales influencias?

Lars Von Trier, por una premisa clara: él muestra cosas de verdad, sin ser pretencioso. Y lo explica en una frase: «Una película debería sentirse como una piedra dentro del zapato». Estoy totalmente de acuerdo con él.

Stanley Kubrick  y David Fincher, por su empeño por dominar una técnica y fotografía que rozan la perfección, y siempre dentro de un contexto con sentido, que rara vez se sale de lo posible. Cine con el que uno puede sentirse identificado, fundamental.

Películas referentes para mí: Bailar en la oscuridad (Lars Von Trier), El resplandor (Stanley Kubrick), Seven (David Fincher), Ciudadado Kane (Orson Welles), Duel (Steven Spielberg).

 

Imágenes del rodaje de Interludio

Aunque tus cortometrajes son bastante variados, creo que en todos ellos hay una clara preocupación por la deshumanización del individuo en su creciente y progresiva relación con los objetos. ¿Es así o me estoy equivocando?

Me parece que eso definiría bien el corto Gamers, pero no tanto en otros. Sí creo que hay una preocupación por la deshumanización, sin duda, pero no siempre en relación con los objetos, sino más bien en relación con el resto de humanos y en relación con uno mismo. Con la naturalidad. Eso me da pena, y de ahí salen muchas ideas, desde luego. Me imagino futuros dirigidos por personas convertidas en robots, digitalizados, y creo que hay que hacer algo para evitarlo.

También me ha llamado la atención que buscas siempre la implicación del espectador mediante la asociación de ideas: muchas veces, sin palabras, consigues llegar a la fibra emocional de quien está viendo el cortometraje… ¿Quieres seguir profundizando en esa línea hasta comprobar dónde se puede llegar o te planteas ampliar el abanico de recursos cinematográficos que utilizas?

Gracias. Escuchar eso ya es muy significativo: implicar al espectador es algo magnífico y seguramente lo más importante y complicado, pero si se consigue significa que está pensando en lo que le has contado. Y se trata de eso, de que se vea identificado o sienta que de él depende cambiar o no algo, con su actitud. Por desgracia, esa sensación no suele durar mucho y lo normal es seguir con la vida que cada uno lleva, sin darle muchas más vueltas. Pero ya es bastante que alguien piense en lo que acabas de contar.

Por otro lado, el abanico de recursos es interminable y claro, me planteo utilizar otros, pero me da miedo aburrir y caer en la densidad. No quiero tardar veinte minutos en contar algo que se puede contar en cuatro, ni usar palabras que dicen menos que una mirada o una acción.

Implica al espectador y alcanza su fibra emocional: @MediaClaqueta. #CortoAdictos @jmcruzbar Clic para tuitear

Imágenes de otros rodajes de Rodrigo Canet

 ¿Cuáles son tus próximos proyectos?¿Tienes pensado dar el salto al largometraje?

Tenemos dos cortometrajes en mente, uno sobre la transexualidad, y otro sobre la decadencia en las parejas. Ambos guiones están en el taller…, los rodaremos posiblemente a finales de este año.

Sobre el largo, estuvimos a punto de hacerlo el año pasado, era una buena historia sobre el maltrato no escrita por nosotros, pero el presupuesto era demasiado bajo como para hacerlo bien, y decidimos esperar. Es algo que haremos cuando sea, y tengamos o no ayuda. Hasta ahora, cero ayudas y cortos hechos con presupuesto que rara vez pasa de los 100 euros, y sin embargo 15 premios en nuestro haber y más de 100 selecciones. A mí eso me motiva lo suficiente como para no querer depender de las ayudas. Tenemos muchas ganas de crear pequeñas historias, así que seguiremos en ello porque en realidad, nada nos lo impide. Yo disfruto mucho más escribiendo y rodando que en una fiesta.

¿Recomendarías a nuestros lectores tres películas españolas y tres películas extranjeras que te gusten especialmente?

Para no repetirme y ya que el abanico es interminable, como extranjeras y alejándome un poco de los clásicos, recomiendo: Lunas de hiel de Roman Polanski, Kramer vs Kramer de Robert Benton, y Her de Spike Jonze. Como españolas: Azuloscurocasinegro de Daniel Sánchez Arévalo, Tarde para la ira de Raúl Arévalo y Mi vida sin mí de Isabel Coixet.

Me dejo unas doscientas recomendaciones, pero había que elegir tres y tres.

 

Como ven, hoy hemos descubierto a otro realizador de cortometrajes de interesante personalidad que se une a los que ya han aparecido en esta sección. Un ejemplo más de que la cantera de nuestro cine tiene muchos nombres que pueden garantizar su futuro.

 

Puedes seguir a Rodrigo Canet en sus RRSS:

Facebook

Twitter

Linkedin

#CortoAdictos, una sección de José Manuel Cruz