He bautizado esta fotografía que tomé en agosto de 2014 con el simbólico nombre de “Transición”.

El sol, en su puesta, graba una estela irisada en el mar. Morosa, la luz del atardecer se oculta tras el horizonte. Es el momento en el que el día se repliega, la noche aún tardará en extender su manto. Ha llegado el momento de la transición, del paso de una luz a otra más sutil y espiritual.

Llega el verano y, con él, lo que para muchos es un periodo de descanso y evasión.

Las revistas también descansan. ¿Lo sabías? Es posible que no te lo hayas planteado, querido lector. Dirás que eso no es así, que las revistas que conoces no se toman un respiro, que siempre hay redactores de guardia, como la farmacia de tu calle. Qué sería de nosotros, pobres propietarios de maquinarias con fecha de caducidad, si no fuera por esos equipos de profesionales que se turnan para dispensar unas cápsulas de seguridad para nuestros síntomas y desarreglos.

La luna se toma a cucharadas #Sabines. Un respiro para volver con nueva energía. Clic para tuitear

Las revistas son seres necesitados de cuidados amorosos y clínicos. MoonMagazine necesita desacelerar para mejorar sus engranajes y su espíritu. Unas grageas de cariño y una puesta a punto de sus fases. Nada que no se pueda solucionar reduciendo tiempos, aminorando marchas.

La luna se toma a cucharadas dice Sabines.

Así es como se administran las más sabrosas.

Pon una hoja tierna de la luna
debajo de tu almohada
y mirarás lo que quieras ver.
Lleva siempre un frasquito del aire de la luna
para cuando te ahogues,
y dale la llave de la luna
a los presos y a los desencantados.
Para los condenados a muerte
y para los condenados a vida
no hay mejor estimulante que la luna
en dosis precisas y controladas.

 

MoonMagazine inicia una fase de transición de la que volverá más vital, más dinámica.

Y entonces, te diremos:

Ya está aquí la luna.

 

Artículo editorial de Txaro Cárdenas, directora de www.moonmagazine.info

Fotografía: Txaro Cárdenas