Diecinueve años sin Freddie

Con Diecinueve años sin Freddie, homenajeamos a Freddie Mercury, un mito para la eternidad.

El líder de Queen, Freddie Mercury,  moría en su residencia de Garden Lodge (Kensington, Londres) el 24 de noviembre de 1991 debido a una bronconeumonía complicada por el VIH. El día anterior se había hecho pública su enfermedad mediante un comunicado de prensa, poniendo así punto final a las especulaciones y al acoso que durante meses se había sometido al cantante y a sus allegados por parte de la prensa amarilla. Freddie, siempre celoso de su vida privada, procuró, hasta el último momento, preservar su intimidad y proteger a su familia y amigos.

Diecinueve años sin Freddie Mercury. Estatua del cantante a orillas del lago Ginebra en Montreaux (Suiza).

Diecinueve años sin Freddie Mercury. Estatua del cantante a orillas del lago Ginebra en Montreaux (Suiza).

Sé exactamente donde quiero que me pongáis, pero no lo puede saber nadie porque no quiero que me desentierren. Solo quiero descansar en paz.

La estatua fue encargada a la escultora checa Irena Sedlecka por su familia y amigos, y Montserrat Caballé corrió con los gastos en sincera prueba del cariño que los unió a los dos. La figura de Freddie se alza imponente y domina el lago como si fuera uno de los escenarios que pisó durante su impresionante carrera. A sus pies la inscripción “LOVER OF LIFE, SINGER OF SONGS”.

Durante sus últimos años intentó vivir con normalidad, enfrentándose a la enfermedad con valentía. Siguió componiendo, presentándose en el estudio de grabación aun sintiéndose sumamente débil, con una fuerza de voluntad sobrehumana. A esta época pertenece Innuendo (1991), decimocuarto trabajo de Queen, un álbum en el que destacan, por la intensidad de sus interpretaciones, el  tema que da nombre al álbum, Headlong, All God´s People, Don´t Try So Hard, These Are The Days Of Our Lives y sobre todo, la estremecedora, The Show Must Go On. Según la crítica, estas interpretaciones vocales superaban en gran medida su trabajo anterior, algo increíble teniendo en cuenta su fragilidad. Era como si su voz emanara directamente del alma, desgranando nota a nota toda su fuerza interior.

Normalmente con los focos todo el mundo tiene calor. Freddie tenía mantas térmicas debajo de la ropa que yo le había hecho.

Diana Moseley, responsable de vestuario.

Lover of life, singer of songs. We still love you, #FreddieMercury. Clic para tuitear

“El espectáculo debe continuar, mi corazón está pintado como las alas de las mariposas, los cuentos de hadas de ayer crecerán, pero nunca morirán. Puedo volar, amigos…”

La letra de May hace alusión a los temas de las primeras canciones que compuso Freddie, influido por los cuentos que recreaba con su hermana Kashmira cuando eran niños. Hadas, reyes de Rhye que han perdido su corona… El pasado no muere.

Con claras referencias biográficas, The Show Must Go On es una canción dramática y, a la vez, llena de resignación, escrita a toda velocidad para que Freddie la pudiera grabar.

“Mi corazón se rompe, mi maquillaje se cuartea, pero mi sonrisa permanece”.

Hasta el final.

Vídeo de Innuendo. La Red Special de May y la guitarra española de Steve Howe de YES son los protagonistas de este tema. El vídeo, dirigido por Jerry Hibbert, fue uno de los más caros de Queen. Muestra a los cuatro componentes del grupo convertidos en figuras de plastilina. La filmación duró cuatro semanas. El vídeo ganó premios de gran prestigio, entre ellos, el primer premio Gold Camera del Festival de cine y vídeo de Estados Unidos.

Vídeo de Headlong. Esta canción de May iba a incluirse en su álbum en solitario Back To The Light, pero el grupo se la adjudicó, al igual que hizo con I can´t Live With You.

 

Dont´t try so hard. Bellísimo tema en el que destaca el falsete de Freddie. La letra supone una reflexión muy a tener en cuenta sobre lo prioritario en nuestra vida.

All God´s People fue coescrita con Mike Moran tras las sesiones de Barcelona en 1986. Destacan los coros  gospel y la dúctil voz de Mercury,  plena de potencia en su última etapa y en esta ocasión, cercana al desgarro.

Mother Love, cuarto corte de MADE IN HEAVEN, fue el último tema que grabó Freddie. No lo pudo acabar, por lo que la estrofa final la cantó Brian. Tanto la letra como la interpretación de ambos es realmente escalofriante y connotativa. La parte final está constituida por breves fragmentos de Tie Your Mother Down (Queen, 1976), Goin’ Back (Larry Lurex, 1973) y un instante de uno de los conciertos de Wembley (1986). La canción finaliza con el llanto de un bebé: metáfora del renacer a una nueva vida…

These are the days of our lives. La letra de Roger Taylor, sumamente emotiva, habla sobre los recuerdos de la juventud. Una vez más, Freddie da una lección magistral de interpretación vocal. Finaliza con un “I still love you”, mientras se despide con un elocuente gesto de la mano. Resulta doloroso por su significado.

Algo que le dolía era que aún tenía música dentro de él. Estaba ahí, en su cerebro, pero por culpa de su cuerpo, no la podía realizar.

Peter Freestone, su asistente personal.

Diecinueve años sin Freddie Mercury

Diecinueve años sin Freddie Mercury

Diecinueve años sin Freddie se publicó en noviembre de 2010 y supuso el inicio de la andadura de la revista MoonMagazine. A este artículo le siguieron otros con los que completamos un monográfico en homenaje a su vida y obra. Hemos continuado publicando, aportando distintas visiones sobre el mito y su música. Os invitamos a que nos sigáis: cada año que pasa en MoonMagazine es un año más en compañía del espíritu inmortal de Freddie Mercury.

Diecinueve años sin Freddie

Todos los derechos reservados.