Mirando en los inicios del cine, es en 1912 cuando se data Los Mosqueteros de Pig Alley de Griffith —cuestión de apreciaciones— como el inicio del cine negro, al margen de lo perdido. Pero en España no solo mirábamos. Por aquella época, año arriba, año abajo, se produjeron La secta de los misteriosos (1916), Boy o El marino español de Benito Perojo (1925) y El ladrón de los guantes blancos, de 1926. Obras que se hacían por estos lugares con algunos años de diferencia, pero prácticamente coetáneas cuando echamos la mirada atrás, hace ya un siglo.

Orígenes del cine negro español

1. La secta de los misteriosos de Albert Marro

La más antigua de la que existe copia es La secta de los misteriosos de Albert Marro, que rodó en 1916 en sus estudios, los de la Hispano Films, fundada en 1906 en Barcelona y del que era copropietario. En principio, se trata de un serial policial en tres actos, tan comunes en aquellos años.

Y digo en principio porque la copia que se ha conseguido conservar, que no es exactamente la que vieron en 1917, es la que se ha atesorado gracias a la distribuidora alemana Bioscop-Decla, que la adquirió, la remontó en 1921 añadiendo rótulos en alemán, eliminando escenas y reduciendo el metraje para adaptarla a los nuevos tiempos y convirtiéndola en un largometraje en vez de serial que era su montaje primigenio. Llegó incluso a rodar un final totalmente diferente, si se compara el de la película con su argumento publicado en los periódicos de la época.

 

La más antigua de la que existe copia es La secta de los misteriosos de Albert Marro, que rodó en 1916 en sus estudios, los de la Hispano Films, fundada en 1906 en Barcelona. Pioneros del #cinenegro español @JoseviBlender. Clic para tuitear

 

Orígenes del cine negro español. El ladrón de los guantes blancos

La secta de los misteriosos

Pero hubo más películas de las que se conservaron. Existe constancia de otros títulos del incipiente género como La venganza del cadáver (1911) de Ramón de Baños, La prueba trágica o Más allá de la muerte de 1915, ambas de José de Togores, cintas que se dan por perdidas.

2. El ladrón de los guantes blancos, de González Rivero y Romualdo García de Paredes

Hay que recalar entrados los años veinte para poder encontrar una nueva película que aportará novedades en cuanto al desarrollo de la historia del cine. Es El ladrón de los guantes blancos, de González Rivero y Romualdo García de Paredes, rodada en Canarias, concretamente en Tenerife, y que tiene el honor de haber sido la primera rodada allí.

Orígenes del cine negro español.

El ladrón de los guantes blancos

El ladrón de los guantes blancos, de la que falta el segundo rollo, está mucho más evolucionada, con movimientos de cámara que se liberan del estatismo que hasta el momento había impuesto la teatralización del cine mudo que fijaba la cámara como una ventana en la que se desarrollaba la acción. Consigue así una mayor  participación del espectador y ritmo mucho más natural que los trabajos de Griffith y Marro.

El ladrón de los guantes blancos, de la que falta el segundo rollo, está muy evolucionada, con movimientos de cámara que se liberan del estatismo que hasta el momento había impuesto la teatralización del #cinemudo. @JoseviBlender. Clic para tuitear

Además del manejo de la cámara, el montaje también contribuyó, añadiendo dinamismo y energía con continuos cambios entre diferentes planos —cortos, medios, generales e incluso panorámicos— que incluyen peleas, carreras y persecuciones de coches rodados con la cámara instalada en los mismos. Nuevas técnicas. Nuevos resultados. El haber sido rodada en escenarios naturales y espacios públicos otorga un plus de realidad.

Orígenes del cine negro español. El ladrón de los guantes blancos 3

El argumento de El ladrón de los guantes blancos es un policial para desentrañar intrigas y culpables. Un detective, Tom Carter, interpretado por el mismo Romualdo García con tintes heroicos, que tiene la amabilidad de poner su inteligencia al servicio de la justicia. Unos millonarios, David Henrry y de su hija Ketty, secuestrada por el misterioso El Encapuchado, estrafalario y hasta cómico. Trama sencilla e incluso simple, que con una duración de noventa y tres minutos puede considerarse un largometraje en toda regla. Abundantes rótulos para poder seguir el argumento apoyados por cartas que se envían entre sí los protagonistas mejoran la compresión de la historia. Lástima que carezca de diálogos.

Orígenes del cine negro español. El ladrón de los guantes blancos 4

Se encuentra disponible libremente gracias a la Biblioteca de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria en su proyecto memoria digital de Canarias.

El ladrón de los guantes blancos: Puedes verla aquí

Hemos iniciado el artículo con la mención de Los Mosqueteros de Pig Alley, que junto con Asalto y robo de un tren de 1903 de Porter se suponen las actas fundacionales de lo que se entiende como cine negro-policial estadounidense. La referencia principal a Los Mosqueteros de Pig Alley en vez de al trabajo de Porter se debe a la ambientación de esta última, más cercana a la realidad de la América de la colonización, de vaqueros y sheriff, que al del crimen organizado de la película de Grifith. Es quizás un punto de partida más acorde con la temática negra, aunque no sé si este término es un tanto arriesgado en este momento aunque no en este lugar.

Comparando ambas producciones, estadounidense y española, y al margen de avances técnicos importantes, las diferencias también se producen en el medio social que ambas reflejan.

Orígenes del cine negro español. El ladrón de los guantes blancos 6

 

#Griffith introduce en el #cinenegro fundacional estadounidense dos aspectos de la realidad social, medio urbano y clases desfavorecidas, que contribuyeron al canon del género. Los orígenes del #cinenegroespañol, por @JoseviBlender. Clic para tuitear

Mientras que la película de Griffith introduce ya la realidad social que ha servido de base para las obras del género durante los siguientes años, medio urbano y clases desfavorecidas, en El Ladrón de los guantes blancos, ambas propuestas cambian. El espacio no está tan definido, tiene multitud de localizaciones naturales y no se ciñe a decorados recreados, pero la diferencia está sobre todo en el ambiente social en el que se desarrolla la historia. Los protagonistas son gente de clase alta, multimillonarios a los que se intenta arrebatar parte de su fortuna por unos egoístas desalmados. No sé si por influencia del policial inglés o por el momento histórico conservador, pero se encuentra lejos de utilizar esta tipología de personajes para realizar cualquier tipo de crítica social, aunque creo que, ésta, ni siquiera se contemplaba como base sobre las que arrancar las historias. Eso vendría posteriormente.

En El Ladrón de los guantes blancos (1926), por influencia del policial inglés o por el momento histórico, la historia se desarrolla en ambientes de clase alta y protagonistas millonarios. Artículo #noir de @JoseviBlender. Clic para tuitear

Pues eso, que en España a principios de siglo, del XX, ya andábamos enredando en ese tipo de cine dedicado a las viles pasiones. Realizado con los cánones del cine moderno. Es necesario conocerlo, para no perderlo.

En España, a principios de siglo XX, ya andábamos enredando en ese tipo de cine dedicado a las viles pasiones. Realizado con los cánones del cine moderno. Es necesario conocerlo, para no perderlo. #cinenegro @JoseviBlender. Clic para tuitear

 

Artículo y montajes de Josevi Blender