Un asunto demasiado familiar es la última novela de Rosa Ribas. Ya les aviso que en esta reseña no les voy a hacer ni un solo spoiler, les recomiendo que lean la obra sin más información que la que proporciona el propio ejemplar.

Se trata de una novela de suspense que narra las vivencias de la familia Hernández. Mateo y Lola, junto con sus hijos Marc, Natalia y Nora, son los integrantes de este peculiar núcleo familiar. Residen en el barrio barcelonés de Sant Andreu y regentan una empresa de detectives, a excepción de la madre. Lola, sin embargo, aporta muy a menudo su peculiar olfato e intuición para dar luz a algunos casos.

Ayala trabaja con ellos hace años y se encarga de resolver los asuntos más turbios.

La desaparición de Nora, la hija mayor, aún no resuelta, hace que la relación familiar se deteriore día a día. Cuando un constructor poderoso y temido en el barrio los contrata para que encuentren a su hijo desaparecido, comienzan a sucederse episodios extraños y a desvelarse secretos ocultos.

#Reseña de Un asunto demasiado familiar, de @RosaRibas_. Crítica de la sociedad y análisis de las relaciones personales y familiares. @TusquetsEditor @pilar_garcia__ @RecomiendoLeer #queleer. Clic para tuitear

Una lectura de calidad

Un asunto demasiado familiar, de Rosa Ribas, es una novela de una gran calidad literaria. La autora mira a su alrededor y crea un universo narrativo preñado de matices que arropa con una prosa impecable.

Decía Jardiel Poncela: «Cuando algo se puede leer sin esfuerzo es que hay mucho esfuerzo en su escritura».

Esto ocurre con esta novela, que se puede leer sin esfuerzo. Y sucede así porque Rosa Ribas nos regala una prosa de estilo claro. Ella, como nadie, domina el lenguaje a la perfección y lo utiliza con precisión para dar transparencia a su relato. Y todo ello, como decía el sabio Jardiel, es fruto de un gran trabajo literario.

Sólo los grandes escritores logran este objetivo, salir de las extravagancias, los extremismos y el exceso de retórica para conseguir que los lectores leamos sin esfuerzo estas obras maestras.

Y como consecuencia de ese buen hacer, la claridad en la transmisión de ideas nos permite disfrutar de la novela con placer. La escritora hace gala de un exquisito sentido del humor, de inteligentes reflexiones y de mucho ingenio. Crea unas metáforas vivas y originales. Todo ello contribuye a que se abran espacios de relax durante la lectura, logrando un equilibrio entre la dureza de los acontecimientos.

Una crítica de la sociedad y un análisis de las relaciones personales y familiares

La novela refleja una crítica social de la comunidad a la que pertenecemos, de la parte que nos toca dentro del engranaje que la conforma, y de aquellas situaciones que rompen su equilibrio. El alcoholismo, la enfermedad mental, las drogas, la corrupción, el tráfico de personas, la marginalidad, la homosexualidad, la desigualdad…

La autora realiza un análisis de las relaciones personales y familiares a través de los perfiles psicológicos que crea de cada personaje y que van apareciendo de manera gradual en la novela. 

Un retrato de la sociedad española a través del gran abanico de personalidades que dibuja a la perfección.

Los personajes que crea Rosa Ribas son de ese tipo que nos gustan a los buenos lectores. Aquellos que hacen el retrato interior de sí mismos a través de sus diálogos y acciones. Porque esos son los que dibujan los escritores con mayúsculas.

Los personajes de @RosaRibas_ son los que hacen el retrato interior de sí mismos a través de sus diálogos y acciones. Eso que hacen los buenos #escritores nos gusta a los #lectores. @TusquetsEditor #Reseña: @pilar_garcia__. Clic para tuitear

En Un asunto demasiado familiar aparece la vida misma: el miedo, la frustración, la inseguridad.  El dolor. La pérdida, el duelo, la muerte, la tristeza… Se entremezclan entre la soledad que sufre el ser humano que lo hace tan vulnerable.

Resulta entrañable la observación de la infancia que hace Rosa Ribas en esta novela. Esa etapa que marca nuestra existencia, donde comienza la propensión a repetir patrones paternos, donde se instalan esos fantasmas a los que tendremos que enfrentarnos en el futuro. El tierno y resbaladizo barro con el que se van a moldear nuestras vidas.

La autora realiza un reflexión crítica de los núcleos familiares.

La familia no siempre es el ideal que nos han intentado vender desde que nacimos, sino esos vínculos entre personas, causados por la genética, que nos obligan a entendernos.

Me ha parecido muy lograda esa parte de la novela en la que los hijos descubren aquellas parcelas de sus progenitores que les eran inexpugnables. Y esa otra en la que comienzan a reconocer comportamientos de sus ascendientes en ellos mismos.

Por ello, esta novela toca la fibra del lector con intensidad.

La escritora hace gala de un exquisito sentido del humor, de inteligentes reflexiones y de mucho ingenio. Un asunto demasiado familiar. @RosaRibas_ @TusquetsEditor #Reseña: @pilar_garcia__ . Clic para tuitear

La estructura de Un asunto demasiado familiar y El Atomium de Bruselas

Cuando pensé en su estructura me vino una imagen como un flash: El Atomium de Bruselas.

En El Atomium, las torres actúan como pilares, de ellas salen las escaleras que unen las esferas. Todas las esferas son visitables y permiten a los visitantes salir por el interior.

Cada miembro de la familia Hernández es una torre, son los pilares del argumento, de la trama.  Cada una de estas nos conducirá hacia su escalera, y mientras subimos cada peldaño, descubrimos sus dudas, sus frustraciones, sus secretos. A través de ellos, llegamos a nuevos personajes (esferas). Todos los personajes están interconectados entre sí —como en la estructura de un átomo—, y la autora ahonda en todos ellos en mayor o menor profundidad (son visitables), y nos van a permitir volver a los personajes principales (permiten al visitante salir por el interior), al punto de partida.

El suspense está dosificado de manera magistral, y el final es apoteósico. 

El ritmo va in crescendo desde el comienzo y se dispara en la tercera parte de  la novela.

Solo me resta animarles a que lean Un asunto demasiado familiar, de Rosa Ribas

Por su esmerada ambientación, descripciones, narración y diálogos.

Porque el lenguaje de Rosa Ribas la dota de un sentido artístico y estético.

Por su fuerza narrativa y la profundidad de sus personajes.

Se enamorarán de ella desde la primera página.

 

¿Qué tienen en común Un asunto demasiado familiar de @RosaRibas_ y el Atomium de Bruselas? Descúbranlo... @TusquetsEditor #Reseña: @pilar_garcia__ . Clic para tuitear

 

Un asunto demasiado familiar, de Rosa Ribas: una novela de una gran calidad literaria

 

Un asunto demasiado familiar

Rosa Ribas

Tusquets Editores

Comprar AQUÍ

 

 

 

 

 

Una reseña de Pilar García