Negua, mendiak, Lizardi. El invierno, los montes, Lizardi

Negua, el invierno…  Metáforas que encierran metáforas.

Negua -invierno  y los montes nevados del entorno en el que vivió Xabier Lete son algo más que una imagen sugerente. La fría estación y los montes que rodean Oiartzun y Urnieta, pueblos en los que transcurrió la vida del poeta, conforman una temática recurrente en su obra que evoca las emociones del autor: el invierno como metáfora del fin de los días está presente en su poética con una brillantez excepcional. Pero también lo está como recuerdo nostálgico de la infancia, la inocencia y la felicidad. Los montes cubiertos de nieve son testigos directos de la fantasía del niño que recrea un mundo desconocido e inabarcable más allá de los límites que marcan las líneas de roca viva. Se convierten, de esta manera, en el referente de la ilusión de una vida por vivir y descubrir, y finalmente, cobran sentido como metáfora de la despedida.

Poema honetan aipatzen dudan Bianditz mendia hortxe dago: Oiartzun eta Lesakaren artean, Aiako Harriaren aurre-aurrean. Aiako Harria harritsua da, granitozkoa. Elurra egiten duenean eta kazkabarrak eta… ez du ondo itsasten, irristatu egiten da. Baina Bianditz, aurrean daukan mendi hori, laua ez da, baina leuna da: ez du aldapa handirik – bizkar belartsu bat da, oso ederra- eta han elurrak eta kazkabarrak berehala gelditzen dira. Gu haurrak ginenean, gazteak ginenean Oiartzunen, han gelditzen ziren. Eta beti, neguen zain, hara begiratzen genuen.

Xabier Lete

Donostiako Koldo Mitxelena Kulturgunean emandako “Egunsentiaren Esku Izoztuak” olerki liburuaren errezitaldiaren grabaketatik transkribatua.

El monte Bianditz que cito en este poema, está ahí mismo: entre Oiartzun y Lesaka, enfrente de Peñas de Aia. Peñas de Aia es un monte rocoso, de granito. Cuando nieva y graniza, no cuaja bien, resbala. Pero Bianditz, el monte que tiene delante, no es liso, sus laderas son suaves: no tiene grandes cuestas –es una loma cubierta de hierba, muy hermoso-.  Allí, la nieve y el granizo cuajan pronto. Cuando éramos niños, cuando éramos jóvenes en Oiartzun, mirábamos hacia allá, siempre a la espera del invierno.

Xabier Lete.

Transcrito de la grabación del recital  “Egunsentiaren Esku Izoztuak”/ “Las ateridas manos del alba” en el -Koldo Mitxelena Kulturgunea – Centro de Cultura Koldo Mitxelena (Donostia).

 

Negua, mendiak, Lizardi. El invierno, los montes, Lizardi. Peñas de Aia y Monte Bianditz. Galería con fotos de Ketari. Nirudia.

Neguan Izan Zen  

(2005. urteko azaroaren 27an, igandea, Lurdes bisitatzera, eritetxera nindoala)

I

Azaroko arratsaldean elurra ikusi dut

Bianditz mendiaren hegal-gailurretan,

xuri hartan begirada itsatsirik

“berriz ere negua atarian”

esan diot ahots apalez nere buruari,

zer nolako hunkidura elur xuriena

nerabeak ginenean herri galdu hartan…

Begiratzen genituen bortuak, mendilerroak

eta han ekialdean Nafarroa zegoela esaten ziguten,

Lesaka, Baztan, Auñamendiak,

haratago Europako erresumak edo agian Errusia

eta baikenekien noraino ailegatzen zen mundua,

baina mendilerro hurbil haietatik zetorkigula dena

hori ongi genekien gure ez jakin eskasean,

hodeiak, ekaitzak, elurrak eta negua,

eta izendatzearekin eraikitzen zirela gertakizunak

eguratsen aldaketak iragarri eta halabehartuz…

Gero laster eguberria genuen atarian

eta Olentzero ikazkina menditik jaisten zenean

sua eta mezua bailarara ekarriz

gure bihotzetan zilarrezko txintxarriek

errepikatzen zuten zorion harrituaren doinua…

penaz begiratzen genien orduan zoritxarrekoei

eta haiengandik hurbilago ginen sentitzen

zorteak onizatearen atari epeletatik uxatu zituelako…

Gaur, izan ginen hartatik

ia ezer ez denean gelditzen

berriro xuriz jantziak ikusi ditut mendiak,

ekialdeko bortuetara begiratu dut hunkitua

eta barnearen barne barneratuenetik esnatu zait

denboraren abaraskaren pean

estalia zegoen kantua:

goiko mendian elurra dago, errekaldean izotza.

Sucedió en Invierno

I

(Domingo, 27 de noviembre de 2005,  yendo al hospital a visitar a Lurdes)

En la tarde de noviembre he visto nieve

en las laderas y cumbre del monte Bianditz,

con la mirada clavada en aquella blancura

“otra vez a las puertas del invierno”

me he dicho en voz queda,

cuando éramos adolescentes en aquel pueblo perdido

qué emoción, la nieve blanca…

Mirábamos los puertos, la cordillera

y allí al este -nos decían-

Navarra, Lesaka, Baztán, los Pirineos

y más allá, los países de Europa o quizá hasta Rusia,

ignorábamos hasta dónde se extendía el mundo,

pero pese a nuestro escaso conocimiento,

bien sabíamos que todo nos llegaba

desde aquellos montes cercanos,

las nubes, las tormentas,

la nieve y el invierno,

y que con solo nombrarlos se suscitaban los sucesos,

se anticipaban y cumplían los cambios del tiempo…

Después pronto comenzaban las Navidades,

cuando Olentzero  el carbonero bajaba del monte

portando al valle fuego y un mensaje,

la Buena Nueva repicaba como campanillas de plata

en nuestros corazones.

Entonces mirábamos con pena a los desamparados

y nos sentíamos más cercanos a ellos,

porque su estrella

los había alejado del acogedor portal del bienestar.

hoy, cuando apenas queda nada de lo que fuimos,

he visto nuevamente los montes revestidos de blanco,

he mirado  hacia los puertos del este con emoción

y en lo más profundo de mi ser

he despertado el canto que yacía oculto

bajo el panal del tiempo:

la nieve en lo alto del monte, el hielo en el arroyo.

Negua, mendiak, Lizardi. El invierno, los montes, Lizardi.  Bianditz, foto de Xabier Berriozar

Negua, mendiak, Lizardi. El invierno, los montes, Lizardi. Bianditz, foto de Xabier Berriozar

Negua, mendiak, Lizardi. El invierno, los montes, Lizardi

Xabier Leteren irakurketen artean leku berezia eta funtsezkoa izan zuen Jose María Agirre, Xabier Lizardi poetaren lanak. Irakurketa anitz egin zituen Xabierrek bere bizitzan zehar, jakituri zabala bereganatuz ia gai orotan. Gaztaroan egindako irakurketek euskal idazleetan aditua bihurtu zuten arren, Lizardi, “ondo ulertuz, beranduago” irakurri zuela aitortu zuen. Xabier Lizardi ez da poeta erraza, ez. Bere estiloaren konplexutasunaren azpian, hizkuntzaren guztizko ezaguera nabarmentzen da. Metafora ederren sortzaile, natura poesia bihurtzen du, hitz neurtu eta ezin egokiagoen bitartez edertasun hutsa eta sentimenduen emozioa azaleratzen dituelarik. Berriro ere, negua eta bere  ideia agertzen zaigu, oraingo honetan Lizardiren olerkigintzan, aberriaren berpizkunde abiapuntu bezala.

Xabier Letek eta Antton Valverdek Lizardiren olerkiak ezagutarazi zituzten beraien abestien bitartez. Lizardiren lanari memoriaren zokoetan galdu zuen diztira itzuli zioten.

Jose María Agirre, Xabier Lizardi, ocupó un lugar primordial dentro de las lecturas que Xabier Lete realizó durante su vida y que le aportaron un gran grado de experiencia y sabiduría en múltiples planos de la cultura. Por otra parte, Xabier conocía a la perfección las obras de los escritores vascos desde su más temprana juventud, pero a pesar de ello acabaría reconociendo que leyó a Lizardi, “entendiéndolo bien, más tarde”. En efecto, Lizardi no es un poeta fácil. Bajo su complejidad estilística, se trasluce un dominio lingüístico perfecto. Creador de metáforas bellísimas, transmuta la naturaleza en poesía, expresando a través de una métrica y rimas perfectas la belleza pura y un mundo de sensaciones y sentimientos profundos y emocionantes. Dentro de la poética de este autor volvemos a encontrar la figura del invierno,esta vez, como punto de partida para la resurrección de la patria.

Xabier Lete y Antton Valverde recuperaron a través de sus canciones la figura del poeta, devolviéndole brillo a su poesía tras años de injusto olvido.

Izotz Ondoko Eguzki / Sol Sobre Hielo

Sol que sigues a la helada; risa del invierno: hora es ya de que el poeta te dedique su homenaje. ¡Qué delicadamente has encendido en esperanzas los campos de las cumbres! Junta tienen en ellos las hadas de la primavera.

De abajo llego, dejando heladas las vegas. El monte está de fiesta, vestido de oro. Con ansia viva bebo su risa, sazonada hoy con escogidas mieles.

La primavera tiene una risa alocada y ruidosa: voluptuosa el estío; triste el otoño. Mas ésta que sigue al hielo de las noches de invierno claras, es única: la más deliciosa de todas.

O, figuraos al enfermo en su lecho: la muerte extiende ya su garra horrible; pero la amada desgrana en su oído palabras de resurrección, y él, privado ya del habla, le sonríe dulcísimamente.

Cubrióse de hielo nuestra Euskalerria; pero una sonora voz propagó nuevas de resurrección; aún, en las rinconadas sombrías, florece el cristal del hielo, mas de las cumbres va adueñándose el sol.

Negua, mendiak, Lizardi. El invierno, los montes, Lizardi

Todos los derechos reservados.