Iniciamos en Revista MoonMagazine una nueva sección en la que intentaremos rescatar del olvido a poetas que a lo largo de la historia han sido relegados o eclipsados por otros más prolíficos y populares de su época o, simplemente, mejor considerados en la historia de la literatura.

Otorgamos pues, el honor de iniciar este nuevo apartado de Poetas Olvidados a Francisco de Terrazas, poeta perteneciente al Renacimiento español, aunque él era criollo en México.

Apenas sabemos sus fechas de nacimiento y defunción, pero pudieron oscilar sobre los años 1525 y 1600, respectivamente. Sí se sabe, no obstante, que fue el primer poeta castellano nacido en aquel país. Su tradición responde a una que no triunfó en la Nueva España, la del caballero renacentista: militar, amante, poeta y tal vez altanero. No hay fuentes fidedignas de las cuales se pueda testificar la vida del autor. Lo poco que de él nos ha llegado ha sido gracias a las referencias de sus obras, hechas por algunos escritores de su época o por investigaciones recientes.

Hijo de Francisco de Terrazas, mayordomo de Hernán Cortes y alcalde de la ciudad de México y de Ana Osorio. Se le considera continuador de la lírica española, la italianizante: soneto y el verso endecasílabo, introducidos en España por Garcilaso de la Vega, militar destacado en Italia muchos años, donde conoció y practicó a fondo estas formas líricas. En la nueva literatura convivían el italianismo y el humanismo, los cuales fueron plasmados en algunos de sus sonetos.

Francisco de Terrazas, el poeta olvidado continuador de la lírica española, la italianizante, introducida en España por Garcilaso de la Vega. Hoy lo recordamos de la mano de José María García Plata. Clic para tuitear

La polémica estuvo siempre en su vida: una intervención sobre el Antiguo y el nuevo Testamento, la Ley Mosaica o Tora y los Evangelios, le ocasionó problemas con las autoridades virreinales de México. En esta discusión también formó parte González de Eslava, (poeta y sacerdote afincado en aquel país), con su mordaz intervención. Terrazas afirmaba que de no conocerlo lo hubiese tenido por cristiano sospechoso. Por este motivo, ambos tuvieron que enfrentarse a la Inquisición, saliendo, no obstante, bien parados. Una vez más el poeta mexicano dio que hablar con la publicación de su soneto «A unas piernas», poema de erotismo exacerbado para aquel tiempo y sociedad.

La mayoría de las obras de Francisco de Terrazas se creen perdidas, así que, las composiciones que de él se tienen son escasas: algunos sonetos, una epístola en tercetos, algunas décimas y octavas, más un poema épico, titulado «Nuevo Mundo y Conquista».

Tanto Terrazas como su obra son el ejemplo de la transculturación y el trasplante de España en América, que distingue a la primera generación de criollos en el Nuevo Mundo. Un ejemplo de la transculturación en su obra es su mejor soneto titulado «Dejad las hebras de oro ensortijado», en el cual, el autor pone en acción gran parte de metáforas e imágenes usadas por los poetas del Siglo de Oro del Viejo Mundo. Al final del soneto logra darle un sentido opuesto a lo que se va planteando desde el principio.

La poesía de Terrazas contiene una veta de erotismo bastante rica, muy a pesar del celo inquisitorial y de la autoridad virreinal, que de seguro fue la causa de su olvido.

Francisco de Terrazas, un sonetista del Renacimiento que bien merece ser recordado. Clic para tuitear

Y como ya se anticipó que su mejor poema era «Dejad las hebras de oro ensortijado», lo transcribimos a continuación. En él, sutilmente coexisten las técnicas de las que hemos hablado. Esas que sin decir mucho lo dicen todo y sin nombrar la palabra explícita, queda expresada.

Dejad las hebras de oro ensortijado

Que el ánima me tienen enlazada,

Y volved a la nieve no pisada

lo blanco de esas rosas matizado.

Dejad las perlas y el coral preciado

De que esa boca está tan adornada,

Y al cielo, de quien sois tan envidiada,

Volved los soles que le habéis robado.

La gracia y discreción que muestra ha sido

Del gran saber del Celestial Maestro,

volvédselo a la angélica natura.

Y todo aquesto así restituido,

Veréis que lo que os queda es propio vuestro:

Ser áspera, cruel, ingrata y dura.

Francisco de Terrazas

José María García Plata

Todos los artículos de Revista MoonMagazine están sujetos a derechos de propiedad intelectual. Está prohibida su utilización (copias, duplicados y capturas) en cualquier medio sin el consentimiento expreso y por escrito de los autores y de la revista. Copyright MoonMagazine.info © Todos los derechos reservados.