¿Te gustaría saber cuál es la última novela que ha leído el escritor Víctor del Árbol?

¿Conoces las últimas obras publicadas por Noelia Lorenzo Pino o Arantza Portabales?

¿Buscas nuevas sugerencias de lectura para los próximos meses?

Estás a punto de hallar respuesta a estas y otras 137 preguntas que te plantees sobre novelas y escritores. Sí, has leído bien: ¡137!

Porque este es el post que reúne a 137 escritores.

Todo un reto: no ha sido tarea sencilla reunirlos a todos para que nos recomienden la lectura que más les ha impactado en los últimos meses. Y si a ello le añadimos que les hemos pedido una canción que acompañe como banda sonora a su elección literaria, nuestra iniciativa se convierte en algo muy poco usual.

Así que te vamos a pedir que te sumes, como buen lector, a este récord de Revista MoonMagazine.

Una novela, una canción. Para que leas lo mejor y lo hagas con la mejor banda sonora.

Y por si fuera poco, también te presentaremos a dos libreros de referencia. Que en un artículo plagado de enlaces como este, no han de faltar los que nos transporten al resistente mundo de la librería física.

Es un gran privilegio teneros a todos aquí.

 

Además de grandísimos #escritores, son soberbios reseñadores. Hoy, 137 escritores y 2 libreros nos recomiendan las mejores #novelas del panorama literario actual y también algún clásico contemporáneo. #UnaNovelaYUnaCanción. Clic para tuitear

Una novela, una canción. Al habla con 137 escritores

 

Noelia Lorenzo Pino. Última novela: Corazones negros

Belleza roja, de Arantza Portabales. Desde que terminé de leer este libro, la canción que resuena en mi cabeza es Pausa, de Izal. Su letra «¿Tú qué sabrás? Si no vives dentro de esta jaula», describe a la perfección el estado en el que se encuentran los seis sospechosos de la novela.

Carlos Bassas del Rey. Última novela: Soledad

La canción de la llanura, de Kent Haruf. Fue una recomendación de uno de mis libreros de cabecera. Aires lejanos a Steinbeck que suenan a jazz y a country en mi cabeza. Música: Ride me back home, de Willie Nelson.

Jordi Dausà. Autor de Lemmings

Yo propongo Manifiesto Redneck, de Jim Goad. Traducción de Javier Lucini, editorial Dirty Works.

Es casi obligatorio escuchar a Johnny Cash mientras se lee este libro.  Cualquier canción suya vale, pero por los matices quizá recomendaría Hurt.

Manifiesto Redneck es un ensayo que se lee como una novela, y a veces como un diario. Con un  lenguaje soez, mezclado con cierto academicismo light, el autor nos habla de los white trash, los blancos pobres de los EUA, que tantas veces hemos visto en series y películas y que tan mal conocemos. En un entorno global políticamente correcto, el colectivo redneck es uno de los pocos que aún son objeto de burlas e incomprensión, incluso entre el  progresismo bienpensante. Goad explica el  origen de este grupo, su modus vivendi y fenómenos como su devoción hacia personajes de la talla de Donald Trump. Es un libro furioso, certero, afilado y rebosante de mala leche y de verdad. Casi una novela negra. Una lectura imprescindible para comprender una cultura omnipresente en los medios y en la literatura, y que incluso cuando nos presenta a sus minorías tiende a folclorizarlas o endulzarlas. Un must, en serio.

José Luis Muñoz. Última novela: El bosque sin límites

El criadero de Gustavo Abrevaya es una de las mejores novelas negras que he leído últimamente. Marida a la perfección el género negro y el terrorífico, introduce en una narración, tan inquietante como malsana, elementos del género fantástico que hacen de esta alegoría sobre los desaparecidos de las dictaduras argentinas una obra maestra.

Como canción asociada, el Réquiem de Mozart. Por su solemnidad, por estar relacionada con la muerte y porque era la música que escuchaba el autor mientras escribía la novela.

Laura Gomara. A punto de publicar En la sangre

En palabras de Antonio Torrubia, Rosalera, de Tade Thompson es «un hard-boiled de ciencia ficción» situado en la Nigeria del año 2066. No puedo estar más de acuerdo con él. Tal vez por el toque hard-boiled, mientras la leía me venía a la memoria la voz áspera de Nina Simone cantando Sinnerman, ese himno del gospel que nos ha hecho a llorar a casi todos.

Josep Camps. Última novela: Rezos de vergüenza

De lo último que he leído me quedo con Ya no quedan junglas adonde regresar, de Carlos Augusto Casas. Una novela negra, negra. Sin peros, rotunda, cruda y deliciosamente adictiva. Me recordó vivamente a La Grange, el temazo que compusieran unos ZZ Top en estado de gracia, hace ya casi medio siglo.

Graziella Moreno. Última novela: Invisibles

Recomiendo Voraces, de Nieves Abarca, editado por Espasa, 2019.

Es una novela gótica ambientada en Londres (1830) y en la Coruña (1854) que refleja el exilio a Londres de los militares, poetas e intelectuales a causa de la represión del rey Fernando VII. De estilo elegante y mesurado, bien documentada, refleja las costumbres y la vida de la época, y además introduce el elemento sobrenatural con absoluta credibilidad, algo muy característico de las novelas de la época. Y mientras se devoran las páginas, aconsejo escuchar The Smiths y su canción Cemetry Gates.

Víctor del Árbol. Última novela: Antes de los años terribles

Novela recomendada: Mejor la ausencia, de Edurne Portela.

Crea un microcosmos familiar que refleja casi todos los perfiles de una familia de clase media baja en el País Vasco y al mismo tiempo es un retrato de la sociedad española de los años setenta, ochenta y noventa. Los conflictos de una chica para encontrar su lugar en un mundo de hombres, las ideologías que contaminan todo, las drogas que destruyen lo mejor de uno, la violencia de género. Mientras la leí pensaba mucho en una canción famosa de aquellos años… Cartas Amarillas de Nino Bravo.

Natalia Gómez Navajas. Última novela publicada: El mago y la daga

La melodía de la oscuridad es la última novela que he leído y me quedo con ella.

Daniel Fopiani nos mete bajo la piel de un invidente, un teniente retirado de la Guardia Civil.

Una trama bien hilada que atrapa de principio a fin. Mezcla a la perfección un ambiente sobrecogedor y una dulzura que estremece.

Show me how to live de Audioslave es la melodía perfecta para adentrarse en esta oscuridad.

Alexis Ravelo. Última novela: La ceguera del cangrejo

Leyendo El último barco, de Domingo Villar, Leo Caldas cita «En la costa suiza», de Javier Krahe (de su disco Versos de tornillo). Es una canción que siempre me pareció muy bella. La primera vez que la oí fue en directo, en una sala de Gran Canaria donde yo era camarero y él actuó en varias ocasiones. Habla del retorno a una vida sencilla, epicúrea; del retorno a un modo de vida que permita un estado de ánimo parecido a la felicidad. Parece una mención casual en un capítulo de transición, pero creo que refleja muy bien uno de los posibles subtextos de la novela de Domingo, donde hay artesanos, naturalistas, pescadores o artistas que desprecian posibles privilegios para buscar un modo de vida más cercano al equilibrio con la naturaleza.

Susana Rodríguez Lezaun. Acaba de publicar Una bala con mi nombre

He disfrutado mucho leyendo Carreteras de otoño, de Lou Berney, una mezcla de novela negra, thriller clásico y road book que se desarrolla inmediatamente después del asesinato de Kennedy. Far Away Eyes, de los Rolling Stones es perfecta para acompañar una  por esas largas carreteras de la América profunda.

David Llorente. A punto de publicar Europa

Recomiendo La mosca, de Slawomir Mrozek.

El relato corto (no hablo del microrrelato) es un género muy diferente de la novela. Requiere una precisión filosófica y su austeridad decorativa que es solamente comparable a la poesía. El polaco Mrozek está a la altura de Borges, de Chejov, de Cortázar, de Poe. En sus páginas vamos a encontrar el reverso metafísico, inquietante, agazapado, de la materia que nos rodea.

Tema musical elegido: The cold song, de Klaus Nomi.

Antonia Huertas. Última novela: Incognitus

La novela que recomiendo es: En el cuarto oscuro, de Susan Faludi.

Es un libro «basado en hechos reales» sobre conflictos de identidades: la de género tras una operación de cambio de sexo, la nacional de un judío/a en la Hungría moderna tras el holocausto, la de clase y la de los roles familiares. Es una obra grandiosa y a la vez fácil de leer, entre el estilo periodístico y la autoficción, descarnada y profundamente humana.

La canción que me sugiere es «La reina de la noche» de la ópera La flauta mágica de Mozart, porque el personaje de la novela, un padre/madre, amante de la ópera, es también violento/a como el personaje de la  canción, en particular con su hija. Y a mí me gusta la versión con la voz de Diana Damrau por lo descomunal de su interpretación.

Luis Artigue. Última novela: Donde siempre es medianoche

La última novela de Leticia Sánchez Ruiz (Oviedo, 1980) se titula Cuando es invierno en el mar del norte (Ed. Pez de Plata) y es una atmosférica novela negra, una que se nos presenta como parodia de las novelas-enigma de Agatha Christie, repleta de sutileza psicológica, de brillantez descriptiva y de virtuosismo estructural, pero en la que, como toda novela de género que se precie, prima su impecable sentido de la intriga…

Mientras la leía, y sobre todo por el título y por Ángel González, recordaba aquella canción de Joaquín Sabina con tetra de Benjamín Prado Cuando aprieta el frío.

Mari Carmen Sinti. Autora de Sudor frío

De mis lecturas recientes destaco Una bala con mi nombre, de Susana Rodríguez Lezaun, un thriller con los recursos suficientes para mantenerte alerta, atado al libro desde que lo empiezas, con ese capítulo impactante, que sabes que acabará encajando en el puzle de la trama pero no sabes cómo ni cuándo y que asegura que la cosa se va a poner peliaguda.

Y esta lectura me ha recordado un fantástico blues que hace la banda de Los Angeles, Café R & B, de un blues de Howlin’ Wolf llamado Smokestack lightning que empieza lento y va in crescendo hasta que, de ese blues marcado y de caderas, se convierte en toda una ola de sentimientos que no pueden evitar que te levantes de la silla y acabes bailando, como la cantante Roach hace en este vídeo.

Elena Casero Viana. Última novela: Las óperas perdidas de Francesca Scotto

Claus y Lucas, de Agota Kristof, una trilogía impresionante sobre la maldad, la mentira, la guerra y sus consecuencias. Con dos personajes que son generosos y malvados al mismo tiempo. Una escritura seca, sin concesión alguna, rítmica como un reloj. Impresionante. Se puede acompañar de las Danzas Húngaras y Rumanas de Bela Bartók.

Daniel Fopiani. Última novela: La melodía de la oscuridad

Título: La noche en que pude haber visto tocar a Dizzy Gillespie, de Antonio Tocornal.

La música: On The Sunny Side Of The Street, de Dizzy Gillespie.

Con su última novela, La noche en que pude haber visto tocar a Dizzy Gillespie (XXII Premio de Novela Vargas Llosa), Antonio ha vuelto a dar un puñetazo sobre la mesa para recordar que su narrativa es una de las más elegantes de los últimos tiempos. Porque su experiencia no solo se refleja en la forma de moldear las palabras, sino que se hace evidente en sus reflexiones sobre el arte y todo lo que le rodea. Vamos a trasladarnos al París de los años ochenta para codearnos con músicos, pintores, escultores, poetas, fotógrafos, camellos, vagabundos y prostitutas. Vamos a sentirnos parte del movimiento cultural de la época y de esos llamados artistas de vanguardia, todo ello aderezado con uno de los mejores ingredientes que más suelo valorar de una lectura: el humor.

Alejandro Palomas. Última novela: Un amor

La novela del año, o el descubrimiento del año ha sido sin duda Kramp de María José Ferrada, publicada por Alianza Ed. No hay 120 páginas tan intensas, poéticas, hermosas y originales como las de la novela de Ferrada. Es, como ya lo escribí en el texto de la faja, «Un milagro». Y la música con la que acompañaría su lectura son las Gymnopédies de Satie. El maridaje de Satie y Kramp es como cruzar un río por un camino de piedras mojadas que no se tambalean. Como navegar sobre seguro.

Alberto Valle. Última novela: Soy la venganza de un hombre muerto

No sólo morir es un novelón de Ted Lewis a la altura de su mítico Carter. Pero si en leer las aventuras del gánster londinense de ascendente norteño, no podía dejar de pensar en la impecable banda sonora de su adaptación fílmica, compuesta y dirigida por Roy Budd, algunos momentos de No sólo morir me los he imaginado acompasados por el Tropicana del Bird Curtis Quintet, una de las miles maravillas del Jazz británico.

Laura Pérez de Larraya. Última novela: Sangre de cristal

La danza del gohut, de Ferran Varela. Se trata de un relato de fantasía con un worldbuilding muy original en el que una plebeya tendrá que devolver la cordura al hijo del rey, que cree que ya no es humano, sino una especie enemiga. Narrativa ágil y muy potente que te deja con ganas de leer más, mucho más. Música: Caledonia, de Amy MacDonald.

Darío Vilas Couselo. Acaba de publicar La oración del sepulturero

Entre mis lecturas del último año, aunque varias serían muy destacables, quizás la que me impactó y dejó una huella más profunda sea Cuando el diablo se aburre, de Ignacio Cid Hermoso (Dilatando Mentes Editorial). Una obra de terror sin concesiones que se nutre de la crónica negra nacional. Por algún motivo, aunque tengan fondos muy distintos, asocio esta novela a la canción I need you, de Nick Cave, que tiene tono de elegía y desprende tristeza. Tanto Cave como Cid Hermoso crean lirismos oscuros de gran belleza.

Paco Bescós. Última novela: El porqué del color rojo

Retrón, Raúl Gay. Next Door Publishers. 2018.

De los muchos libros sobre la discapacidad que he leído desde que nació mi hija con parálisis cerebral, Retrón es de los que más me ha ayudado. Se trata de una descripción minuciosa, bien argumentada, estupendamente escrita, sin fantasías ni ingenuidades, sobre qué significa ser una persona con discapacidad hoy en día. Quien quiera meterse en la piel de un retrón, mejor que deje de lado obras que rozan la autoayuda, escritas para sublimar las conciencias de las personas sin discapacidad, y se sumerja en esta reveladora colección de textos.

En cuanto a la canción que suena en mi cabeza cuando rememoro la lectura de Retrón, voy a mencionar la misma que suena cada vez que leo un libro que me entusiasta. Y siempre suena la misma porque es una apología del pensamiento crítico, que es, para mí, lo más importante que debe traslucir tras cualquier texto. Se trata de Heretic Pride, de los Mountain Goats.

David Jiménez ‘El Tito’. Última novela: No es tiempo de peros

Pues ya que tengo esta maravillosa oportunidad, me encantaría recomendaros Justo, de Carlos Bassas. ¿Por qué? Porque es una novela en la que se aúna creatividad y literatura a la par. Y como agravante nos encontramos con un personaje, un anciano que lo ha perdido todo, con el que es muy fácil empatizar. Se trata de una novela muy fluida en la que no sobra ni una palabra (y eso tiene mucho mérito, creedme).

Pero lo más curioso es que esta novela me trajo a mi cabeza el recuerdo de la canción Mad World, de Gary Jules, porque ciertamente vivimos en un mundo loco en el que deberían haber más Justos.

Xavi Borrell. Última novela: Mar en piedra

Recomiendo En la sangre de Laura Gomara por ser una novela en la que la mujer protagonista se define por la vida como independiente, en su recuperación, futuro y pasiones. Y por ser una autora que domina la técnica literaria con un futuro prometedor, que explica muchas cosas entre líneas.

La canción que asocio a la lectura es De aquí no sales de Rosalía.

Jordi Ledesma. Última novela: La noche sin memoria

Hay mucha sencillez precisa en Soledad, de Carlos Bassas, y es lo que más envidio de la novela. Luego está el ajuste de las palabras buscando que todas ellas signifiquen algo, todas y cada una, como debe ser. El texto abre desde ese comienzo pausado que anticipa duelo y se lanza a definirlo poco a poco, sin prisa, sucumbiendo en cada prisma hasta convertirse en dolor pleno.

Pocas novelas me evocan canciones, pero Soledad, me sonó a Las simples cosas, de Chavela Vargas, de principio a fin.

J. D. Martín Bartolomé. Última novela: Silencio. A corazón abierto

Mi libro elegido es Ajuste de cuentas de Lee Child (en realidad toda la serie de Reacher) y la canción evocada, Muerte ven de Tahúres Zurdos. Creo que Reacher es uno de los personajes que mejor se relaciona con la muerte. No la busca ni desea de forma enfermiza, pero sí la acepta como parte del todo, y ni teme enfrentarla ni siente remordimientos absurdos al matar. Creo que logra una relación sana y serena con la muerte.

Inés Plana. Acaba de publicar Antes mueren los que no aman

Últimamente he leído varios que me han gustado, como Talión de Santiago Díaz, Cuídate de mí, de María Frisa y La mala suerte de Marta Robles. Pero ahora mismo acabo de releer con placer uno de mis clásicos favoritos: La gran aventura, de Pearl. S. Buck, quizá una de sus novelas menos conocidas. Narra la odisea de una familia de emigrantes ingleses en esa tierra prometida que fue la América de finales del siglo XIX. La he disfrutado aún más que la primera vez y sigo admirando y aprendiendo de esa escritura tan limpia, para mí tan perfecta, de esta gran autora, una de las pocas mujeres que ha recibido el Nobel de Literatura.
Si tuviera que elegir una música para esta gran novela, sería sin duda la partitura de Érase una vez América, de Ennio Morricone.

Ramón López Rodríguez: Última novela: La mano del muerto

La novela: Prohibido fijar cárteles, de Paco Gómez Escribano.

Jim Dinamita o Jack Gasolina, ambas de Burning, y casi cualquiera de sus canciones, me vienen a la mente en cuanto comienzo la lectura de las últimas novelas de Paco. Letras puras y duras para personajes con un presente perdido y un futuro aún peor.

Estela Chocarro. Última novela: Te daré un beso antes de morir

Cara de Pan, de Sara Mesa. Fascinante su capacidad para transportarnos al universo amenazador donde habitan los dos protagonistas, antagónicos en apariencia pero con el desarraigo y el desamparo como nexo. Canción: My Baby Just Cares for Me, de Nina Simone.

Nacho Cabana. Última novela: La chica que llevaba una pistola en el tanga

La frontera de Don Winslow.

La elegí como lectura veraniega porque tiene 1000 páginas, hay que leerla en continuidad y, por su peso, en un sitio a donde no se tarde mucho en llegar. En verano leo casi a diario en la playa y como vivo en La Barceloneta creo que me la acabaré antes de que sea demasiado tarde.

De esta trilogía iniciada con El poder del perro me interesan cada vez las historias pequeñas sobre cómo el narco afecta a la vida de la gente normal que las grandes intrigas entre cárteles y las fuerzas de seguridad gringas. Los capítulos de La frontera que se desarrollan en La Bestia, son antológicos.

La canción que he elegido es DF de Depedro, porque es una canción que habla de las sensaciones hermosas que tiene un extranjero cuando visita la Ciudad de México y me ayuda a limpiar mi mente de todos los horrores que sobre la situación actual del país norteamericano novela Winslow.

Carmen Moreno. Última novela publicada: Mala sangre

Recomendaría Lágrimas en la lluvia de Rosa Montero y la música Bring me to life de Evanescence.

Rafael Melero. Última novela: El secreto está en Sasha

Dos canciones me han sonando mientras leía Si esto es una mujer de Lorenzo Silva y Noemí Trujillo. I Will Survive de Gloria Gaynor, por tratar el resurgir de una mujer fuerte. Y Pongamos que hablo de Madrid de Joaquín Sabina, por ese recorrido por la Madrid menos conocida para los solo la podemos visitar de vez en cuando.

Angelique Pfitzner. Última novela: Los niños del éxodo

La sed, de Jo Nesbo. Una historia protagonizada por Harry Hole, personaje fiel de sus novelas, en este caso la decimoprimera. Jo Nesbo nos descubre la realidad absoluta de la maldad humana. Después de una cita por internet, espejo de realidad, se comete un asesinato, donde nada será lo que parece.Uno de mis escritores preferidos, el manejo se la trama es excelente durante toda la novela. En un suspense conseguido desde el primer minuto, la lucha incansable de Harry Hole nos conduce a una lectura increíble.

Me ha venido a la cabeza una de las bandas clásicas por excelencia del panorama musical, Toto, con sus clásicos Hole the Line, Rosanna y la que os traigo, África.

David B. Gil. Última novela: Ocho millones de dioses

Mi recomendación es Justo, la novela con la que Carlos Bassas ha ganado este año el premio Hammett. Pude leerla mucho antes de ser premiada, y ya entonces me pareció un texto magnífico con un protagonista que es un regalo para los amantes del género negro. Mientras leía las desventuras de Justo, ese asesino viejo, amargado y enfermo de añoranza, la canción que sonaba en mi cabeza era Hurt, de Johnny Cash. Parece escrita para el personaje, encaja tan bien en el tono y el ritmo de la narración que no me extrañaría en absoluto que el propio autor la escuchara mientras lo escribía.

Carlos Ollo Razquin. Última novela: A la luz del vino

Flores sobre el infierno, de Ilaria Tuti. Me ha sorprendido sobre todo por su protagonista, la comisaria Teresa Battaglia, una mujer a punto de jubilarse y que pese a empezar a padecer los primeros síntomas del Alzheimer, tiene que resolver a contrarreloj una serie de asesinatos en un pueblo perdido de los Alpes. Canción: Hallelujah, de Leonard Cohen.

Javier Abasolo. Última novela: El juramento de Whitechapel

Todos te recordarán, de Andreu Martín. Nos enfrentamos a unos seres que se ven abocados a la violencia casi sin saber por qué, ya que se encuentran perdidos, sin esperanza y, por eso, no les queda más recurso que matar o resignarse a morir. Música: Oi gu hemen, de Ameslariak.

Joe Alamo. Última novela: John Harper: Fuego

Mi recomendación es La cordura del idiota de Marto Pariente. Por su frescura, ritmo frenético, personajes trazados de cuatro pinceladas pero sólidos, y una trama con giros tan arriesgados como acertados. Música: El tema de la película Por un puñado de dólares, A Fistful of Dollars Theme, compuesta por Ennio Morricone.

Pere Cervantes. Última novela: Golpes

Mi recomendación es Diarios, 1984-1989, de Sándor Márai. Este magnífico libro preñado de sabiduría y nostalgia me ha remitido a este disco: Gymnopédies, de Erik Satie.

Julio C. Cano. Última novela: Flores muertas

La novela leída: Monteperdido de Agustín Martínez, y la canción asociada: La última montaña, de Antonio Vega, por lo que transmite el texto de Martínez y la importancia capital que en el libro comporta el ambiente oscuro e hipnótico de las altas cumbres del Pirineo, como si se tratara de las últimas montañas que verán las niñas protagonistas de la novela.

Raúl Ariza. Última novela: Antes. Entonces. Nunca

Las óperas perdidas de Francesca Scotto, de Elena Casero. Una novela de intriga pausada, musical, femenina, con unos personajes complejos y siempre condicionados por su pasado.

Y la canción asociada, por la temática, y aunque ya estemos de ella hasta el moño, podría ser Bohemian rhapsody de Queen.

Elena Fernández. Última novela: La impostora

La novela elegida es No digas nada, de Jon Arretxe.

Me ha gustado este rural noir ambientado en un pueblo de los Pirineos. En ese escenario el pastor se convierte en figura necesaria; de ahí el recuerdo de la canción Xalbadorren heriotza dedicada al bertsolari Xalbador, el pastor de Urepel. Su letra sobrecoge, y sin citarla, el espíritu aflora a lo largo del libro dadas las similitudes.

Pedro de Paz. Acaba de publicar: Caricias de fogueo 

Una de mis lecturas recientes más satisfactorias ha sido, sin dudarlo, Prohibido fijar cárteles (con acento en la á) de Paco Gómez Escribano. Amén de extraordinariamente narrada desde un punto de vista literario, ha logrado dejar en mí, por varias razones, un grato poso a medio camino entre el infortunio nostálgico y las vivencias de juventud. Un dejá vú rodeado de espinas que se debe acariciar con sumo cuidado. Lo obvia banda sonora que acompañaría a esta novela sería cualquier canción —aunque se escogiese al azar— de los extraordinarios Burning, pero en esta ocasión, escoltando a la nostalgia antes mencionada, prefiero escoger otro gran ejemplo de himno urbano con sabor a derrota honesta y a fatalidad asumida, esa grandísima canción que es ¡Qué desilusión! de Leño.

Miguel Izu. Última novela: El rey de Andorra

Viento del este, viento del oeste, de Pearl S. Buck. Condensa magistralmente en una breve historia temas inmortales: el choque de culturas, el choque de generaciones, el dócil sometimiento de la mujer en una sociedad patriarcal narrado en primera persona, el amor como catalizador del descubrimiento de una misma. Canción: Father& Son, de Cat Stevens.

Patxi Irurzun. Última novela: Diez mil heridas

Últimas palabras en la tierra, de Javier Serena, una ficción sobre la vida de Bolaño. Música: Solidarity, de Angelic up stars.

Alejandro Pedregosa. Último libro: O

Hecho en Saturno, de Rita Indiana. Se trata de una mirada sin edulcorar sobre el Caribe actual y su historia reciente. Música: De la ausencia o de ti, Velia, de Silvio Rodríguez.

Idoia Saralegui. Última novela: El efecto libélula

La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joël Dicker. Es un fantástico libro para el verano. Sencillo, intrigante, que engancha, ligero… Me gusta el suspense y es una novela de suspense, con toques románticos, aunque no empalagan. Y habla también de metaliteratura, que es un asunto que disfruto mucho. La canción: Badguy, de Billie Eilish.

Nieves Abarca. Acaba de publicar: Voraces

El colgajo, de Philippe Lançon. Lo he devorado con ansia, abandonando todos los demás que tenía empezados. La historia del atentado de Charlie Ebdo contada por un superviviente al que destrozaron brazos y mandíbula y la historia de una vida y una recuperación. Un libro duro, desalmado y plácido, frío y luminoso. Una maravilla. Música: Lazarus, de David Bowie. Nada mejor para un resurrecto.

Laura Balagué. Autora de Muerte entre las estrellas

La última novela que he leído y me ha fascinado es La frontera, de Don Wislow. La trilogía de El poder del perro, El cártel y La frontera me ha hecho disfrutar y sufrir a partes iguales. Disfrutar, por lo buena y sufrir, por lo pegada a la realidad que está. Me venía a la memoria la canción Rata de dos patas de Paquita la del barrio. Hay muchas ratas de dos patas en ese mundo, como las que han matado al periodista Jorge Celestino Ruiz Vázquez. Mi recomendación va en su memoria.

Rafa Guerrero. Última novela: Yo, detective

Novela: Sangre de mi sangre, de Rebeca Tabales.

Novela perturbadora en la que destaco los diálogos, con un pulso notable para captar el habla coloquial de adolescentes, tarumbas, maltratadores, abuelos, colegas de trabajo, polis, víctimas y niños rotos; verosímiles aun en situaciones límites (el trap rimado tras una agresión física es oro puro, desahogo de verdad, exorcismo de urgencia, supervivencia, tra-tra). Y tras esta identificación con los roles de los personajes la canción que rondaba en mi cabeza era Malamente de Rosalía.

Gustavo Abrevaya. Última novela: El criadero

Los casos del comisario Croce, de Ricardo Piglia. Un investigador muy especial, un psicótico que razona sus casos con una lógica que no es la que llamaríamos normal. Un detective que infiere según parámetros intransmisibles y resuelve sus casos. Un personaje con un encanto único. La música: Adiós Nonino de Astor Piazzola.

Marto Pariente. Última novela: La cordura del idiota

Los señores del humo de Claudio Cerdán y su protagonista Paco Faura. Un crimen sin resolver treinta años después y su particular drama familiar me llevó a la canción que abre la banda sonora de Tres anuncios en las afueras, donde su protagonista Frances McDormand nos muestra, al igual que Paco Faura, que las heridas sin cerrar nos pueden llevar a morir de antemano por lo que pueda pasar. La música: Three Billboards Outside Ebbing, Missouri Suite.

Susana Hernández. Última novela: Los miércoles salvajes

Tigres de cristal, de Toni Hill. Una novela magnífica situada en la periferia de Barcelona en los 70, que explora temas como la culpa. La canción que me vino a la cabeza mientras la leía es Que el tiempo no te cambie de Tequila, por los estragos que el paso del tiempo causa en los protagonistas y la pérdida de la inocencia.

César Pérez-Gellida. Última novela: Todo lo mejor

Los señores del humo de Claudio Cerdán.

En blanco y negro de Barricada.

La trama, densa y oscura, nace enrevesada y aunque parezca imposible se va complicando cada vez más. Los personajes que la protagonizan, como dice la canción, solo tienen una opción: huir hacia delante sin pararse a contemplar las consecuencias. La atmósfera que envuelve la historia bien podría llevarse a lo audiovisual en un metraje en blanco y negro.

Susana Martín Gijón. Última novela: Más que cuerpos

A ver, yo recomendaría Teoría King Kong, de Virginie Despentes, que no es noir pero es brutal. La ha reeditado este año Random House. Y la canción, pues Sheena is a punk rocker de los Ramones le viene al pelo. ¿Por qué? Porque Despentes es una punk rocker de la cabeza a los pies: cruda, a veces agresiva, dice lo que piensa sin pelos en la lengua, es independiente y va contra todo lo establecido que no le gusta. Me parece una lectura casi, casi necesaria. Comulgues con sus ideas o no, es un soplo de aire fresco que abrirá nuevos horizontes a muchos (y a muchas).

Jesús Velasco. Autor de: Castellanos: A la mano del Paraíso

De este año, me ha gustado Sudor frío de Mari Carmen Sinti. Simplemente, porque me pareció una buena novela. Ágil, entretenida, interesante, y con un fondo de denuncia que comparto plenamente. Por eso la he venido recomendando y sigo haciéndolo. Lean Sudor frío: verán cómo se quedan con ganas de más.

¿Una canción relacionada? Time is on my side de The Rolling Stones pues creo que, como la protagonista, la autora ha puesto el tiempo plenamente a su favor. Es decir, en una época en la que se sobrevalora constantemente la juventud, lo superficial y lo inmediato, ella nos habla de la fuerza, la sabiduría y la decisión que concede la madurez.

Vicente Corachán. Autor de El miedo de Amanda

Mi recomendación es Equinoccio, de Jimena Tierra.

El libro me ha parecido genial. Muy atrevido respecto al tema de las sectas y con un criterio muy serio. Te tiene atrapado de principio a fin, pero sobre todo por sufrir con el hecho de que existan personas capaces de dejarse sugestionar de tal modo.

Cuando lo estaba leyendo me venía a la cabeza Fiesta pagana de Mago de Oz.

Aritza Bergara Alustiza. Última novela: La venganza de los olvidados

Me ha gustado mucho Enterrad mi corazón en Wounded Knee, de Dee Brown, que habla sobre el exterminio de los pueblos originarios de Norteamérica. Me sugiere la canción Vuelvo amor, vuelvo vida, del grupo chileno Illapu, que trata sobre la vuelta de los que tuvieron que marchar en Sudamérica.

Amalia Álvarez San Pedro. Autora de Seis personajes y un cantante

Referencial, de Ignacio Ferrando, una novela cuyo protagonista es un profesor de Historia del Arte que sufre de «manía referencial»; esta enfermedad considera que nada de lo que nos sucede es aislado o casual, sino que todos los hechos se repiten buscando paralelismos que los relacionan entre sí. El tono melancólico del libro queda refrendado por la voz profunda de Leonard Cohen, y la obsesión del profesor conecta con la letra de la canción There for you y las imágenes del vídeo.

Sergio Vega. Autor de Las piedras de Chihaya

La novela que más me ha gustado en lo que llevamos de año ha sido Soledad, de Carlos Bassas. Un viaje a las calles que más tememos de nuestra alma, donde el dolor y la culpa nos aguardan. Os desafío a salir indemnes.

La canción que pondría de banda sonora sería Papa, de Prince (Album Come, 1994, WEA).

Carlos Augusto Casas. Autor de Ya no quedan junglas adonde regresar

La muerte del pequeño Shug, de Daniel Woodrell.

La mejor novela que he leído sobre la pérdida de la inocencia. Cómo el mundo nos arrebata la niñez para convertirnos en algo peor. Mucho peor. Abandonando para siempre lo que fuiste, quién fuiste. La canción asociada es I hung my head, de Johnny Cash.

Valeria Lorenzo. Autora de Hybris

Recientemente he leído y disfrutado Reina Roja, la última novela de Juan Gómez-Jurado.

Además de estar bien escrita, con buen ritmo y unos diálogos fluidos que hacen amena la lectura, lo que más me ha gustado ha sido la personalidad de su protagonista, Antonia Scott. El título «Reina Roja», ya me indujo a pensar en la Reina de Corazones de Lewis Carroll. Tal vez por esta razón, asocié el laberinto mental de la protagonista con la desorientación física y psicológica de Alicia en el país de las maravillas. Al igual que la Alicia de Lewis Carroll, Antonia Scott sigue a su particular conejo blanco (en su  caso monos que habitan su jungla mental) para caer por el agujero,abrir puertas y descubrir cosas sobre los demás y sobre sí misma.

Quizás por lo singular y enigmática que resulta su protagonista, y por la trama situada en España, relacionaría esta novela con una canción de Enrique Bunbury: Alicia (expulsada al país de las maravillas).

Juan Laborda Barceló. Última novela: Paraíso imperfecto

La sombra de la duda, de Edith Wharton.

Esta pequeña pieza teatral, inédita hasta ahora, posee frases afiladas y crudezas varias. Aborda temas espinosos, especialmente habiendo sido escrita a comienzos del siglo XX, como la eutanasia y la independencia de la mujer. La trama es tan amena como redonda. En ella caben traiciones, celos y giros inesperados. No se la pierdan. Sale a la venta en septiembre.

Tema musical elegido: Johann Strauss, Emperor Waltz Op 437.

Javier Sagastiberri. Última novela: Una tumba sin nombre

La paradoja del bibliotecario ciego, de Ana Ballabriga y David Zaplana. Describe distintas formas de maltrato y crea una atmósfera ominosa. Música: Malamente, de Rosalía.

Jose Ramón Gómez Cabezas. Última novela: Metástasis

El libro: El último barco de Domingo Villar.

Domingo Villar vive en Madrid y ejerce de gallego en la distancia. Sus novelas lo reflejan, se respira galleguismo al leerlas y hasta se te pega el acento. Me gusta.

Y la canción: Miña terra galega de Siniestro total, por esta estrofa:

Miña Terra Galega
Donde el cielo es siempre gris
Miña Terra Galega
Es duro estar lejos de ti (Lejos de ti)
Donde se quejan los pinos
Y se escuchan alalás
Donde la lluvia es arte
Y Dios se echó a descansar (A descansar)

Úna Fingal. Última novela: En sueños fue

El visitante de Stephen King. Plaza y Janés, 2018.

La recomiendo porque como siempre que leo a Mister King siento el regocijo de sufrir sabiéndome a salvo, y el gran placer de deambular por los adorables paisajes de Maine, a la vez que puedo convivir con su adorable gente. Vivo, respiro y existo en Maine, tomo café con el sheriff, cotilleo con la comadre de turno, me cuelo en las asambleas locales, tomo una cerveza rodeada de leñadores… Y encima suceden cosas inesperadas, misterios imprevisibles, finales inesperados… La tensión me mantiene pendiente…

Adoro a Stephen King y es uno de mis escritores favoritos porque utiliza el horror como pretexto para escribir sobre la vida.

La canción que asocio a dicha lectura es Feur Frei, de Rammstein.

Paz Velasco. Autora de Criminal-Mente

Hacer el mal, de la Dra. Julia Shaw, un estudio sobre nuestra infinita capacidad para hacer daño. Este ensayo ahonda en un concepto muy complejo: la maldad. Todos somos potenciales asesinos y somos capaces de hacer el mayor daño posible, pero eso no significa que sea probable que lo hagamos. Entonces ¿qué nos diferencia de un asesino en serie o de un criminal de guerra?

La canción elegida es The future, de Leonard Cohen, porque en esta canción Cohen habla de que en un futuro, todos nos convertiremos en criminales, de como lamentablemente no existe esperanza para el ser humano como especie. Tenemos la maravillosa capacidad de crear vida, de inventar curas a enfermedades, de crear arte,  de amar… pero al mismo tiempo, somos los mayores depredadores del planeta y de nuestra propia especie.

Marc Moreno. Autor de Tiempo de ratas

La novela es Los señores del humo de Claudio Cerdán. Una trama negrisima con tres atípicos protagonistas en una sociedad corrupta y, sobre todo con un estilo directo, sin concesiones y más negro que la propia trama. Una delicia para paladares muy negros.

La canción Solea de Miles Davis del álbum Sketchs of Spain.

Arantza Portabales. Última novela: Belleza roja

La novela es La quietud de Ignacio Ferrando. Es una novela a mi juicio sobre cómo nos enfrentamos a nuestra madurez. Habla sobre cómo repetimos los errores de nuestros padres. Sobre cómo nos cuesta hablar con ellos. Y verlos como personas y no como padres. Habla de cómo podemos sentirnos igual de perdidos a los cuarenta que cuando éramos adolescentes, con el agravante del desconcierto que nos produce que eso suceda en una época de nuestra vida en la que esperábamos estar por encima de todo eso. Habla del miedo a envejecer. Y casi del miedo a vivir.

La canción asociada a la lectura es El viaje a Dondenosabidusientan de Iván Ferreiro. Escojo esta canción porque también habla de un viaje en busca de respuestas.

Juan Ramón Biedma. Último libro publicado: Autofobia

En esta búsqueda casi siempre frustrada de sorpresas que concluye mis lecturas de género negro, de muy tarde en tarde me encuentro un Sudor frío de Mari Carmen Sinti en el que investigadoras que no lo son embisten una cabronada machista al ritmo de un demencial riff de guitarra y con una voz amarga que me recuerda a la vieja Stevie Nicks, Stand Back.

Jimena Tierra. Última novela publicada: Cambio de rasante

Magnetismo y asfixia nos contagia Joan Roure con su obra Cicatrices bajo la piel, un tatuaje literario que no morirá jamás y que me recuerda al inmortal Stairway to Heaven de Led Zeppelin.

Victoria González Torralba. Autora de Llámame Méndez

Acabo de leer Traición, de Walter Mosley, último Premio RBA de novela policíaca. Un patrón clásico, un lenguaje directo y efectivo como un puñetazo en la nariz, una trama empapada de desencanto, un detective negro y la ciudad de NY como escenario. Imposible leerla sin escuchar de fondo el jazz clásico de Charlie Parker y Dizzy Gillespie.

Empar Fernández. Última novela: La epidemia de la primavera

Recomiendo La hija del sepulturero de Joyce Carol Oates. No es su novela más actual, pero es bella y trágica a la vez. Poderosa, como todo lo que escribe la autora. No sé muy bien por qué su lectura me recuerda la canción de Bruce Springsteen, The River.

José Luis Caballero. Última novela: El heredero del diablo

De todo lo que he leído en los últimos meses, curiosamente lo que me ha llamado mucho la atención no ha sido una novela, sino un relato corto, «Revuelta en el frenopático» de Paco Gómez Escribano, incluido en la Antología del Género Negro Criminal llamada Sed de Mal. La historia de El Roña y sobre todo el mundo genial del autor me hizo venir inmediatamente a la cabeza el 19th nervous breakdown de Rolling Stones. Una gozada.

Toni Hill. Última novela: Tigres de cristal

Novela: Kentucky seco, Chris Offutt (ed. Sajalin).

Canción: Sherry Darling de Bruce Springsteen.

Relatos ambientados en la América profunda, tradicional y estancada a la vez. Creo que la canción me vino a la cabeza como contrapunto: como algo luminoso y alegre que, tomando más o menos el mismo escenario, contrastaba con la textura árida de unas historias que, de vez en cuando, dejan entrever un rayo de esperanza.

Raquel Gámez Serrano. Autora de No digas nada

Libro: GB84, de David Peace. Canción: Hate & War de The Clash

Gran Bretaña. 1984. El año de la huelga de los mineros. El año de la vergüenza, el año de la violencia estatal. El año de la primera ministra Thatcher. El año del recorte de sueldos, el de la prohibición a manifestarse, el de la subida de impuestos. El año del odio y la guerra. Cuando leía el mantra de Peace, oía una banda sonora en mi cabeza: Hate and war, I hate all the cops!.

Prado Velázquez. Última novela publicada: En blanco y negro

Novela: Los tiempos del odio, de Rosa Montero.

Canción: La belleza de Aute.

Me gusta Rosa Montero en general y la saga de Bruna Husky en concreto porque mezcla con naturalidad dos de mis géneros preferidos, la ciencia ficción y la novela negra.

Aunque leer sobre sociedades distópicas medio robotizadas aparentemente no tenga nada que ver con la melodía de La belleza de Aute, esta es la canción que tarareaba en la cabeza leyendo Los tiempos del odio. Tal vez porque, como la canción, la novela es una crítica ácida hacia lo que estamos perdiendo como individuos en una sociedad alienada, descontenta y consumista. También critica el eterno juego sucio de los que ostentan el poder para conseguir sus oscuros propósitos, a costa de los peones. Y entre esa podredumbre, física y espiritual, surge la belleza de la verdadera amistad, de la lealtad y del amor que nace y explota en el pecho de una androide para enseñarnos que existe la esperanza. ¿Hay algo más bello?

Juan Infante. Última novela publicada: El precio del silencio

Novela reciente que más me ha gustado: El último barco de Domingo Villar, editada por Siruela Policiaca.

Además de excelentemente escrita, Villar tiene una gran capacidad para transmitir sensaciones y estados de ánimo que te contagian, haciéndote participar intensamente en el devenir de la novela.

Como banda sonora elijo la Obertura de la ópera Tannhäuser de Richard Wagner.

Una obra sinfónica de las más bellas jamás compuesta. Cómo la novela, incorpora los temas del amor, la piedad y el perdón. 

Jon Arretxe. Última novela: No digas nada

Recomiendo Cuando gritan los muertos, de Paco Gómez Escribano. Paco ha mejorado mucho en cuanto a su forma de escribir y retrata «El Barrio» — sus historias, sus sueños, sus tristezas… — como nadie. En cuanto a la canción, cualquiera de Extremoduro sería la banda sonora perfecta para las andanzas de sus personajes.

Víctor Fernández Correas. Última novela: Se llamaba Manuel

Víctor del Árbol remueve las entrañas. Cada una de sus obras es una puñalada a los sentimientos, conmueve, incita a la reflexión. Antes de los años terribles no iba a ser menos. Isaías Yoweri es uno de esos personajes que necesitas dejar reposar tras la lectura. Y si es acompañado de Under African Skies, de Paul Simon, mejor que mejor.

Verónica García-Peña. Última novela: La isla de las musas

La niña gorda y otros relatos inquietantes de Marie Luise Kaschnitz. Son doce historias inquietantes con una narración rica y poética. Doce pequeñas joyas literarias de oscura belleza que me transportaron, bien por la cuidada ambientación o por el brillo de sus palabras, hasta la canción What Else Is There? de Röyksopp. Música nacida en las frías tierras noruegas donde la oscuridad puede ser tanto el mejor como el peor de los mantos.

Paco Gómez Escribano. Última novela publicada: Prohibido fijar cárteles

La novela es Drugstore cowboy, de James Fogle. Es una historia conmovedora de una banda de yonquis que solo vive para atracar farmacias y dispensarios de hospitales con el fin de conseguir droga y colocarse. Habla de lealtad y traición, de amor y desamor, de adicción  y abandono, en definitiva, encuentra un equilibrio muy peculiar entre los sentimientos citados y algunos más y sus antónimos. Una narración hecha desde el punto de vista de la figura del perdedor literario, que es lo que a mí me pone, básicamente.

La novela fue llevada al cine con Mat Dillon como protagonista, por tanto tiene su propia banda sonora. Ahora bien, si yo tuviera que elegir una canción para emparejarla con la novela elegiría Beetlebum, de Blur, una canción que sin lugar a dudas y a través de una prosa poética muy lírica habla de la historia de amor entre el narrador y la heroína que define perfectamente al protagonista de la novela, Bob Hughes y su politoxicomanía. La canción es de la época en que Blur empezaron a descomponerse por su propio éxito y el vocalista y guitarrista Damon Albarn huyó  a Islandia (según cuenta la leyenda negra con muchas drogas de por medio).

Manu López Marañón. Autor de Alcohol de 99º

Novela: Carvalho: Problemas de identidad.

Canción asociada: Ebrios de soledad, Gato Pérez.

La canción de Gato Pérez es una rumba que recoge muy bien los escenarios de la parte vieja de Barcelona por donde se mueve Carvalho, tanto el de Montalbán como este de Zanón. Cuando leo novelas de Carvalho Gato Pérez siempre es la banda sonora.

David Verdejo. Última novela: No te sientes de espaldas a la puerta

La novela que más me ha gustado: La melodía de la oscuridad, de Daniel Fopiani.

La canción, Sympathy for the devil. Es brutal para el final de la novela y quien la haya leído enseguida lo entenderá.

Isabel Blanco Ollero. Último poemario: Brigid o el fuego de la transformación

Manual para mujeres de la limpieza, de Lucía Berlín. Una escritora fascinante, que tuvo una azarosa vida y que sin el menor pudor la vemos relatada de forma espectacular. Con una valentía que nos emociona nos adentramos en la América de los años 60. Esta obra, en muy poco espacio de tiempo, se ha convertido en un libro de culto. Música: Stand by me, de Ben E King.

Mar Goizueta. Autora de Reina en el mundo de las pesadillas

Herederos del tiempo, de Adrian Tchaikovsky (Artifex, 2018), una historia tremendamente adictiva en la que dos civilizaciones post distópicas en busca de un nuevo hogar acaban cruzando sus caminos. Una novela sorprendente por su trama, por su excelente trabajo de worldbuilding y por el planteamiento evolutivo que plantea. La canción que se me viene a la cabeza es StarMan del sin par Bowie: «hay un hombre de las estrellas esperando en el cielo, le gustaría venir a visitarnos, pero cree que nos va a impresionar». He ahí la clave que no puedo desvelar. Hay que leer la novela para saber quién espera, cómo es, qué es…

María Zaragoza. Última novela:  Sortilegio

Las cosas que perdimos en el fuego, de Mariana Enríquez, y lo relaciono con Take a walk on the wild side de Lou Reed, porque tanto los relatos como esa canción me transmiten la misma sensación de paseo por lo mejor y peor de la naturaleza humana, como un salto al vacío.

Salva Alemany. Autor de Alacrán

La novela, Cutter y Bone de Newton Thornburg. La canción es The End, de The Doors, tal vez porque en mi subconsciente pervive esa escena de Apocalypse Now que tan bien retrata la locura de la guerra de Vietnam, a la que los Doors ponían banda sonora.

Mario de los Santos. Última novela: Noche que te vas, dame la mano

Hay libros de verano y libros que se leen en verano, porque se tiene el tiempo suficiente para recrearte en ellos. Eso me pasa con Cuántos de los tuyos han muerto, de Eduardo Ruiz Sosa, publicado por Candaya. Un libro lleno de luz mexicana que interpela a la forma de morir y de interpretar la muerte, qué nos queda de la vida del otro, o de la vida que nosotros pusimos en quien se va. Un libro para emplear el tiempo preciso, cerrarlo, abrirlo, dejar que recorra nuestros pasadizos interiores y tienda los miedos al sol.

A su lectura le he asociado Ofrenda, de Lila Downs.

Ramona Solé. Última novela: Instint de supervivència

Te podría decir la novela La retornada, de Donatella de Pietrantonio. Es una historia conmovedora llena de reflexiones. La niña que experimenta una doble orfandad mientras todavía viven todos sus padres. La dureza de la nueva vida, la percepción de una situación que no es capaz de entender. El sentimiento de abandono, la irrealidad del pasado y la incertidumbre de un futuro que no será posible si no aprende a aceptar y a perdonar.

La música… esto no se me da nada bien. Elegiría una Tarantela, aunque la historia no es tan alegre como esta música, sí que es muy representativa del talante italiano y sobre todo representaría un personaje secundario que acompaña en todo momento a la protagonista, su hermana pequeña, que tiene un espíritu alegre y de supervivencia.

José Vaccaro. Última novela: ¿Dónde estás corazón?

Mi lectura estrella de este verano ha sido Calle Este Oeste, de Philippe Sands, un libro fundamental para situar en la historia (Juicio de Nuremberg) los conceptos jurídicos de «crimen contra la humanidad» y «genocidio», inexistentes antes de 1945, cuando los Estados (Alemania incluida) podían impunemente ordenar las matanzas masivas de sus ciudadanos (los de etnia judía en este caso) sin que se les pudiese exigir responsabilidad alguna.

La música ligada a esa lectura no puede ser otra de La Lista de Schlinder, de John Williams.

Enrique Pérez Balsa. Última novela: El edén de las manitas de cerdo

Crees que has leído todas las historias basadas en venganzas?, ¿que ya está todo dicho? Eso es que no conoces Soy la venganza de un hombre muerto, de Alberto Valle. Con un ambiente oscuro y cruento, este autor narra en primera persona una trama en la Barcelona desde 1952 a 1991. Una historia perfectamente hilvanada que nos descubre los instintos más bajos a los que puede llegar una persona. ¿Puedes matar a un hombre sin matarlo? Mirarás de otra manera a tu vecino. Y aunque creo que al autor lo habría musicado con algún tema de The Who, yo en mi enfermiza mente oigo Bleed it out de Linkin park.

Alex Moreno. Autor de Volver

Una de las últimas novelas que más me han gustado ha sido Irène, de Pierre Lemaitre. La trama cuenta la investigación de los crímenes cometidos por un asesino en serie que están inspirados en conocidas novelas negras. Una de esas novelas es American Psycho de Bret Easton Ellis. No he leído la novela, pero sí vi en su momento la película que la adapta, protagonizada por Christian Bale. Pues convencido de que la canción Psycho Killer de Talking Heads formaba parte de su banda sonora, comencé a tararearla cada vez que dejaba de leer. Spoiler Alert: la canción resultó que no formaba parte de la película, pero no pude quitármela de la cabeza en varios días. La historia de Irène tampoco.

Alonso Holguín F. J. Acaba de publicar: Número Ciego

La chica de la bolsa, de Feiny Encina, una novela ambientada en la prostitución. Una joven se ve obligada a realizar todo y más por su familia. Otro hombre, que no tiene nada que ver con ella, se involucrará en encontrar una solución del dilema implicando a un ser querido.

La trama sucede en la ciudad de Madrid y sus cercanías, principalmente. Los lugares están tan bien descritos que, cerrando los ojos, puedes caminar por las calle y parajes narrados. Algunos de los lectores, por motivos familiares, se pueden identificar con alguno de los personajes, situaciones, hechos, acciones, sufrimientos y pequeñas alegrías que todo ello conlleva.

Impacta esta lectura y se recomienda leer bien despacio, a la par que se comprende esa lacra que atenaza a mujeres, niñas y jóvenes de cualquier edad, condición social y procedencia.

Una canción me ha recordado esta lectura. Se trata de Dinata, dinata, de Eleftheria Arvanitaki, cuyas melodías descubrí en el programa ya desaparecido Diálogos 3 de Radio 3. Su director Don Ramón Trecet nos enseñó a escuchar músicas maravillosas de aquellas partes del mundo alejadas del circuito comercial. He de mencionar también las colaboraciones de dicha artista con Arto Tuncboyaciayan: ambos han hecho duetos memorables.

Rosa García Gasco. Última novela: En tierra de reinas

Este verano he disfrutado especialmente de Los ecos del pantano. Su autora, Elly Griffiths, propone un evocador paisaje de marismas y humedales que todo allanan e igualan. A su amparo, mar y tierra, presente y pasado, vida y muerte se confunden y se alían para ocultar los más terribles secretos, en un juego de superposiciones donde el paganismo y la mística de corte celta desempeñan un papel de relevancia. El tema Dance with the trees, de Adrian von Ziegler, acompasa perfectamente esta evocación.

José Luis Ibáñez Salas. Último libro publicado: ¿Qué eres, España?

Sentirse perdido en una noche sin fin de la que se quiere salir. ¿Qué es lo que pasa? Afortunadamente… Desnuda la mañana y sin sol.

En La noche fenomenal, de Javier Pérez Andújar, he podido escuchar también la canción Desnuda la mañana, de Triana, y he visto brillar una joya insuperable dentro de un hermoso homenaje a las palabras, los libros y la vida. Lo que nos ocurre, eso son la novela y la canción.

Ana Ballabriga. Última novela: Soy Rose Black

Novela que recomiendo, En la sangre, de Laura Gomara, un hard boiled actual, con femme fatale de protagonista, donde la Navidad se plantea como la fecha límite para encontrar la salida al laberinto de intrigas y de crímenes en que se ve envuelta. Una huida hacia adelante durante la que se enfrentará a sí misma.

Y el tema, por supuesto, Have Yourself a Merry Little Christmas, interpretada por Ella Fitzgerald.

David Zaplana Martínez. Última novela: Soy Rose Black

Novela: Una tumba sin nombre, de Javier Sagastiberri. Canción: Maldito País, de Eskorbuto.

En esta novela se descubre el pasado de la ertzaina Arantza Rentería y mientras la leía me venía a la mente esta frase de la canción: «Quisiera enrollarme a una mujer policía para estar jodiéndola todos los días». ¿Será lo mismo que pensaba Sagastiberri mientras la escribía?

Jorge Urreta. Último libro: Recuerdos, y otras historias que no olvidarás

Mi novela elegida es El silencio de la ciudad blanca de Eva García Sáenz de Urturi.
Como al protagonista (sin spoilers), me gusta Abrazado a la tristeza de Extrechinato y tú, pero al leer me venía a la mente el tema principal de CSI, Who are you de The Who. ¿Esto por qué? No busquen nombres extranjeros, el buen thriller tiene nombre español (y vasco).

Amalia Álvarez San Pedro. Autora de Seis personajes y una cantante

Referencial, de Ignacio Ferrando, una novela cuyo protagonista es un profesor de Historia del Arte que sufre de «manía referencial»; esta enfermedad considera que nada de lo que nos sucede es aislado o casual, sino que todos los hechos se repiten buscando paralelismos que los relacionan entre sí. El tono melancólico del libro queda refrendado por la voz profunda de Leonard Cohen, y la obsesión del profesor conecta con la letra de la canción There for you y las imágenes del vídeo.

Javier González. Última novela: El viaje de los cuerpos celestes

La novela que más me ha gustado este año ha sido Los asquerosos, de Santiago Lorenzo, publicada por Blakie Books.

De Los asquerosos me gusta todo, el formato, la portada y por supuesto la historia. Lorenzo es un autor incalificable, Out of Box que dicen en la industria y sus relatos son un regalo para el lector. Sobre todo para el lector de novelas que está hasta las narices de leer siempre el mismo «modelo homologado» de novela que han impuesto Planeta y RHM, los dos grandes monopolistas del mercado.

Y la canción que se me viene a la cabeza ahora mismo con esta novela es Libre de Nino Bravo. Porque Los asquerosos no deja de ser un canto a la Libertad.

Mireia Vancells. Última novela: Aritmètica del crim

 Los miércoles salvajes de Susana Hernández es mucho más que una excepcional novela negra. Habla de la hostilidad extrema del mundo, de perdedores, despojados, de los de la mala suerte, de esas personas a las que les ha tocado lidiar con las peores circunstancias posibles. La canción Wednesday morning de Ben Haggerty (conocido como Macklemore) es la banda sonora que yo pondría a algunas escenas de sexo que brillan con luz propia en algún rincón del libro. La canción, contrariamente a la novela, habla de esperanza, tiene un rollo positivo, podríamos definirla como el clavo ardiendo al que los losers de la narración de Susana deberían agarrarse sí o sí.

Diego Ameixeiras. Última novela: La crueldad de abril

Me gustó mucho Sánchez, de Esther García Llovet (Anagrama), por su concisión y su extraño lirismo, por ese retrato de un Madrid nocturno de extrarradio, presente de principio a fin, lejos de postales típicas, por la inteligencia de los diálogos, la brillantez poética de de las descripciones… Podría asociar la aventura nocturna de los protagonistas con Pink Moon, de Nick Drake, una canción con una letra sencilla y enigmática, que habla de una luna rosa que nos alcanzará a todos.

Alberto Pasamontes. Última novela: La muerte invisible

El fantasma de Azaña se aparece en chaqué, de Alfonso Vázquez. Una divertida aunque elegante comedia policiaca con personajes reales, espías y un chino muerto en San Roque on the Rocks, imaginaria colonia española en el sur de las islas británicas. Como no podía ser menos, el tema, que en su época fue mal entendido por muchos, debía ser tan desenfadado como la novela: El imperio contraataca de Los Nikis.

Víctor Claudín. Último libro: Contracuentos

Podría hablar de muchas buenas novelas que he leído últimamente, pero prefiero acordarme de unas relecturas que hice a principio de año de las novelas negras de Boris Vian, o, lo que es lo mismo, de las novelas malditas firmadas por Vernon Sullivan, especialmente Escupiré sobre vuestra tumba. Sigue siendo unas novelas bien atractivas, sorprendentes, y un revulsivo para la moral de su tiempo que, desgraciadamente, es la misma que impera ahora.

Y, claro, la canción que automáticamente relaciono es una cantada por el propio Vian, Le deserteur, un artista polifacético que no deja de sorprenderme.

Javier Hernández Velázquez. Última novela: Baraka

Cuando gritan los muertos de Paco Gómez Escribano.

Una historia de venganza contada desde el infortunio de dos desgraciados que vuelven al punto de partida. Al lugar que nunca debieron regresar. Una novela que nos devora con bocados crudos de realidad. La realidad de dos perdedores contra el sistema.

Como música, Highway to Hell, de AC/DC.

Carlos Ortega Vilas. Autor de El santo al cielo

A la izquierda, donde el corazón (Errata Naturae, 2018). Leonhard Frank.

La última novela de Leonhard Frank narra el recorrido vital de su alter ego Michael Vierkant durante la primera mitad del siglo XX. Errata Naturae rescata del olvido con esta traducción al español uno de los testimonios novelados más conmovedores, comprometidos y lúcidos que he leído por último sobre la época de las dos guerras mundiales.

Una canción para la novela: Bei mir bist du schön. Escrita originalmente en yiddish para un musical de Broadway, en 1937 fue disco de oro, versionada en inglés y con ritmo de swing. Zarah Leander grabó su propia versión en 1938, e inmediatamente se convirtió en un éxito radiofónico en Alemania, hasta que las autoridades nazis descubrieron su origen judío y la prohibieron. Igual que hicieron con los libros de Leonhard Frank. De todas las versiones que se hicieron populares en aquellos años, me quedo con la que grabó Ella Fitzgerald en 1937.

Pere Cardona. Última novela: Lo que nunca te han contado del día D

Las memorias de John Le Carré enganchan al lector desde su primera página. En Volar en círculos. Memorias, el padre de títulos como El topo o El espía que surgió del frío desgrana varios episodios de su vida con un estilo fresco y mordaz. Sus encuentros con políticos, agentes secretos y actores arrancan más de una carcajada mientras nos muestra la cara oculta de las relaciones internacionales.

Creedence Clearwater Revival, Fortunate son («Hijo afortunado»), los pensamientos de un joven reclutado para ir a Vietnam.

Tadea Lizarbe. Última novela: Marionetas sin hilos

Las damas oscuras, de Charlotte Bronte. Novela victoriana, llena de fantasmas, oscuras historias, mansiones abandonadas, viajes en carromato, páramos y acantilados. Un género de una época en la que, las damas oscuras alzaron su voz literaria con su ingenio y su voz sugerente. Comparto con ellas la fascinación por la muerte. Música: Right where it belongs, de Nine Inch Nails.

Nuria C. Botey. Última novela: Plata Pura

Novela: Ojos verdes, negra sombra de Javier Quevedo Puchal (Dilatando Mentes Editorial, 2018). Nominada al premio Ignotus 2019 y al Guillermo de Baskerville 2019.
Canción: Ojos verdes, en versión de Concha Buika
Por qué: se trata de una novela muy musical, hilada el torno a la copla (género que me encanta, por pasional y desgarrado), tal y como su título sugiere, en combinación con la «negra sombra» de Rosalía de Castro. La voz de Concha Buika se ajusta como un guante de seda a la imagen de Aurelia, una de las protagonistas de la historia.

Javier Rodríguez Pascual. Última novela: Procelosos lodazales

Mi hija me regaló Hippie, de Paulo Coelho, después de haberlo leído ella. Me dijo que se sintió trasladada a una generación y a un movimiento que ella no vivió pero que considera que dejó poso para los jóvenes que llegaron después.

Después de su lectura, comparto su sensación y la hago mía. Y ahí va una canción que identifico plenamente con la ilusión y la amargura de una generación que soñaba con un mundo mejor: Paint it Black, de los Rolling Stones.

Patricio Peñalver Ortega. Última novela: La muerte del Minotauro

Mentiría si obviara decir que la novela que me ha vuelto a impactar, en la relectura de cada verano, ha sido la de El Quijote, y que me suena a mucha guitarra y flautas de juglares. Después de esta necesidad explicativa, la novela que más me ha llamado la atención últimamente, desde sus primeras páginas, ha sido Nuestras riquezas. Una librería en Argel de Kaourther Adimi, con ese juego entre la realidad y la ficción en ese viaje entre las dos orillas mediterráneas y ese encuentro de escritores franceses en ese periodo que cuenta la historia de Argelia. La canción que acompaña a esta narración es Le métèque de Georges Moustaki.

Juanjo Braulio. Última novela: Sucios y malvados

Me ha gustado mucho Voraces de Nieves Abarca. Una historia de vampiros un tanto inusual donde mezcla personajes reales históricos como el duque de Wellington, el general Espoz y Mina o el poeta Espronceda con una historia gótica.

Y le acompaña la mar de bien la canción de Annie Lennox, Love song for a Vampire.

Marta Querol. Último libro: Breverías

Conforme avanzaba en la lectura de Trampantojo, de Marina Lomar, me daba cuenta del poder de la palabra, de cómo sirve para engañar, envolver, seducir, aparentar, manipular… En Trampantojo todos esconden algo, todos disfrazan la realidad y lo hacen con sus palabras. Me venía a la mente una canción italiana que se popularizó en los 70,s, Parole, parole de Mina y Alberto Lupo. Parole, parole, parole… eso podría cantar Andrea al terminar su historia.

Claudio Cerdán. Ultima novela: Los señores del humo

Recomiendo la saga «Todo Bellón», de Julián Ibáñez.
Música: Pedro Navaja, de Rubén Blades. Porque un buscavidas siempre es un buscavidas.

Xavier Alcover. Última novela: Vida después del suicidio

La última novela que me ha fascinado es Blade Runner, de Philip K. Dick.

Inevitablemente me viene a la cabeza la música de Vangelis, a mí me parece prácticamente terapéutica, aunque distópica, consigue hacer que me olvide de mis propios problemas, o al menos, Vangelis me acerca a una realidad decadente, como la sociedad futurista del film de Ridley Scott y quizá un poco la sociedad hacia la cual nos dirigimos sin remedio. Quizá mis problemas no se desvanecen, pero quedan claramente canalizados con este fabuloso cóctel.

Miren E. Palacios. Última novela publicada: El lenguaje de las olas

La última novela que he leído y me ha fascinado es Las incorrectas, de Paloma Bravo.
He sentido un sonido mágico al pasar las hojas, eso ya me pareció diferente y novedoso. Una trama dinámica, divertida y muy vital. Cuatro mujeres en el centro de las situaciones y del día a día, que no tienen nada en común, pero… el fútbol de sus hijos e hijas les acercan. Cada una de ellas es distinta, de diferentes profesiones y ambientes. Se conocen y se tratan. Tras varias situaciones se apoyan en lo bueno y en lo no tan bueno.

El desarrollo de la novela nos demuestra que la amistad todo lo puede. Me he reído, he sufrido y me he sumergido con ellas en sus vidas.

En resumen, la recomiendo porque parece que estés viendo una obra de teatro y formes parte de los personajes. También sirve de ayuda para elevar la autoestima. Debido a ello me sugiere esta canción: Sobreviviré, de Mónica Naranjo.

Fernando Marías. Última obra: Esta noche moriré

El libro es El dolor de los demás, de Miguel Ángel Hernández (Anagrama). La canción, Folsom Prison Blues, de Johnny Cash, que Cash grabó en directo en esa cárcel en 1968. Ambas, novela y canción, relatan un impulso criminal nebuloso. Y ambas muestran a un creador (Hernández y Cash) adentrándose en el corazón de la bestia para saber más.

Antonio Parra Sanz. Última novela: Dos cuarenta y nueve

Leyendo la última novela de Claudio Cerdán, Los señores del humo, un texto casi chandleriano que es como una herida abierta en lo más íntimo de nuestra sociedad, me venía a la cabeza el tema No puedo vivir sin ti, de Coque Malla, y luego entendí que tenía bastante que ver con la relación que mantiene con la droga Aldo, uno de los protagonistas.

Rosa Ribas. Última novela:  Un asunto demasiado familiar

Mi recomendación es Lluvia fina, de Luis Landero, un autor al que admiro muchísimo. Su última novela me ha fascinado por su dominio de las voces, su sentido del tempo narrativo y, como siempre en Landero, esa naturalidad que solo se consigue con un finísimo trabajo lingüístico.

El tema musical me lo sugería el título, aunque encaje mejor con el principio pausado de la novela que no con el diluvio emocional del final. Es: Raindrops keep fallin’ on my head, de Billy Joe «B. J.» Thomas.

Pedro Santamaría. Última novela: El ateniense

Quedaos con este título: El Reino Imposible, de Yeyo Balbás. Aún no está en librerías, pero pronto lo estará. He tenido el honor de leer esta novela como lector cero y, si tuviera que definirla con una palabra, sería esta: impactante. El desmoronamiento del reino visigodo como nadie nunca lo había contado. ¿Y con qué música la he salpimentado? Con el álbum Illusions de Thomas Bergersen. Novela y álbum, por separado, erizan el vello. Juntas… ufff.

Carmen Pinedo Herrero. Autora de La arquitectura del miedo

En los últimos tiempos, no sé. Siempre, La cartuja de Parma. Y tantas otras.

Por la alegría que me inspira, la asociaría con la música de Haydn, pero no sé decir con qué composición en especial. Y Stendhal protestaría, porque eran otros los músicos que le apasionaban.

Aglaia Berlutti. Autora de Bruja urbana

Si tuviera que pensar en una versión musical de The testaments de Margaret Atwood, sería la siniestra Sonne de Rammstein, con su extraña mezcla de rock industrial y algo más elaborado, cercano a lo simbólico. Hay una conexión indudable entre el Estado violento y perverso del libro y una canción, que medita sobre el miedo y el dolor desde la belleza. Juntas, ambas son una percepción abstracta del bien y del mal, una mirada al horror extrañamente elegante.

Elena Fernández. Última novela: La impostora

La novela elegida es No digas nada, de Jon Arretxe.

Me ha gustado este rural noir ambientado en un pueblo de los Pirineos. En ese escenario el pastor se convierte en figura necesaria; de ahí el recuerdo de la canción Xalbadorren heriotzean dedicada al bertsolari Xalbador, el pastor de Urepel. Su letra sobrecoge, y sin citarla, el espíritu aflora a lo largo del libro dadas las similitudes.

Margarida Aritzeta. Última novela: Rapsòdia per a un mort

Una de las novelas que más me ha impresionado últimamente es Quand sort la recluse (Cuando sale la reclusa) de Fred Vargas. Le pongo la banda sonora de Tears in heaven de Eric Clapton: que algo tan terrible pueda convertirse en belleza sólo puede ser fruto del arte. En la novela, como en la canción, después de sobrecogerme, el relato me deleita con su gran belleza y al llegar al final me queda una enorme paz, como si al fin todo hubiera vuelto a su sitio.

José Manuel Uría. Último libro: La física del Universo Cinematográfico Marvel

Donde siempre es medianoche de Luis Artigue es una extraña y divertida novela que combina los prodigios de la ciencia ficción con los misterios del noir. La oscuridad que atenaza la ciudad de Silenza tiene efectos espectaculares sobre sus autoridades, que han perdido la cordura presa de toda clase de delirios. Qué mejor banda sonora para escuchar con la lectura de la novela que el tema principal de la banda sonora de la película Indagine su un cittadino al di sopra di ogni sospetto, compuesto por el maestro Ennio Morricone, que tiene muchas cosas en común con la novela de Artigue.

Rosario Curiel. Última novela: La pasión según Karina Kunz

La lectura reciente que más me ha gustado es Ferox, de Olivia Sterling (Ediciones B, 2019). Me sugiere Voice of the Blood, de Hildegard von Bingen, porque en la novela veo la voz de una mujer que intenta abrirse camino en un mundo áspero de hombres, lleno de tinieblas que intentan amordazarla y acabar con ella. Veo esa oscuridad, ese peligro de avanzar sin protecciones, luchando por sobrevivir y por saber quién es. Me parece tremendamente contemporánea la problemática y a la vez común a todas las mujeres de todos los siglos. Tanto Micaela (la protagonista de la novela) como Hildegard son mujeres que buscan su destino entre los días que se enredan en sus pies y amenazan con tumbarlas. Y, a contracorriente, sobreviven y se convierten en leyenda.

José Manuel Cruz. Última novela: Fuera de juego (A cuatro manos con Rafael Nadales)

La novela: Voces de Chernóbil (1997) de Svetlana Alexiévich

Las grandes tragedias nunca tienen una sola voz sino que están constituidas por la urdimbre de miles de voces que solo si se ponen en común pueden acabar siendo testimonio cabal del dolor y la conmoción. Esto lo sabe la Premio Nobel Svetlana Alexiévich que construye cada una de sus obras asumiendo el papel de recolectora de crónicas orales que va enlazando hasta transmitirnos un fresco preciso, hondo y emotivo de la realidad. En el libro que he escogido, la escritora bielorrusa afronta la narración de la explosión de la central nuclear de Chernóbil de 1986 y sus consecuencias como hecho apocalíptico que presagia futuros apocalipsis. No se trata de algo que sucedió, sino de algo que sigue sucediendo. Porque la radioactividad opera durante miles de años como una carcoma eterna que desvanece materia y alma. Y también porque Fukushima en el año 2011 y el reciente incidente en la base rusa de Sárov son la prueba de que un peligro latente sigue acechándonos sin que seamos conscientes del mismo.

Canción: A Hard Rain’s A Gonna Fall de Bob Dylan.

Anna María Villalonga. Última novela publicada: La sonrisa de Darwin

La novela elegida es Una soledad demasiado ruidosa, de Bohumil Hrabal, el autor checo más importante después de Kafka. Es un canto a los libros, al arte y a la belleza, a través de lo que cuenta el protagonista que, precisamente, trabaja prensando papel toda su vida. Y de los libros que recibe para destruir aprende tanto que se convierte en un erudito sin quererlo.

La música la tengo muy clara: El Moldava, de Smetana

Karen Holmes. Última novela publicada: Ópalo y Estramonio

Las calles de Nueva York se llenan del All that Jazz y Nowadays (de Chicago, el musical). (Re)leyendo una historia de flappers alocadas, magia, compromiso político y excentricidades. Añádele dosis de horror y de amor y una ambientación en los felices 20 y ya no querrás salir de ella. Sueños de grandeza, la radio en pleno apogeo y los periódicos buscando el próximo hit. Y mientras las chicas Ziegfeld bailan al compás. ¿La historia? Los Adivinos de Libba Bray y esperando que Molino traduzca las siguientes partes, que en 2020 sale la última.

Maribel Medina. Última novela: Sangre entre la hierba

Mi última lectura ha sido Voraces de Nieves Abarca. Una novela histórica ambientada entre el Londres y La Coruña del siglo XIX, donde no faltan vampiros, poetas  bajo el influjo de Byron, generales míticos y hasta un galeón llamado El Temido (viva Espronceda) dentro de una atmósfera gótica.

Ahora me da por escuchar música francesa: Ives Montand, Maxim Nucci, Charles Aznavour, Zaz,  Jacques Brel; sus letras son magníficas. Invito a los lectores que escuchen Les feuilles mortes o La chanson des vieux amants, de hecho, esta última aparece en mi novela Sangre entre la hierba.

Arantxa Rufo. Última novela publicada: Zed está muerto

Tras mucho pensarlo, voy a decir Falcó porque me gustaron la historia y el personaje, y la relaciono con In the mood, de The Glenn Miller Orchestra. Porque me encanta y porque siempre que leo novelas ambientadas en los años 30 o 40 acabo tarareando las canciones del músico americano.

Moritz García. Última novela publicada: Del este al infierno

Mi lectura sería El porqué del color rojo de Francisco Bescós y la canción Summer wine de Lana del Rey, porque este novelón también une el vino con ecos de western. Con la teniente La grande que es más que una sheriff, investigando el asesinato de uno de nuestros espaldas mojados (inmigrantes ilegales que recogen la uva), indios (yihadistas) y los peores pistoleros (ETA), un maravillosa mezcla para crear un genuino Espárrago Noir. Porque tanto premio literario no puede estar equivocado.

Carlos J. Eguren. Acaba de publicar La eternidad del infinito

Frankenstein es una de las joyas más grandes de la cultura. Esta historia, nacida del dolor de la joven Mary Shelley, se ha convertido en un icono popular y en una obra a la que siempre volver. La pérdida, la derrota, la desolación, la venganza… todos esos conceptos resurgen en la lúgubre canción Like you de Evanescence, donde Amy Lee, quien ama a la muerte, desea volver a su hacedor y terminar su existencia como la propia criatura, anhelante de un amor negado. «I long to be like you, / Lie cold in the ground like you. / There´s room inside for two / and I´m not grieving for you, / I´m coming for you». Una gran canción, muy desconocida del grupo, pero que aplicaría a mi tríada de Frankenstein, Drácula o Dorian Gray sin problemas.

Pedro Avilés Gutiérrez. Última Novela: El whisky del muerto

El edén de las manitas de cerdo, de Enrique Pérez Balsa, MAR Editor.

Al menos a mí me ha parecido que el protagonista de la novela es como muy pasota aunque él no lo sepa. La novela es muy divertida (premio Willkie Collins de novela negra) cuando la leía me venía a la cabeza el Banana Boat Song de Belafonte, tan jamaicana.

Benito Olmo. Última Novela: La tragedia del girasol

La novela, Sesenta kilos, de Ramón Palomar. Y la canción, Pájaro, de Andrés Herrera, un rock sureño, gamberro y descarado que le va que ni pintado a la novela.

Joan Roure. Acaba de publicar: Cicatrices bajo la piel

Un hombre bajo el agua, de Juan Manuel Gil (Expediciones Polares)

Una historia de autoficción, donde autor y personaje se fusionan en uno mismo para ofrecernos un relato en el que los márgenes de lo real y lo ficticio se entremezclan y se confunden, haciendo que el lector dude sobre la veracidad de una historia en cualquier caso creíble. Narrativa de altos quilates con un punto de riesgo y una estructura fuera de lo común. Podría hablar de la lectura que más me ha sorprendido en lo que llevamos de año.

Yo le asocio la canción He doesn’t know why del grupo Fleet Foxes.

Juan Castilla. Autor de Al oeste de los sueños

Mi recomendación es La muerte del comendador, de Haruki Murakami.

Ritmo trepidante y suspense en estado puro.

Tocata y Fuga de Johann Sebastian Bach. Impactante composición. Ideal para adentrarse en las entrañas de la narración.

Félix G. Modroño. Última novela: La fuente de los siete valles

De entre todo lo que he leído este año y más me ha gustado, mi recomendación Malaherba, de Manuel Jabois, una historia sobre lo bello y lo terrible. Una historia de descubrimiento. A dicha lectura asocio la canción Bandera Blanca de Franco Battiato.

Montse Sanjuán. Última novela: Anna Grimm, Memòria mortal

El libro que recomiendo es Operación Bucéfalo del periodista Joan Cal y publicado por la Editorial Milenio. Se trata de una aproximación, entre la realidad y la ficción, a la historia del narcotráfico en Galicia en que el escritor retrata la forma de vida de los narcotraficantes gallegos de los años 80 y 90 y las repercusiones en la sociedad gallega. Desde el punto de vista formal, Cal ha planteado la novela como una entrevista entre un periodista y un narco con lo que, como lectores, asistimos a una narración ágil, interesante y atractiva.

La canción elegida es Bad de U2 porque sus versos están inspirados en la muerte por sobredosis de un amigo del cantante de la banda, Bono, y en ella se muestra el dolor por estas muertes absurdas y sin sentido. Por este motivo, relacioné el libro de Joan Cal con la canción.

Dos libreros con criterio

 

José Carlos García. Librería Asterix

La novela: Un día más en el paraíso, de Eddie Little. Reeditada por Sajalín.

La canción, Rush Rush, de Debbie Harry. La elijo por la letra, ya que el niño protagonista de la novela es un demonio. Es un yonqui asesino de 15 años. Y ladrón. Esta canción formó parte de la BSO de Scarface.

Miguel Ángel Díaz. Capo de la librería SomNegra

Mi recomendación es La cordura del idiota, de Marto Pariente, un western a lo Jim Thompson ambientado en Guadalajara.

A dicha lectura qué mejor canción le pega que Shelter me de Cinderella. Tiene una guitarra muy a lo América profunda que es lo que me recuerda la novela.

 

#UnaNovelaYUnaCanción: 137 #escritores y 2 #libreros nos recomiendan sus #lecturas favoritas. Ahora sabrás #QuéLeer. @SusanaRLezaun, @ceciliaherreros, @Sintaxia_t, @DavidVerdejoofi. @SomNegra. @AsterixLibreria. Clic para tuitear

 

Y hasta aquí hemos llegado.

137 escritores.

Amables.

Pacientes.

Algunos han interrumpido sus vacaciones para contestarnos.

Otros las han cancelado directamente.

Gracias, gracias a todos.

Y gracias a las personas que habéis trabajado denodadamente en este post.

¿Os debo algo?

(Es broma)

 

 

En este post han colaborado:

Mari Carmen Sinti

Cecilia Herreros

Susana Rodríguez Lezaun

David Verdejo

Txaro Cárdenas