Copiar está mal.

No es algo que se descubra en la madurez, nos lo explicaron en el colegio: copiar (sobre todo en los exámenes) es aprovecharse del esfuerzo del otro. Y eso no está bien.

Ya hablamos hace un tiempo sobre las descargas ilegales y el plagio en Internet en el monográfico Respeta mis derechos de autor. En aquel momento, los integrantes del equipo de la revista decidimos dejar constancia de nuestra posición contra estas prácticas tras conocer que el libro —recién publicado—  de una de nuestras compañeras había sido pirateado e incluido en una página de descargas gratuitas.

Así fue como iniciamos una campaña en defensa del copyright de los autores, creadores y artistas que publican sus obras en Internet. Entonces me llamó la atención el comentario de uno de nuestros compañeros, Pedro Fabelo, que decía así: «Aun así no me resisto a confiar en que poco a poco la gente vaya tomando conciencia de que robar arte mata la creatividad».

Pedro confiaba en que se produjera, paulatinamente, un cambio. Hagamos saber que copiar está mal, y tengamos esperanza, ese era el mensaje. La acción aconsejada era, por lo tanto, concienciar al usuario mediante información.

Hagamos saber que #copiar está mal, y tengamos esperanza. Hay que concienciar al #usuario mediante información y denunciar el #plagio y las #DescargasIlegales @txaro_cardenas Clic para tuitear

Han pasado ¿tres años? desde entonces y podemos decir que se ha avanzado algo. Hoy sabemos que en los cuerpos de policía existen oficinas de delitos telemáticos a las que acudir para denunciar todo tipo de delito o infracción que se origine en Internet, desde páginas de abusos sexuales, ataques cibernéticos de diversa índole, hasta apropiaciones de derechos de autor.

Pero es incuestionable que hay que saberse mover en la Red, y sobre eso hablo a continuación.

Google decide

En esta selva de Internet hay que saberse mover y el desconocimiento de algunos detalles puede resultar bastante perjudicial.

Sabemos que cada vez que publicamos en Internet estamos entrando en los dominios (nunca mejor dicho) del gigante Google, el mayor motor de búsqueda de contenido. Con más de un millón de servidores, Google es el web que más visitas recibe en el mundo.

Nada hay que se le escape al gigante. Si al cabo de un tiempo de haberse publicado encuentras este post, es porque Google lo ha indexado y hecho visible a las búsquedas relacionadas con los temas que tratamos en él.

¿Pero qué pasa cuando un web copia contenido ya publicado en otro web?

Qué pasa cuando copias el contenido de un web

A Google no le gustan los contenidos duplicados, le huelen a trampa. Considera que un sitio web con páginas duplicadas o que publica copias de otros sitios webs, está intentando ganar posicionamiento fraudulentamente, y no le falta razón. Por ello, una vez identificada la URL duplicada, la envía al final de los resultados hallados para ese término de búsqueda.

 

Copiar está mal

 

Por ejemplo, si yo copio este artículo en uno de mis blogs a las pocas horas de haberlo publicado, es posible que ninguno de los dos se posicione. Y en consecuencia, ambos se perderán en el limbo de Internet.

¿Qué pasa cuando copias el contenido de un web? Cuidado, a #Google no le gustan los contenidos duplicados, le huelen a trampa. #Visibilidad #Duplicados #Plagio. @txaro_cardenas Clic para tuitear

Si por el contrario, dejo pasar unos días para que el primer post sea indexado y se posicione, el penalizado será el artículo duplicado publicado con posterioridad.

Cuando el plagio no es plagio ni el robo es robo

Hoy en día cualquiera tiene un blog, hay muchas opciones para publicar en Internet. La Red se está sobrecargando de una manera exagerada y Google tiene que hacer criba para premiar la originalidad y ofrecer al usuario una experiencia más satisfactoria, porque ¿te imaginas que buscas información sobre Txaro Cárdenas (sonríe, por favor) y los primeros cuatro o cinco resultados te ofrecen la misma información?

A lo largo de mi experiencia en este medio, he visto distintos tipos de contenido duplicado e intencionalidades diversas.

Son cuatro.

El propio autor copia el mismo texto en sus distintos blogs o webs. Como he dicho antes, su motivación es acaparar posicionamiento. Un error, porque solo conseguirá posicionar un solo artículo: el primero que publicó. Si esta práctica la lleva a cabo con frecuencia es posible que los motores de búsqueda lo penalicen completamente.

—Existen webs y blogs que se nutren de contenidos ajenos sin ni siquiera referenciarlos: copian y pegan. ¡Copiar está mal! Denuncia y penalización.

—Pequeños medios de comunicación (a veces locales) que se hacen eco de artículos originales referentes a autores conocidos en su ámbito (cultural o geográfico) y los copian de arriba abajo, referenciando la URL (no por ello es una práctica profesional). Una manera fácil de llenar contenido. Pero copiar está mal.

—Tanto este  caso  como el anterior explican este subtítulo, porque su intencionalidad no es la de plagiar ni la de robar contenido, es simple mala praxis o desconocimiento del modus operandi en la Red. Se da cuando un autor que ha sido reseñado o entrevistado en un medio, quiere informar a sus seguidores y a la vez, agradecer al medio original su trabajo. Copia el contenido, referencia la fuente mediante una mención y pega el enlace. Nadie duda de su buena intención, pero hay maneras de referenciar un web que te ha dado cobertura y copiar está mal.

Consejos para evitar andar copiando por ahí

A punto de terminar este post, solo me resta dar unos consejos, demasiado evidentes, por otra parte, pero que hacen referencia a una forma de actuar que deberíamos tener en cuenta siempre.

—En primer lugar, sé original. Publica contenido relevante y único. No mates tu creatividad.

—Google no es tonto. Te ofrece la posibilidad de llegar a un buen montón de lectores, aprovecha la oportunidad jugando limpio.

—Extrae conocimiento de la gran biblioteca virtual que te ofrece la Red, pero aprende a filtrar información.

—Si vas a basarte en textos ajenos o vas a utilizar archivos de los que no posees autoría, cita siempre las fuentes.

—Si quieres referenciar textos, mencionar y redirigir es la opción correcta. Enlaza y santas pascuas.

Cinco consejos para no poner en peligro tu presencia en #Google. Si quieres referenciar textos, mencionar y redirigir es la opción correcta. #Plagio #Duplicados @txaro_cardenas Clic para tuitear

Conclusión: Copiar está mal

Si copias el contenido de otro sitio web, Google te invisibiliza, y si realmente quieres que los usuarios lean  las noticias que los medios han publicado sobre ti, diles dónde las encontrarán. Pero no copies, que te estás echando la capa de invisibilidad encima y no eres Harry Potter.

Copiar está mal

Warner Bros Pictures

Copiar está mal… ¿lo sabías?

Txaro Cárdenas

Imagen de portada de Radek Grzybowski y montaje de David de la Torre

Todo el contenido de este sitio web está sujeto a derechos de propiedad intelectual.
Está prohibida su utilización en cualquier medio sin el consentimiento expreso de los autores.
Copyright MoonMagazine.info © Todos los derechos reservados.