Jazmines en el pelo y rosas en la cara,
Airosa caminaba la flor de la canela

 

Hoy, En El Tocadiscos, La flor de la canela, en homenaje a la gran dama de la canción, María Dolores Pradera

Hoy, En El Tocadiscos, La flor de la canela, en homenaje a la gran dama de la canción, María Dolores Pradera

Por José Jesús Conde

La brisa del río acaricia los rostros de las doncellas que atraviesan el puente. El viejo puente, del río a la Alameda. La brisa del río, que en esta mañana fría hace que se cubran con tocas los hombros desnudos de las doncellas. El viejo puente de madera austera, lugar de citas en los atardeceres y noches de luna nueva. El viejo puente, del río a la Alameda.

El río despide la brisa. El puente alimenta de ilusiones vivas los corazones de las doncellas. La brisa del río se posa sin tregua sobre las figuras inquietas que pueblan el puente. Y el puente, el viejo puente se cubre de las doradas huellas de las doncellas.

Cuando la noche se hace y el firmamento se cuaja de estrellas, una explosión de amores estremece al río, una explosión de amores ilumina con destellos multicolores el puente. El viejo puente que va desde el río a la Alameda.

Déjame que te cuente, #limeño: hoy El Tocadiscos suena en homenaje a la gran #MaríaDoloresPradera. Con @JoseJesusConde y @txaro_cardenas Clic para tuitear

La flor de la canela

Por Moon

Déjame que te cuente, limeño

Déjame que te cuente que la expresión «la flor de la canela» hace referencia a «lo muy perfecto» y que por ello la gran Chabuca Granda la eligió para describir a la mujer a la que le dedicó este vals.

Déjame que te cuente cómo María Dolores Pradera hizo suya La flor de la canela convirtiéndola en la canción más popular de su repertorio.

Hoy, En El Tocadiscos, La flor de la canela, en homenaje a la gran dama de la canción, María Dolores Pradera 2

La flor de la canela se estrenó el 21 de julio de 1959, coincidiendo con el cumpleaños de la afroperuana Victoria Angulo Castillo, destinataria del apelativo y, por consiguiente, de la pieza musical. En ella, Chabuca describe el recorrido que realizaba Victoria —que tantas veces le contaba ella— desde el Viejo Puente de palo hasta su casa en el distrito limeño del Rímac. La letra de La flor de la canela es bellísima, sutilmente sensual y plagada de imágenes poéticas. Paradójicamente, su autora, lejos de considerarse poeta, prefería, con la humildad que la caracterizaba, definirse como letrista.

El amor se lo dejé a los poetas. A veces el amor de los letristas es mal consejero y yo soy letrista. Tengo imágenes poéticas, pero soy letrista… buena letrista si tú quieres.

Si hubo alguien que supo captar y expresar la poesía latente en las letras de Chabuca Granda, fue María Dolores Pradera.

Hoy, En El Tocadiscos, La flor de la canela, en homenaje a la gran dama de la canción, María Dolores Pradera 3

Primera figura del teatro en la década de los 40, su pasión por la música española y latinoamericana la llevó por los caminos del espectáculo musical, consagrando a la música —lo creo sinceramente, y de ahí, su embrujo imperecedero— su alma.

Y es que la voz, los gestos, incluso la mirada de María Dolores Pradera, poseen «ese algo» que solo adorna a los más grandes, «ese algo» que se traduce en elegancia, sensibilidad y la rara capacidad de convertirse en canción: La Gran Señora de la Canción era música en estado puro cuando se subía a un escenario.

Música y recordatorio. Música viva, la de una intérprete que mimó la copla, la canción española, el tango, la ranchera, el bolero, las seguidillas, el fado y las habaneras; una voz en la que se reencarnaron Chabuca o Carlos Cano,  y que nos recuerda, desde su dulzura y serenidad, que las grandes voces nunca mueren.

 

#MaríaDoloresPradera poseía ese algo que se traduce en elegancia, sensibilidad y la rara capacidad de convertirse en canción. @JoseJesusConde y @txaro_cardenas. Clic para tuitear

 

José Jesús Conde

Txaro Cárdenas