Emoción, esperanza, entusiasmo, eternidad, esplendor, equilibrio, éxtasis…

 

E de #Emoción. Post poético de Artistas-Creadores de MoonMagazine. #Poesía Clic para tuitear

 

LUNA YERTA

de © José María García Plata

Nací una noche de luna yerta

entre artificios y parabienes.

 

Mi infancia, almíbar y villancicos

que me arrullaron en cuna de oro,

sobre estructuras de telarañas.

 

Y al alba de un nuevo día, la emoción

dio rienda libre junto al árbol del prodigio,

factoría de los que sueñan.

 

Pero no todo es ventura

ni la vida es tan sublime

cuando púber te supones:

 

Soy el hijo primogénito.

Mi semblante hoy se abandera con las nubes

y mi corazón me ignora.

 

Y mis venas, constreñidas,

con esquinas y recodos, desembocan

en arterias donde reinan las inopias

y conviven los desvelos.

 

Sé que en parte soy “non grato”.

Sé que aprieto, aunque no ahogue,

y que genero esperanzas.

 

Me gustaría ser otro,

pero huyo de inmodestias y envolturas

que tan poco me sugieren.

 

¡Perdonadme! Soy enero.

 

INFANCIA 

(Algeciras, 1966)

de ©Jesús Holgado Delgado

Emoción

una piedra

la lima

pantalones cortos

correr

saltar

chutar

pan con chocolate

juegos

gabardina

Don Jaime

jarabe blanco

un helado

miedo

mar

distancia

lejana

sola

huida

escondida

 

#Emoción. Poemas de Artistas-Creadores de MoonMagazine. Fotografía de @R_MARTIN_ Clic para tuitear

 

EMOCION/ES

de ©Mavi Gómez

El vacío se funde

entre sombras que abandonan al ídolo.

Desidia, silencio.

Inquietud que duerme

entre briznas de un ayer.

 

ALEGORÍA

de ©Pilar Molina García

Más que el arrebato sentimental del que alardeo

cuando me tocas, predomina esta emoción

desocupada hecha de un gesto mortal.

 

Qué extraño cuando protegiendo tus piernas

quedo rendido ante sus últimas canciones.

 

Reapareces para crecer ante la historia

que nunca entendió de jardines y plazas.

El práctico sabor de tu cuerpo menudo,

decidido, me hace sentir el peso

de luces coronadas que se apoyan sin querer

en mi guantera.

 

Quedas impecablemente desnuda

al otro lado del momento,

sin tiempo para habitaciones separadas

ni sexos jóvenes que humanicen

nuestro pulso menos vivo.

 

Nunca he temido a los dioses y, de pronto,

un resplandor medio lleno me devuelve a los pasillos,

aquellos que aguardan

el sentido de esta ocasión casi civilizada.

 

Ni preguntar. Ni preguntarte.

Ni poner los pies bajo la tierra.

La tarde es otra cosa,

eres tú, entre yeso y

auténticos brazos de viento.

 

Y LA VIDA… QUE RENACE

de ©Ainhoa M. Retenaga

Primorosa nutre con turbadoras ardoradas,

la mortífera tibieza que flemática,

su luz corpórea asola.

Intrauterina amamanta los adarces de su piel atristada y tullida,

mientras musita con la filigrana de su fascia algodonosa,

el arrullo que a su seno atribulado,

la lumbre jamás guareció.

Ella siente la ignición insurrecta

de su estacionaria carne,

e impávida,

desentumece la tiesura de su atrofia diagonal.

Ella sabe de su encogimiento irrespirable,

de la clausura cerril de sus ramas mortecinas,

y amante absterge las escamas enlutadas por el miedo,

las pústulas atestadas de amor escarchado

e imploración repudiada.

Ella la mece cual luna en su halda lactescente.

Ella la acaricia con su sedosidad incontenible y perlada.

Ella acrisola con su savia nacarada,

la postración de un alma,

hambrienta de amapolas.

Ella…

La emoción en un cuerpo… de lluvia abrasado.

Y la vida… que renace.

Fotografía de Ainhoa M. Retenaga

 

De ©José Luis Ibáñez Salas

los sueños están sobrevalorados

tienen una buena prensa desatada

inmerecida

donde esté la realidad del cielo madrileño

las olas que besan cada grano de arena de las playas de Suances

donde esté una melodía tejida con emoción enamorada

donde esté la mismísima tristeza de un instante

que se quiten los sueños esos tan farragosos

tan poco creíbles

esos sueños de fragancias inventadas

de caminos sin senda ni horizonte

porque donde esté la realidad de su cabello sobre mi boca

donde esté la realidad de su sonrisa de cereza

su voz de álamo en la mañana

su espalda como una promesa cumplida

sus manos estremecidas y de trueno

donde esté ella y su realidad tangible y elástica

donde esté su pronunciar mi nombre cuando la venzo

donde esté ella y su presencia real de realidad realmente regia

donde esté mi mujer y su ser yo cuando yo soy ella y somos uno siendo dos y siendo cada uno

donde esté ella no hay ningún sueño del que prendarse

ninguno que merezca rozar uno de mis versos

 

NOI VECCHI DI VENT´ANNI

Poema de ©Anna Calvanese publicado en las colecciones “Vibrazioni” y “Llebeig

Noi vecchi di vent’anni

nostra sola

la gioventù senza età

Piangere l’allegria

stupida felice

Tramonto spezzato

aerei fiumi

Tristi solitudini

partorite

amori insinceri

o emozioni

dilatanti l’azzurro

e il blu e il rosso

Musica di viscere

e sangue e amore

di volti di corpi

Immagini sole

di tutti insieme

Insieme noi nel dubbio

nella ferita dell’illusione

 

Siamo vivi.

 

Imagen libre de derechos de Pixabay.

 

 

ESTAMOS VIVOS.