Luis Rafael García Lorente. Poesía

Luis Rafael García Lorente o la insaciable urgencia del creador

Tímido, responsable y trabajador, este oriolano licenciado en Filología Hispánica y curtido en los trabajos que le impone su condición de agricultor, descubrió Internet hace cuatro años,  y con ello, la manera idónea de vencer su timidez y de comunicarse con los demás a través de las letras. Cultiva la novela y el microrrelato satírico, pero es en la poesía donde da lo mejor de sí, revelándose como un poeta romántico que no duda en verter amargo humor en sus poemas, aspirando transmitir valores humanos. Productor incansable -prueba de ello son sus más de tres mil quinientos  poemas recogidos en catorce poemarios-, posee amplios recursos: domina las técnicas poéticas y el uso del lenguaje, lo cual lo convierte en un poeta formalmente clásico, claro y directo, que cultiva registros tan dispares como el romántico, el sarcasmo o la ironía.

Nacido y residente en Orihuela -comparte cuna con el llorado poeta-pastor-,  se presenta a sí mismo de esta manera:

“Luis Rafael García Lorente nació en abril de 1965 en La Campaneta, una pedanía de Orihuela (Comunidad Valenciana), de padres agricultores. Estudió en la Universidad de Murcia la especialidad de Filología Hispánica. Por problemas de fobia social y salud mental, hubo de dedicarse a compartir con su padre las tareas agrícolas del negocio familiar a la salida de la universidad y durante más de 20 años. Aunque siempre había escrito relatos, tras la muerte de su padre, experimentó de modo imperioso el impulso espiritual de compartir el producto de su creatividad con los demás a la vez que de abrir su corazón al afecto y la solidaridad tras veinte años de aislamiento prácticamente absoluto. Para ambos propósitos, encontró en internet una herramienta inigualable e imprescindible. En 2010 compró su primer ordenador y en febrero de 2011 comenzó a publicar relatos en su blog La Casa Agramatical, luego surgieron otros blogs dedicados también a la poesía, género en el que apenas se había adentrado antes. en 2014 ha publicado en la editorial Libros Mablaz dos novelas, Los sueños de un joven despierto y Yo te enseñaré y en la editorial Luhu el libro de poemas de amor La claridad que me inunda. Su norma estilística es la claridad y la precisión en el lenguaje y el realismo. Cree en la bondad como un instinto natural, defiende la libertad individual y el orgullo como un requisito imprescindible para la felicidad colectiva, el amor romántico encierra, para él, el auténtico sentido de la vida pues es lo que nos hace libres y lo que marca nuestro destino al mismo tiempo paradójicamente, no cree en el bien como una forma consensuada sino como un sentimiento íntimo e individual.”

Soy

Soy terrón de arena
que la fría Muerte
desmenuzará en su mano
con la absurda diligencia
de un niño que juega.

Soy vano y breve vuelo
de una hoja marchita
que el aire apenas levanta
del húmedo suelo
que la corromperá.

Soy voluta de humo
que se retuerce y oscila
antes de desvanecerse
hecha nada
en el inmenso espacio.

Soy aullido de lobo
clamando un instante
en la noche sin límites
que deja, al callar,
un terrible silencio.

Soy arrogante relámpago
que apenas tolera
la mirada curiosa
y dura lo que su destello,
fútil ostentación.

Soy brisa de mediodía
en el caldeado verano,
que, oprimida por la calma,
apenas puede mover las hojas
antes de desaparecer.

No soy nada;
cuanto poder haya en mis manos,
cuanta gloria gocen mis sentidos,
cuanta riqueza consiga en el mundo
serán vacía ilusión y doloroso tormento.

No soy nada, amada mía,
nada soy
pero he nacido en ti
y, antes de que mi sol muera,
tu corazón acunará dulcemente
mi sueño del Mundo.

Luis Rafael García Lorente

Todos los derechos reservados.

Tú y yo

Eres amanecer en el mar
y yo, las rosadas hebras que el sol remonta;
eres el vuelo de un pájaro eterno
y yo, la brisa cálida que le roza las alas;
eres un torrente que se precipita al abismo
y yo, el roquedal que acaricias, alegre;
eres campo vestido de primavera
y yo, la luz que abre tus flores;
eres lluvia fértil de otoño,
y yo, el grito áspero de las nubes;
eres el canto de un jilguero
y yo, el aire para cantarlo.
Amor, eres el alma de la libertad
y yo, la fuerza que destruye tus cadenas.

Luis Rafael García Lorente

Todos los derechos reservados.

¿Puedes amarme?

Luis Rafael García Lorente. Poesía. El Refugio del Burrito

Luis Rafael García Lorente. Poesía. El Refugio del Burrito

¿Puedes amar, Isabela,
a un borrico, botarate,
gilipuertas, majagranzas,
estupidísimo infame,
agricultor sin sesera,
hombre que nada te vale,
alucinado mostrenco,
áspero bruto intratable,
saco lleno de inmundicias
y colmado de maldades,
rata que vive escondida
urdiendo miles de males,
molestia para la gente
y para los animales,
ciega bestia de la selva
que ni comprenderte sabe?
¿Puedes amarme, Isabela,
aun estando en tus cabales,
perdonar mi estupidez
y también mi mal talante?
¿Quieres ganar la corona
de los santísimos mártires,
cargando conmigo a cuestas,
idiota tan detestable?
Si tan valiosa mujer
disculpa mis necedades
es que este bendito mundo
es un reino de bondades
y merecen el honor
hasta los sucios patanes.

Luis Rafael García Lorente

Todos los derechos reservados.

Nuestro agradecimiento a la organización El Refugio del Burrito por cedernos la foto de uno de sus simpáticos protegidos.

Lo perdí todo

No, yo no quiero estar solo;
no quiero el alma perdida
entre sus espejos rotos;
no quiero cerrar mi puerta,
fría puerta con cerrojo;
el latido de mis venas
no quiero que ignoren todos;
no quiero vivir sin alguien
que sólo beba en mis ojos
ni caminar sin la mano
y la voz que más adoro
hasta que el camino acabe.
No, yo no quiero estar solo,
por eso clamé a tu pecho,
amiga, y lo perdí todo.

Luis Rafael García Lorente

Todos los derechos reservados.

Luz del bien III

Hiere hondo
la sombra de la muerte,
deja el alma vacía
y con una sed infinita,
quien hunde la mirada en el abismo
se turba y horroriza
contemplándose en la nada
y, con angustia, vuelve
el rostro hacia el mundo
lleno de ávida codicia
pero la agonía
se hace aún más grande
pues todo cuanto acopia
es reflejo inerte de lo que teme,
solo se redime el hombre
si abre sus manos con valor
y deja que lo traspase
el río de la vida.

Luis Rafael García Lorente

Todos los derechos reservados.

Poemas de Luis Rafael García Lorente.

Dibujo digital de Rosa Prat.