Primer post de Poesía Coral de los/as poetas de la comunidad Artistas-Creadores de la Revista MoonMagazine, titulado “Eclipse”, como imagen connotativa que evoca la ocultación, la ausencia, la evasión, la maldad…

Iniciamos la colaboración  con un poema de Elvira Vicente Bernabéu, veterana en estas lides poéticas. Multivisuales y Dreamvoz han realizado esta obra audiovisual en homenaje a nuestra compañera.

Eclipse en Si Menor

Elvira Vicente Bernabéu

Voz de Marian Jerez – Vídeo de Javier A. Bedrina

 

Cajones Vacíos

 Amaia Villa

 

Me faltan tus dedos ansiosos

en los botones

de mi camisa.

 

Anhelo tu boca en mi aliento,

mis manos besando tu espalda,

aún busco tu olor a sal y café.

 

En este eclipse de ti, ya completo,

vacío los cajones

para plantar mi raro esqueje, roto

por cien plagas y mil ausencias.

 

Eclipse Total

Pilar García Reche

 

Vestidos de indiferencia

yacéis, acomodados, sobre

el diván del conformismo.

Sí, aquel que comprasteis

en un bazar de la india,

por el módico precio

de la esclavitud.

 

Acatáis de buen agrado

las normas establecidas,

si acaso vuela el vil metal

a disfrutar de algún paraíso…

Mas henchido vuestro honor

y vuestro buche, brindáis

por la patria.

 

Alardeáis de vuestras obras.

Opus de caridad y de arte.

El Opus de Mozart resuena

cuando un huésped os visita,

pero solo leéis opúsculos,

que de mamotretos andan

las bibliotecas llenas.

 

Ojalá un eclipse total,

de conciencia, os apague

a todos.

 

Su Voz

Txema Anguera

 

Justo, por detrás de la luz de su

presencia

un poco por encima de la

ternura a ras de la piel erizada y el

escalofrío

allí, justo allí, donde el eclipse

termina

su voz ordena y mandan los

sentidos.

 

Ídolo

Mavi Gómez

Miro atónita la simetría

del ídolo en el eclipse.

Efigie inerte tras el cristal,

fríos ojos o reflejo

de un gesto sin vida.

Flotan en el aire

los espectros del pasado.

 

"Eclipse". Post de poesía coral de Artistas-Creadores

Territorios Fronterizos. Fotografía de Rafa Hierro. “Eclipse”. Post de poesía coral de Artistas-Creadores

 

Penumbra

Rosa Ayuso

 

Y es difícil escribir

en la ausencia de tu voz,

con pies y vientre,

vacíos de caricias.

Con labios que aún laten

al recuerdo de tus dientes,

a la suavidad de tu lengua.

Tu risa, a veces temprana

y siempre nocturna,

aún suena entre mis sábanas.

Enredadas,

hartas de tanto insomnio.

Mi alma de reloj

marca los segundos

a compás de corazón.

Y yo,

me sumo en este eclipse de nostalgia.

Sin remedio,

hasta que vuelvan a mí tus brazos.

 

Eclipse II

Adela Leonor Carabelli

 

Escribo, sobre el eclipse escribo.

Sobre su baño de oro líquido

en la tierra. La llamarada

de plata que pinta el misterio.

El instante cuando la noche

es cerrada y se enciende.

Un silencio en espera. Miel

o diamante en bruto. Magia

de la oscuridad buscando

cielo. La duración del milagro.

La perdida esperanza que

despierta. Mis ojos, testigos

de lo alto. Hambre de abrigo.

Eclipse de ángeles.

 

Eclipse de Moon

Moon Naciente

 

Todo mensaje poético

comienza y termina en ti,

eclipse infinito de melancolía,

que me invade cuando no estás a mi lado.

 

 

"Eclipse". Post de poesía coral de Artistas-Creadores

Sin noticias del paraíso. Fotografía de Rafa Hierro. “Eclipse”. Post de poesía coral de Artistas-Creadores

Mi vida como un eclipse

Prosa poética de Nuria González Carrillo

 

Mi vida como un eclipse, entoldada, resistiéndose a ser noche. Ese estado intermedio en medio de ninguna parte, queriendo llevar la contraría, pidiendo ser día. Al son de las pisadas atravieso un puente advenedizo, despacio, con inmensas cargas: cargas de esperanzas rotas, dilemas ya antiguos, de tiempo pasado sentido como ajeno. Con escasas fuerzas espero a que pase el eclipse, quizás sea un auto engaño y sea noche cerrada. Le pido a Peter Pan ayuda, le pido que vuelva a mí, necesito volver a creer, le prometo mil juegos, “taitantas” risas risas, pero necesito su vuelta, cruzar hacia la luz asida de su mano, por el camino, le digo, tendremos mil batallas. No estoy acostumbrada al gozo de la luz sin antes haber luchado, no quiero pertenecer al silencio de la noche callada. Peter, me ha contestado, haré dos espadas de madera, se agotó la hojalata. Y mientras, yo le espero en un rincón, callada, meciéndome sobre mi misma, mientras de reojo observo el eclipse y a mi vez me creo observada por él. Aún soy niña y acaso sonría.