Bienvenidos a Palabras y algo más

Este es el primer artículo de la sección de la que me haré cargo en nuestra Luna: Palabras y algo más. Hablaré del mundo de las letras, por supuesto, ya que son mis compañeras de camino, pero también lo haré sobre todo tipo de arte: pintura, fotografía, artesanía… Hoy os presento a Fernando Chelle, escritor uruguayo nacido en la ciudad de Mercedes en 1976 y afincado en Cúcuta (Colombia).

Es imposible acercarse a la biografía de Fernando Chelle sin darse cuenta que en todas sus etapas hay un denominador común: la palabra.

Las letras como compañeras de camino

Fernando Chelle cultiva la palabra en multitud de facetas: como poeta, como docente, ensayista, corrector de estilo y articulista. Pero ¿cómo y cuándo se inició esta pasión?

Su primer vinculo con la literatura empezó a las 12 años y se debe a su bisabuela, gran aficionada a la lectura, que le prestó sus primeros libros. De la escuela, ya conocía una buena diversidad de obras, fundamentalmente de autores uruguayos, pero ella amplió su mundo literario y siendo muy joven pudo leer a Dostoyevski, Vargas Llosa, García Márquez, Cervantes y Horacio Quiroga entre otros.

Fernando Chelle. Toda una vida vinculado a la palabra.

Fernando Chelle.

Su pasión por la palabra creció y lo llevó a tomar la decisión de estudiar Literatura, habiendo ejercido la docencia en disciplinas referentes a esta y al lenguaje  durante doce años en Uruguay y cuatro en Colombia. Actualmente trabaja como corrector de estilo para revistas de ámbito universitario y da charlas y conferencias.

En lo que respecta a la escritura, también empezó pronto. Escribió sus primeros poemas a los 18 años  y siguió con algunos relatos breves, para adentrase después en los artículos de crítica literaria.

Hasta el amor en su vida, tiene que ver con las letras. Conoció a la que hoy es su esposa por Internet en un ámbito literario y  lo que comenzó siendo una amistad vinculada a los libros  se convirtió en amor, lo que lo llevo a irse a vivir a Colombia de donde es ella.

Pero aún hay más lazos. Fernando tiene un blog que se llama Palabra escrita  y su último libro, del que luego hablaré, lleva por título Muelles de la palabra.

Libros y otras publicaciones de Fernando Chelle

Su primer libro fue un poemario que lleva por título Poesía de los pájaros pintados (Colombia, 2013). Reúne poemas escritos a lo largo de varios años, de 1994 a 2012.

Este es uno de los que más me han gustado.

 

Al Gran Sol

Ilumina el templo con el poncho

que hasta los ricos se verán deleitados.

 

Pon tus hebras de fuego extendidas

sobre la tenebrosa y profunda unidad.

 

Haz arder los rostros de los suicidas

para que con tu humo no se esfumen

y años de albañilería no sucumban

en un momento de derrumbamiento.

 

Entibia la guarida de la esperanza

que como un lagarto se dejará a-dorar

ante tu imperio de luz.

 

Infunde en mí tu poder,

haz que yo haga amanecer

encendiendo palabras y sonidos

colores y notas.

 

Su segundo libro, Curso general de lectoescritura y corrección de estilo, guía para formular escritos correctos (Colombia, 2014), es un texto que quiere brindar las herramientas apropiadas  a toda  persona que, de una manera u otra, se vea enfrentada a la necesidad de redactar. No solo va dirigido a escritores sino a cualquier persona a quien le interese dominar las técnicas de escritura.

En su tercer libro, El cuento fantástico en el Río de la Plata (Colombia 2015), muestra las características del realismo mágico analizando cuatro de los cuentos más representativos: “El almohadón de plumas” de Horacio Quiroga, ” Muebles El Canario de Felisberto Hernández”,  “Continuidad de los parques” de Julio Cortázar y “El Aleph” de Jorge Luis Borges.

Acaba de publicar el cuarto, un poemario en el que nos adentraremos a continuación, y ha participado en antologías y publicado en revistas, periódicos y portales literarios de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, EE.UU, España, México, Perú, Puerto Rico, Uruguay y Venezuela.

Muelles de la Palabra

Al hablar con Fernando Chelle se nota que, entre todo lo que escribe, tiene un especial cariño a la poesía. Recientemente, el 2 de septiembre, en el marco de la decimoprimera Feria del Libro de Cúcuta, ha presentado su último poemario: Muelles de la palabra. En él hay poemas sobre el lenguaje, su nuevo entorno en Cúcuta, la vida, la muerte…

Muelles de la palabra. Poemario de Fernando Chelle.

Muelles de la palabra. Poemario de Fernando Chelle.

 

En el principio será la luz, entre otras cosas

Es un lindo día para nacer

para ver la luz filtrarse entre las hojas de los árboles

y sentir cómo el viento sopla y muerde las ventanas.

Quien naciera en este día

podría observar un cuerpo que escribe

tapado en una cama,

un brazo solitario y hacendoso fuera del abrigo

trasladando el pensamiento

transmutando las ideas

plasmando mundos en un viejo cuaderno.

Pero hay más,

si alguien naciera en este día,

al menos en este sitio sin bombas ni lamentos,

podría oler el café y la tierra mojada.

Quizá nazca llorando por el impacto

por la violencia del cambio,

pero al ver,

la luz filtrarse entre las hojas de los árboles

al sentir,

el viento soplar y morder las ventanas

al contemplar,

el cuerpo de un hombre que escribe tapado en una cama

y oler,

el café y la tierra mojada

pensaría,

¡qué lindo día para nacer!

 

He recitado exclusivamente para MoonMagazine, el primer poema de Muelles de la Palabra -que da nombre al poemario-, con fotografía de Javier A. Bedrina. El montaje y edición corresponden a Rosa Ayuso.

 

Fernando Chelle define su pasión por la escritura, sobre todo en cuanto a la poesía se refiere, como una necesidad, tanto de expresión como de experimentación con la palabra. Su amor por las letras es incuestionable.

Sigo siendo poeta,

constructor de sueños con andamios de palabras,

las busco, las palpo, las degusto

y las ubico en una cuerda celestial.

Ellas me preceden y me sucederán,

seguirán nombrando,

pintando, gritando, susurrando.

 

(Extracto del poema de Fernando Chelle Cuerpo vivo que va cantando)

 

Puedes disfrutar de la lectura del poema “Muelles de la palabra” y de la fotografía de Javier Sánchez Sáez haciendo click aquí (link).

Artículo de Amaia Villa