Jesús Lens, director de Granada Noir, habla con Pilar García sobre sus pasiones: la novela negra y el western, exponentes culturales cuya influencia y alcance se ha hecho notar más allá de las fronteras de los géneros.

Son las doce del mediodía, hemos quedado en un café. Pido un zumo de naranja y me acomodo en una mesa libre, sin apartar la mirada de la puerta. Mientras lo espero, repaso su currículo mentalmente: es un personaje clave dentro de la cultura granadina. Intelectual y profesionalmente inquieto, Jesús Lens es el creador de Granada Noir, el primer festival andaluz dedicado al género negro, que dirige desde que diera sus primeros pasos, en 2015. Y es que ha sido un asiduo de la Semana Negra de Gijón —la más importante en el panorama nacional—, desde sus orígenes. Precisamente hace poco, ha regresado de la BCNegra 2016, le invitaron para moderar la mesa redonda La cosecha en castellano, con Juan Bas, Sergi Doria, Francisco José Jurado, David Llorente y Berna González Harbour. Voy a entrevistar a un  lector voraz y erudito de la novela negra… Empiezo a ponerme nerviosa. Además, es un cinéfilo empedernido, y me consta que su debilidad es el western, tanto que le hubiese gustado cabalgar junto a John Wayne… Su último libro —ha escrito cinco— se titula Muerte, asesinato y funeral del western (editorial Palabaristas) y forma parte de la colección Nube Negra (novela negra y policíaca), que él mismo dirige. De repente, se abre la puerta: es Jesús. Se dirige hacía mí con una bonita sonrisa. Es más alto de lo que imaginaba, tanto que se inclina para saludarme, y lo hace con dos besos en las mejillas. Enseguida me cautivan su sencillez y su cercanía, y ese punto de timidez que late tras su mirada.

—Un café con leche, por favor.

Comienza la entrevista con Jesús Lens.

Granada Noir, una semana dedicada a la novela negra y al cine noir

Novela negra y western: las pasiones confesadas de Jesús Lens. Entrevista al director de Granada Noir, realizada por Pilar García Reche.

Granada Noir, este año, en octubre.

La semana del 25 al 30 de Mayo del 2015, Granada asistió con gran ilusión al nacimiento de Granada Noir, un festival dedicado al género negro y criminal, único en Andalucía. Tú diriges este festival, todo un logro para nuestra ciudad.

Nuestra idea surge a la estela de la Semana Negra de Gijón, a la que he ido muchos años y de la que me gusta mucho el ambiente y cómo funciona. A partir de esta, han ido naciendo un montón de festivales, el de Barcelona —al que me han invitado recientemente para participar en una mesa redonda sobre La cosecha en castellano—, Tenerife, Pamplona, Getafe Negro, pero de Madrid para abajo no había ninguno, y me decidí el año pasado, con mi amigo, socio y colaborador, Gustavo Gómezque ha sido director de la feria del libro de Granada durante muchos años, y nos lanzamos a organizar una semana negra. Y ya estamos pendientes de la segunda.

La segunda edición, ya está muy cerca, a finales de mayo…

Este año la vamos a hacer la primera semana de octubre, porque en mayo coincidimos con la feria del libro, el festival de poesía, hace muy buen tiempo en Granada y esto se presta a que la gente se vaya a la playa y sobre todo, los estudiantes, que son un público potencial, están en plena época de exámenes. Por ello, hemos decidido que nos la vamos a llevar a octubre, a principios, así tampoco pisamos puentes. Aquí, en Granada, no hay ninguna cita literaria consolidada, va a ser muy buena fecha, incluso el clima otoñal le va mejor al género negro.

@Jesús_Lens: Este año, @GranadaNoir se celebrará la primera semana de octubre. Clic para tuitear

Ha sido muy buena la acogida y la crítica de esta primera Granada Noir. Es de agradecer, a diferencia de otras, el grado de participación que habéis dado al público en todas y cada una de las actividades, poder interactuar con los autores, tenerlos cerca, debatir. Hacer de este festival un festival interactivo ha sido todo una deferencia para los amantes del noir.

Al final, estos festivales, o los haces para que la gente los sienta suyos y para que participe o no tiene mucho sentido. Hemos hecho presentaciones dinámicas, pidiendo que se hagan preguntas que permitan un diálogo con el autor, que realmente es al que queremos escuchar, y luego fuera de que eso, sí que potenciamos que haya espacios de convivencia para lectores, aficionados, escritores invitados, cineastas, y que todos tengan ocasión de charlar tranquilamente. Esta es nuestra línea, procurar que haya presentaciones dinámicas y mucho intercambio de pareceres, en los actos.

Qué sueño te gustaría cumplir en Granada Noir, qué director, película, escritor te gustaría traer…

Empezamos con un listón muy alto, trajimos a Juan Madrid, que es uno de los padres de la novela negra. Bueno, soy mitómano, pero a mí me gusta mucho la novela policiaca española, con lo cual creo que poco a poco nos iremos trayendo a otros mitos como Andreu Martin o Mariano Sánchez SolerMe gusta mucho también la novela negra americana, James Ellroy me parece un escritor descomunal. Me gustaría mucho tener a Paco Ignacio Taibo II, que fue el inventor de la semana negra hace 27 años y uno de mis escritores de cabecera. Ese es el objetivo que intentaremos cumplir a corto y medio plazo.

Novela negra y western: las pasiones confesadas de Jesús Lens. Entrevista al director de Granada Noir, realizada por Pilar García Reche.

Jesús Lens, Juan Madrid y Gustavo Gómez. Fotografía de Solo Novela Negra.

Presente y pasado de la novela negra

¿Cuáles son los orígenes de la novela negra?

Me  gusta la novela negra comprometida, me gusta menos la novela enigma, esa novela negra inglesa tipo Agatha Christie, incluso Sherlock Holmes. Todos los personajes que participan en esa novela están en un plano elevado y con su inteligencia y sus medios científicos, resuelven los temas. A mí me gusta esa otra novela negra que nace con el Pulp americano de los años 20, 30, cuyo origen quizás esté en Edgar Allan Poe y Los crímenes de la calle Morgue, pero sobre todo la novela de Dashiell Hammett y de Raymond Chandler y esos cuentistas de la novela Pulp que hablan de un momento tan complicado en EEUU, como fue la crisis de los años 30, novelas en las que se habla del gansterismo, del tráfico del alcohol y de los efectos de la crisis en las personas, de cómo hubo gente que se echó a la carretera a malvivir porque no le quedaba otro remedio. Para mí, ese es el origen de la novela negra que más me gusta, y que ha seguido una línea que nos trae por desgracia hasta la crisis que estamos viviendo ahora en España.

Me gusta la #novelanegra comprometida, me gusta menos la novela enigma. @Jesús_Lens. Clic para tuitear

Si la novela negra nace en una época de crisis, de posguerra, de una situación política social muy especial, ¿crees que su resurgimiento se debe a motivos similares?

El despegue de la novela negra en España y en otros países es anterior a la crisis, la novela nórdica es un ejemplo, los suecos y noruegos, como Henning Mankell o Jo Nesbo, vienen escribiendo antes de que se desatara la crisis, lo que pasa es que ponían ya el acento en situaciones que al final eran muy dolorosas, por ejemplo, estaban muy concienciados con el tema de la violencia contra la mujer. Lo que sí que es cierto es que ahora la novela realista en España acaba siendo la novela negra policíaca. Tenemos el ejemplo mas típico en el griego Petros Márkaris, que ha escrito una trilogía que describe la crisis griega. Su personaje por antonomasia es el Comisario Kostas Jaritos, que investiga sus asesinatos en contextos de crisis.

Yo creo que en España vamos aún un poco lentos, son ya por desgracia muchos años de crisis y yo no he visto que haya una gran respuesta en la novela negra, en la novela policíaca. Hay autores como Carlos Bassas, que sí ha aprovechado para escribir un par de novelas con el tema de la crisis, la última se llama Siempre pagan los mismos, muy interesante, que habla de esa depauperación que hay en los servicios sociales y del tema del empleo. Acabo de leer Pájaros quemados, que ha presentado en Barcelona Juan Bas, una novela negra con un humor muy vitriólico, ácido, corrosivo, muy fuerte y con un punto de crueldad. Y sí habla de este contexto de crisis. Creo que cada vez iremos viendo más novelas en ese sentido.

Pájaros quemados de @alacranestinta, una #novelanegra con un humor vitriólico, corrosivo. Clic para tuitear

Jesús Lens lo sabe todo acerca del género negro, habla con una fluidez que llama mi atención.

Novela negra y western: las pasiones confesadas de Jesús Lens. Entrevista al director de Granada Noir, realizada por Pilar García Reche.

Jesús Lens, apasionado de la novela negra y el western.

¿Qué queda del noir de sus orígenes en el actual? ¿Qué echas de menos?

Yo creo que ha ido evolucionando, ahora por ejemplo, el noir se está viendo más en el cine, porque todo es más visual:  narcoterrorismo, delitos cibernéticos, piratería informática, contados en una novela es complicado, contado en una película y en una serie lucen bien. Al final todo va evolucionando  con los tiempos.

Otra cosa que me llama la atención muchas veces, es que hay novelistas que escriben tramas negras con protagonistas, ya no te digo jóvenes sino de mediana edad, que no aparecen consultando su Facebook, su Twitter, sus redes sociales, oye, pues no me lo creo, no me lo creo, porque yo entiendo que a ti personalmente, te podrá gustar más o te podrá gustar menos,  pero un policía hoy en una investigación de una persona de 30, 20 o 18 años, tiene que mirar todo eso. ¿No? Claro, eso te condiciona el realismo. Hay escritores que para evitar este tipo de situaciones, escriben novelas con historias que transcurren en épocas pasadas, en la época de la transición en España, en los años 80…

Por ejemplo, James Ellroy sigue en su papel de gran cronista de los EEUU del S. XX, así se evita entrar en estos detalles. Yo creo que cada uno tiene que seguir su camino.

James Ellroy sigue en su papel de gran cronista de los EEUU del S. XX. Clic para tuitear

A mí,  las novelas de Lorenzo Silva me parecen el mejor ejemplo de novela procedimental o procedural que hay en España, porque te cuenta desde el principio hasta el final cómo se investiga de verdad un caso por parte de la guardia civil, a través de Bevilacqua y Chamorro, sus protagonistas. Lorenzo tiene acceso a información muy fiable, es abogado, con lo cual se conoce perfectamente cómo es un procedimiento judicial, una investigación y en sus libros “lo clava”. Me gusta mucho el tipo de novela que hace Carles Quilez, fue periodista de sucesos y tribunales en Cadena Ser, todo eso lo conoce, conoce las fuentes, conoce los tribunales, estuvo en la Fiscalía anticorrupción… Él utiliza a una periodista, Patricia, que investiga todo esto con conocimiento de causa. Cada uno sigue una línea y está bien que cada uno explore sus caminos.

Las novelas de @VilaSilva, el mejor ejemplo de novela procedural en España. @Jesús_Lens Clic para tuitear

Empar Fernández y Anna María Villalonga han introducido el debate acerca de la renovación de la novela negra, y se ha puesto sobre la mesa el término gris- asfalto. ¿Qué opinas a este respecto?

Hace poco hablaba con Empar de este tema, a ella no le gustan las etiquetas, pero esta es una etiqueta interesante. Muchas veces, cuando hablamos de novela negra o novela policíaca, nos referimos a tramas como la que narra Don Winslow en El Cártel  —continuación de El poder del perro— sobre las mafias en la frontera entre EEUU y Méjico, donde hay literalmente decenas y decenas de muertos desparramados por todos los sitios…  Eso no pasa en nuestra sociedad, ni de lejos afortunadamente, el delito que hay en nuestra sociedad es de otro tipo. Si tú pones mafias con ajustes de cuentas y cinco muertos en las calles de Granada, está muy bien, pero es falso.

Novela negra y western: las pasiones confesadas de Jesús Lens. Entrevista al director de Granada Noir, realizada por Pilar García Reche.

“Maldita verdad”. Empar Fernández.

Si pones mafias con ajustes de cuentas y muertos en las calles de #Granada, es falso. @Jesús_Lens Clic para tuitear

Hay autores/as como Empar, que hablan de ese otro tipo de historias que sí son reales, historias de barrio, historias de a pie de calle, donde no hace falta una gran matanza, un robo muy elaborado de documentos o de dinero, para contarte un montón de historias que sí tienen que ver con la atmósfera del mundo policial. Hay algunos estrictos del género que dicen que esto no es exactamente género negro, entonces esto es un poco: «pues no lo llames género negro llámalo género gris-asfalto, pero este es el que  a mí me gusta hacer porque con él plasmo las inquietudes que yo tengo a la hora de contar una historia.»

Autores/as como @EmparFdez muestran historias que sí son reales, historias de barrio. Clic para tuitear

¿Recupera el gris-asfalto la influencia del expresionismo alemán en el noir, haciendo al personaje mas prioritario que la trama?

Efectivamente, es la novela que más me gusta, la que  no esta tan pendiente de la trama, de quién lo hizo, es otro de los puntos de discusión, no es tan importante el quién lo hizo como el por qué lo hizo.  Si tú investigas el por qué lo hizo, al final acabas encontrando al quién, pero lo importante es el por qué, y este tipo de novela se fija sobre todo en el por qué se llega a ese tipo de situaciones en el contexto en el que vivimos.

Y luego, además, esa atmósfera opresiva, que por eso yo creo que el gris le va muy bien, no es el negro de la noche, oscuro, sino el gris que te asfixia y te agobia un poco más.

¿Podría sustituir esta novela a la literatura comprometida?

Yo creo que sí, que sinceramente, la novela policíaca gris-asfalto es la que está contando la realidad de las calles, hay otra gente que considera que es novela de evasión. Para mí no, para mí, la buena novela negra es lo contrario de la novela de evasión, es una novela que entreteniendo, porque tiene los resortes del suspense, de la trama, y enganchando al lector, le está contando un montón de historias de lo que pasa en las calles, entonces para mí, en ese sentido es la gran novela, más comprometida.

La novela policíaca gris-asfalto es la que está contando la realidad de las calles. Clic para tuitear

Por ejemplo Alexis Ravelo, en Tenerife, Canarias, está escribiendo este tipo de novela muy muy realista.

Cine negro y western, pasiones e influencias

¿Qué director de cine crees que ha aportado más al cine noir?

Hay tantos… me gusta mucho Howard Hawks, pero yo creo que Otto Premingerque fue un director que tocó temas muy escabrosos en películas policíacas, películas negras, en una época donde esos temas no se solían tocar —las denuncias falsas, las violaciones, la violencia contra la mujer—. Él hizo bastantes películas en ese sentido y fue uno de los fundadores del género negro y de todos los fundamentos, tanto estéticos, como éticos y morales del cine negro. Yo me quedaría con él, con Otto Preminger.

Novela negra y western: Jesús Lens confiesa sus pasiones

Dana Andrews en “Laura” de Otto Preminger. Película bsada en la novela negra de Vera Caspary.

Ahora que Tarantino vuelve a la actualidad cinematográfica, cuál crees que ha sido su aportación al cine negro, ¿ha sido realmente una aportación?

Tarantino sí que ha aportado al cine negro. Le aporta un trabajo de guión a todas sus películas, a las revisiones que está haciendo del western ahora… Hay gente a la que le gusta mucho y gente a la que no le gusta nada.

Una película como Pulp Fiction es guion, guion, guion. Luego está la dirección, los actores y demás, pero es una película en la que trabaja el material literario de una forma muy importante: el montaje y los saltos en el tiempo. Yo creo que es uno de los grandes, no te digo renovadores, pero sí continuadores o los que han ido haciendo evolucionar el género hacia delante y ofreciendo cosas nuevas.

Pulp Fiction es guion, guion, guion. #Tarantino cuida el montaje y los saltos en el tiempo. Clic para tuitear

¿El western y el cine negro comparten claves?

Creo que sí, que comparten muchas claves, el western es un género que se terminó, sí que es cierto que ha sido siempre novela de evasión y literariamente nunca ha tenido mucho impacto, el western es puramente cinematográfico por lo que suponen esos paisajes, puestas de sol, caballos… te muestra además un mundo que ya no es, un mundo que ya no existe, pero un mundo que tuvo que ver con la formación de los EEUU. El gran problema que tuvo el western es que aparecieron los efectos especiales y a la gente ya le gustaba otro tipo de películas, desde La Guerra de las Galaxias a Indiana Jones, películas de aventuras, y el western es un género que no se presta a eso.

El gran problema que tuvo el #western es que aparecieron los efectos especiales. Clic para tuitear

Los grandes directores cogieron los arquetipos del western y los extrapolaron a películas policíacas, ves películas de gánsteres como Enemigo público y cambias la metralleta por un Call y el coche por un caballo o por una carreta, y tienes un western puro.

Una de las mejores películas del año pasado, Sicario, es un western de libro, en lugar de los Rangers, los bandidos, los policías, aparecen el ejercito de los EEUU y los traficantes. Pero todas las claves visuales, estéticas y narrativas son del western. Yo creo que parte del cine negro ha cogido los arquetipos del western y los ha extrapolado a un tipo de narración que te permite más explosiones, más persecuciones, con lo que se convierte en más visual en la pantalla de cine para el espectador.

El western clásico ensalza valores como el de la pertenencia al núcleo de la familia y la comunidad, la amistad, la lealtad, el esfuerzo, ¿crees que estos valores se han extrapolado a las sagas de hoy?

Yo veo más reflejado el de la amistad que el de la familia. Por otro lado, hay películas que ensalzan ese valor de la pequeña comunidad que resiste a los elementos, sean los indios típicos que siempre han sido los grandes malos, por desgracia, de la historia del cine, sean las inclemencias meteorológicas, etc., ese núcleo de resistencia lo hay, lo seguimos encontrando ahora en Los juegos del hambre, el esquema de “nos tenemos que hacer poquitos, valientes, aguerridos, fuertes ante la amenaza exterior”, yo creo que sí, que ha seguido evolucionando.

Tu último libro es un ensayo del western, Muerte entierro y funeral del western

Ahora ya no se hacen películas del oeste, Tarantino ha rodado Los odiosos ocho, los Cohen han hecho alguna película, pero ya son puntuales. Lo que sí han hecho, es llevar los arquetipos del western a muchos géneros cinematográficos, si vemos La guerra de las galaxias, aparte de que hay homenajes puros y precisos a películas como Centauros del desierto y prácticamente plano por plano son como centauros del desierto, utilizan el mismo estilo que un western. El niño cuyos padres son asesinados y entonces tiene que encontrar un maestro, lo que pasa es que cambiamos al maestro que te enseña a disparar y a ser el más rápido del oeste por el que te enseña a utilizar la espada láser. O las películas de gánsteres, si vemos  Thelma y Louise, aparte de que aparezca una pistola de vez en cuando, sientes, sobre todo, esa sensación de espacios abiertos, de libertad, de ir conduciendo un coche descapotable que sería el equivalente a ir cabalgando a caballo. Esas mismas ideas se van metiendo en películas como la de Mel Gibson y Danny Glover, Arma Letal; el policía sabio y veterano que coge a otro, que está muy verde y lo mete en vereda, pues todo eso lo hemos visto en películas como Rio Rojo o El dorado de Howard HawksTrasladamos el espíritu y la atmósfera del western a otra atmósfera y dejamos que siga viviendo.

Trasladamos el espíritu y la atmósfera del #western a otra atmósfera y dejamos que siga viviendo. Clic para tuitear

Jesús Lens y yo comentamos la anécdota de John Ford, amigo de Howard Hawks, que tras haber visto Río Rojo y refiriéndose a John Wayne, dijo: «Nunca pensé que este hijo de puta supiera actuar»; dicen que a partir de esta película, John Ford dio más profundidad a los personajes de Wayne,  antes más planos.  

¿Qué opinión te merece John Ford?

Yo coincido con Orson Welles, a él cuando le decían ¿cuál ha sido su fuente de inspiración mas importante? Decía John Ford, John Ford, John Ford.

Es uno de esos grandes artistas del mundo del cine para el cuál aquello era un oficio, no le daba más importancia a hacer películas. Solamente en cómo poner la cámara. El otro día, en la inauguración de fotografía de José Maria Mellado, al hablar de cómo sitúa él la cámara y de cómo coge los planos, decía: «es que esto es lo que hacía John Ford en el cine.» Qué pone en primer plano, qué pone en segundo, las puestas de sol, ese tratamiento visual del espacio que hace en Monument Valley…

Una frase tuya que llamó mi atención: “Para mí, sin John Ford, la vida no tendría sentido”. 

En cuestión de personajes me gustan mucho los de Howard Hawks, esos personajes comprometidos con su trabajo, pistoleros, vaqueros, cazadores de animales, automovilistas, aviadores, pero cinematográficamente para mí, John Ford es lo más de lo más.

Para mí, sin John Ford, la vida no tendría sentido. @Jesús_Lens. Clic para tuitear

En Centauros del desierto, el personaje de John Wayne es un personaje amargo, no es el típico fanfarrón que está por encima de todo, es un personaje con mucha densidad, mucha poesía, un montón de planos diferentes.  El hombre tranquilo es una película del oeste aunque transcurra en Irlanda. Creo que Howard Hawks y John Ford fueron los que más partido sacaron de John Wayne y hay películas de todo tipo, la trilogía de la caballería de John Ford sí tiene un tratamiento muy importante de los personajes, de esa ambivalencia que supone estar en un cuerpo como son los soldados del séptimo de caballería y la responsabilidad que tenían. Lo que pasa es que muchas veces ocurre como con la literatura policíaca que comentábamos antes,  que parece que el western sea solamente películas de indios y vaqueros pegándose tiros, pero tiene un trasfondo que va muchísimo más allá.

Me hubiera encantado poder cabalgar con John Wayne, conocer el oeste.

Cabalgar hacia el horizonte mientras suena la música, pero nos queda en el cine, que por eso sigue siendo un milagro.

Cine, cine, cine, más cine por favor…

¿Qué sensación tienes de tu primera visita al cine, la recuerdas?

Hace poco estuve haciendo ese esfuerzo por recordarlo…

La primera película fue una versión de King Kong. A mí aquello me impresionó, la secuencia de King Kong en el Empire State Building… y luego recuerdo la gran sorpresa de salir del cine y que fuese todavía de día. Fue la primera vez en la que yo fui consciente de la magia del cine. Solamente el hecho de ir a una sala en la que de repente todo se apaga y el único foco de atención lo tienes en la pantalla de delante. Por eso detesto tanto cuando en los cines la gente se pone a toquetear los móviles, no porque ellos vean o no vean la película, sino porque distraen con la pantallita a todos los que estamos detrás de ellos. No sé si fue esa la primera vez, pero sí es ese el primer recuerdo consciente que tengo, la sensación de magia que tengo.

Define el Cine como Arte.

El cine es un compendio de todas las artes, tiene la música, tiene el guion, tiene la interpretación de los actores, tiene los decorados, la fotografía, lo tiene todo, ¡lo tiene todo! Qué pasa, que al final conseguir que todo encaje a la perfección en una película es muy complicado, por eso hay tan pocas obras maestras, por eso cada año se filman tan pocas obras que sean redondas. Pero cuando se consigue, es esa sensación de magia total y absoluta, de haber visto un trocito de vida real, enfrente de ti. Cuando lees está muy bien, porque tú te tienes que imaginar a los personajes, te los describan de una manera u otra, tienes que hacer un esfuerzo de imaginación, pero claro, en el cine es que lo tienes todo, es que durante una hora, hora y media o dos horas, te metes dentro de un trocito de la historia de otras personas.

El cine es un compendio de todas las artes. Que todo encaje a la perfección es muy complicado. Clic para tuitear

El cine español…

Hablar sobre el cine español, al final es como si hablásemos del cine americano, utilizamos convencionalismos casi siempre reduccionistas, y en el caso del español, generalmente, para hacer daño. Muchas veces la gente lo malinterpreta y lo lleva a películas aburridas, a la politización, etc. A mí hay películas españolas que me gustan mucho, otras que me gustan lo justo y otras que me parecen auténticos bodrios, pero exactamente igual que me pasa con un montón de cine.

Hablamos bien del cine francés, pero el cine francés que llega a España es el cine al que le han dado 25 premios o que ha tenido mucho éxito en su país. Entonces hay un productor que lo trae, con lo cual nos libramos, entre comillas, de ver un montón de películas que seguramente nos parecerán aburridas, sosas, horrorosas, feísimas. El cine español se estrena en nuestras salas con bastante habitualidad y generosidad y hay películas que son malas, regulares y demás… Tenemos una industria cada vez más consolidada, cada vez más fuerte y potente. Si al cabo del año, haces un balance del cine americano, te salen cuatro o cinco películas buenas. Si haciendo una comparación de escala del cine español, te salen una dos o tres películas, está muy bien.

Cuando hablamos sobre #cineespañol utilizamos convencionalismos casi siempre reduccionistas. Clic para tuitear

Procuro y me gusta ver cine español, creo que ver cine de tu propio país es interesante, aunque  solo sea por ver cómo refleja lo que pasa en tu entorno. Siempre me gusta tener un prejuicio a favor del cine español y ver películas españolas y creo que estamos viviendo un momento en el que cada vez hay una industria más profesional y que dependen menos del genio, del talento de una persona, de un director, para descubrir una cinematografía muy solida. Hay títulos más interesantes y títulos menos interesantes.

¿Crees que ha cambiado la demanda del espectadores a la hora de ir al cine, decantándose ahora por películas mas comerciales?

Novela negra y western: las pasiones confesadas de Jesús Lens. Entrevista al director de Granada Noir, realizada por Pilar García Reche.

Truman.

Ir al cine es caro, no nos podemos olvidar de eso. Por qué tiene que costar lo mismo  ver una película cuya producción ha costado 250 millones de dólares que una película que se ha hecho con condiciones, no digo precarias, pero sí más modestas por lo que la espectacularidad es totalmente distinta…  No es lo mismo comprarte un best seller en tapa dura de 900 páginas que un libro de poesía artesanal hecho por una editorial pequeñita granadina, no te cuesta lo mismo. Pues con el cine pasa igual, al final si te vas a gastar x dinero para ir a ver una película pequeña, artesanal, intimista y demás, pues mira, esa ya la veo yo en casa y para ir al cine prefiero gastármelo en esta que tiene explosiones, acción, persecuciones, muy espectacular, que tiene 3D, que tiene caídas, que te va a dar vértigo, y la otra la veo en casa. Es una trampa, al final cualquier película es mucho más interesante cuando vas a verla en el cine, estoy pensando en Truman, es una película intimista, no tiene ninguna gran secuencia de acción,  pero la magia que se provoca en el cine, la electricidad que va recorriendo a todos los espectadores viendo esa imagen, esa historia, es muy bonita.  Yo creo que habría que replantearse un poco el tema de lo del precio fijo de las películas. No debe ser lo mismo ir al cine a las 4 de la tarde a ver una película japonesa en versión original subtitulada que ir a las 10 de la noche a ver La Guerra de las Galaxias. Entonces, claro, esta última se lo va a llevar todo, mientras que la japonesa lo va a tener mucho más complicado. No comparto esa rigidez que creo que al final lo que potencia es que esas grandes majors americanas sean las que se lleven la parte del león de la recaudación todas las semanas.

IVA cultural…

El IVA se ha cebado con el teatro y los conciertos, solo puede haber 200, 300 personas viendo el espectáculo, y cuesta 15, 20 0 30 euros, hay mucha gente que no se lo puede ni plantear, no es asequible, quitando el IVA no se van a solucionar todos los problemas pero es una chinita en el zapato muy importante.

¿Para cuándo tu novela negra?

Ahí estoy, barajando la posibilidad, me siento muy cómodo escribiendo temas de cine, el tema de la novela ahí esta, al final una novela requiere una concentración del 100% que no tengo, con los libros de cine escribo fines de semana, noches, vacaciones, pero una novela exige una disciplina que no tengo, imagino que aún no me habrá llamado del todo, ahí lo dejo, con el interrogante.

¿Crees que la ficción hoy en día supera a la realidad?

Por desgracia, la realidad es la que tozudamente se empeña en desbordar los límites de la más fantasiosa de las ficciones.

¿Nos despedimos con alguna frase tuya favorita, emblemática del cine?

«Cuando la leyenda se sobrepone a los hechos, imprime la leyenda». Clic para tuitear

En El hombre que mató a Liberty Valance se pronuncia la mítica frase: «Cuando la leyenda se sobrepone a los hechos, imprime la leyenda». Yo creo que ese “Imprime la leyenda” contiene la historia del arte entera. Es lo que comentábamos de que un western es mucho más que gente pegándose tiros. En ese “Imprime la leyenda” está contenida toda la historia del arte como representación de la realidad. Las esculturas griegas, por ejemplo, serían un ejemplo de “Imprime la leyenda”: seguro que la mayoría de aquellos hombres no eran en realidad como aparecen representados en esas esculturas. Habría algún atleta fantástico que tendría un cuerpo escultural, pero esos maravillosos cuerpos esculpidos son pura mixtificación. Y para eso existe el arte, también. Para alcanzar el ideal y sublimar la realidad. También hay artistas realistas y naturalistas, por supuesto, pero como diría el camarero de Irma la Dulce, parafraseando a R. Kipling, «esa sería otra historia»…

Jesús Lens se despide regalándonos su libro: Cineasta blanco, Corazón negro. Aventuras y desventuras cinematográficas del continente africano. «Dedicado a Mandela, Sankara, Biko, Lumumba, y al resto de organizaciones y personas conocidas y anónimas, que se dejan el alma por mejorar África.» Estas palabras dicen mucho de su gran calidad humana.

Novela negra y western: las pasiones confesadas de Jesús Lens. Entrevista al director de Granada Noir, realizada por Pilar García Reche.

Jesús Lens posa con su libro “Cineasta blanco, corazón negro”.

Novela negra y western: Jesús Lens confiesa sus pasiones

Entrevista a Jesús Lens, director de Granada Noir

Pilar García