Carmen Miranda:

Mírame y dime si no tengo grabada la palabra Brasil en cada curva de mi cuerpo.

Oh, tico tico, tick!
Oh, tico tico, tock!
This tico tico, he’s the cuckoo in my clock.

Hoy, en El Tocadiscos, la pista de baile y el Tico-Tico, con Carmen Miranda. J. J. Conde y Txaro Cárdenas.

Nueva sección "El tocadiscos". Hoy, Neil Sedaka con su inolvidable "Oh! Carol". Por J. J. Conde.Hoy, en El Tocadiscos, la pista de baile y el TicoTico, con Carmen Miranda

Por J. J. Conde

Aquellos guateques. Aquellas tardes-noches en las que el caserón del abuelo se inundaba de secretos, de pasiones y de placas. El tocadiscos con su piloto rojo parpadeando, bajo la ventana. La mesa con los cubatas y los pinchos, a medio camino entre la boda y el bautizo, engalanada y un tanto aislada. Que lo que de verdad importaba estaba sobre las baldosas rojas y blancas: la pista.

Aquella pista, en donde se daban cita todas las flechas de Cupido y temblaban las piernas de quienes se acariciaban por vez primera, donde se crecían y esmeraban  los que del amor ya ejercieran y eran como los espejos en los que los demás se miraban. Bailarines de lujo, bailarines con las mejores galas: ellas, con las rebecas sobre los hombros y con sus faldas plisadas; ellos, con sus pantalones blancos y los niquis de rayas.

Aquellos guateques. Aquellas tardes-noches en las que el Tico-Tico se bailaba.

 

Carmen Miranda y Groucho Marx en Copacabana

 

¿Bailas el Tico-Tico con #CarmenMiranda, @jotajotaconde y @txaro_cardenas? #Samba Clic para tuitear

 

 

Carmen Miranda, La Bomba Brasileña

Por Moon

 

Hoy, en El Tocadiscos, la pista de baile y el Tico-Tico, con Carmen Miranda. J. J. Conde y Txaro Cárdenas.

Sin duda, Carmen Miranda llevaba el nombre de Brasil en cada curva de su sinuoso cuerpo y en cada fruta de su extravagante tocado.

La exótica imagen de Carmen Miranda, vista desde la perspectiva actual, puede parecernos algo kisch y abigarrada, pero no se le puede negar su importancia en la historia de la música latina. La llamaban La Bomba Brasileña (The Brazilian Bombshell) y su mayor logro artístico la convirtió en un estereotipo que la encasilló, a pesar de sus esfuerzos por relanzar su carrera, en el personaje que ella misma había creado. Y es que Carmen Miranda fue algo más que un producto del cine de Hollywood de los años cuarenta. Ya había triunfado en Brasil —fue la primera artista en firmar un contrato de trabajo con una emisora de radio— cuando consiguió el contrato en Broadway que le abrió las puertas de Hollywood, donde rodó un total de catorce títulos, siendo también la primera artista latinoamericana que consiguió una estrella en el Boulevard de la Fama. Aquella mujer de apenas metro cincuenta y energía apabullante cautivó al público norteamericano con sus espectáculos coloridos y sus ritmos tropicales, exportó la música latinoamericana al ámbito internacional, la popularizó y abrió caminos a otros artistas. Carmen Miranda fue un fenómeno musical y su imagen perdurará en el tiempo como una explosión de color que cantaba con los ojos, las manos y un corazón eternamente carioca.

#CarmenMiranda, un corazón eternamente carioca. @jotajotaconde @txaro_cardenas Clic para tuitear

 

Carmen Miranda en siete bananas

Carmen Miranda no era brasileña, nació en Portugal. Su familia emigró a Río de Janeiro cuando ella tenía diez meses.

Su padre la llamó Carmen en honor a la heroína de la ópera de Bizet.

Era tal su fama cuando llegó a Hollywood, que fue inmediatamente invitada a actuar ante el presidente Rooselvet en la Casa Blanca.

En 1945 Carmen Miranda era la mujer mejor pagada de Estados Unidos.

Aunque hablaba perfectamente inglés, la Fox la obligaba a forzar su acento latino de forma caricaturesca. Resulta paradójico que en Brasil se la llegara a acusar de perder sus raíces y hablar mal el portugués…

Hablando de caricaturas, ¿sabías que Walt Disney creó el personaje de José Carioca inspirado en Carmen Miranda?

A pesar de la alegría que transmitía su personaje, Carmen Miranda no consiguió ser una mujer feliz. Varios abortos, un fracaso matrimonial, la adicción a los barbitúricos y sus frecuentes crisis nerviosas jalonaron una vida truncada prematuramente a la edad de cuarenta y seis años. Carmen Miranda moría el cinco de agosto de 1955 a causa de un infarto. Un día antes, sufría un desvanecimiento en la retransmisión de su actuación en el show de Jimmy Durante.

 

 

Moon, se te ha olvidado hablarnos del Tico-Tico…

Oh, el Tico-Tico, es verdad… El Tico-Tico es en realidad un pajarillo tropical.

Pero esa es otra historia…

 

J. J. Conde

Txaro Cárdenas