Estructura de la novela: la eterna batalla

En lo que a la estructura de la novela concierne, hay dos grupos de escritores muy bien definidos: aquellos que se lanzan a escribir sin ningún tipo de planificación, los conocidos como escritores de brújula, y aquellos  que planifican su novela de principio a fin, los llamados escritores de mapa.

Entre ellos existe una batalla épica en la que ambos bandos esgrimen argumentos en pro y en contra de la planificación de una novela. Son argumentos muy manidos y probablemente conocidos por lector, pero no está de más que hagamos una sucinta enumeración de los unos y los otros.

Escritores de brújula frente a escritores de mapa

Muchos de los escritores que se oponen a seguir una estructura arguyen la idea de que someterse a unas determinadas reglas supone minar la parte artística que contienen sus libros y, además, añaden que adaptarse a una estructura marcada constriñe su creatividad. Otros, defienden la idea de que el arte no se puede enseñar y, por tanto, la necesidad de aprender una estructura es una incongruencia. Y, finalmente, hay quienes opinan que, si todos utilizamos el mismo formato, ¿no serán todas las novelas iguales?

A estos argumentos, los escritores de mapa contestan con otros que son los que mantienen esa batalla viva desde el principio de los tiempos: a quienes objetan que el arte no se puede enseñar, se les Primera entrega de Construye tu novela con Ana Bolox: La estructura de la novela.contraargumenta con una pregunta: ¿No es la música también un arte? ¿Y no tiene el músico que pasar por un conservatorio? A quienes arguyen que si las novelas siguieran una estructura predeterminada todas serían iguales, se les refuta con una idea igualmente estrafalaria: cualquier pieza musical se compone con las mismas siete notas, luego todas las canciones, óperas, sinfonías, etc. deberían sonar igual. Y, por fin, a aquellos que esgrimen la idea de que la estructura constriñe la creatividad, se les contesta que el armazón de una novela es solo un compendio de elementos y que es la forma en que el escritor los dispone y maneja lo que hace que una novela sea buena y original o mala y vulgar.

No hay fórmula mágica, pero en este curso seremos escritores de mapa

Lo cierto es que cada escritor tiene su método y, sea cual sea, si le funciona, obviamente para él es el mejor. Sin embargo, en esta serie de artículos sobre la construcción de una novela que voy a ir publicando en MoonMagazine, defenderé la idea de que es imprescindible realizar la planificación de una novela antes de comenzar con el proceso de su escritura. Entre otras razones, aunque no será la que más nos importe aquí, porque incluso para romper con los cánones, como hiciera Cortázar en Rayuela o Joseph Heller en Catch-22, hay que conocer y dominar los elementos que componen la estructura de una novela.

Imprescindible planificar la novela antes de comenzar con el proceso de su escritura. @ana_bolox Clic para tuitear

Para mí es tan importante la creatividad como la estructura. Ambos elementos son imprescindibles si se quiere construir una buena historia. La creatividad es innata o puede desarrollarse con diversas técnicas, pero conocer la estructura de la novela ayudará al escritor a alcanzar todo el potencial que su historia tiene.

La estructura es simplemente el esqueleto de nuestra historia. Cómo se adorne o se desarrolle es cosa del escritor (y por eso cada novela es diferente), pero, obviamente, ese esqueleto tiene que estar bien construido si queremos que sostenga al cuerpo y lo haga moverse con facilidad.

En mis artículos, pues, trataremos la estructura de la novela como el andamio sobre el que vamos a construir nuestra historia y cuyo dominio nos permitirá ser concretos y trabajar racionalmente para establecer unos cimientos firmes que soporten todo el engranaje. Luego, nuestra creatividad cubrirá ese esqueleto y hará de él un ente único.

Únete a nuestra aventura

Animo al escritor que no haya probado a planificar su novela antes de ponerse a escribir a intentarlo. Y puedo asegurarle, además, que el trabajo que conlleva estructurarla le resultará no sólo reconfortante sino también, y sobre todo, emocionante. ¡Prueba! Dale una oportunidad a la planificación y luego decide si mereció la pena el esfuerzo. Apuesto a que dirás que sí.

Os espero el próximo mes, con la entrada: Las tres unidades dramáticas. Estructura clásica de la novela, para comenzar el camino que nos llevará de la idea etérea al primer esbozo de nuestra novela.

Ana Bolox. Ateneo Literario

Fotografía: https://unsplash.com/