Hoy tenemos sopa de miso, una palabra de origen japonés que significa “fuente de sabor”. El miso es un alimento obtenido de la fermentación de la soja, a veces en presencia de un cereal (arroz blanco, arroz integral o cebada). Durante siglos fue considerado un alimento curativo en China y Japón y a día de hoy, sigue siendo uno de los ingredientes más importantes y saludables de la cocina japonesa.
Es un gran alcalinizante de la sangre, condición indispensable para que el cuerpo sea resistente a las enfermedades, tenga el sistema nervioso activo y no experimente sensación de fatiga o cansancio. También se ha demostrado que el miso ayuda a eliminar los residuos de nicotina y de radiaciones en personas que han sido expuestas a ellas (quimioterapia, radioterapia…). La sustancia que elimina y absorbe estos elementos radiactivos se llama Zybicolín y la descubrió un grupo de científicos japoneses en 1972, ratificando la opinión del doctor Ken Akizuki.

Durante siglos, el miso fue considerado un alimento curativo en China y Japón. Clic para tuitear

Sopa de miso. Elaboración

Ponemos 20 g de alga Kombu a remojo durante dos horas en un litro de agua fría.

Pasado ese tiempo, pondremos el agua y el alga al fuego. Justo antes de que empiece a hervir, retiramos el alga y dejamos hervir el líquido durante 3 minutos,  tras los cuales, apagamos el fuego y reservamos este litro de caldo Kombu.

¿Qué es el alga Kombu?
El miso es un gran alcalinizante de la sangre, hace que el cuerpo sea resistente a las enfermedades. Clic para tuitear

Ponemos 10 g de alga Wakame a hidratar en agua fría durante 10 minutos. Escurrimos y lo cortamos en trozos más pequeños. Reservamos.

¿Qué es el wakame?

 

El miso mantiene el sistema nervioso activo y evita la sensación de fatiga o cansancio. Clic para tuitear

Ingredientes de la sopa de miso

 

  • 10 g de Wakame hidratado;
  • 100 gramos de tofu;
  • unas cuantas setas shitakes pequeñas;
  • un poco de apio;
  • el tallo de unas cebolletas frescas;
  • unos noodles de arroz.

 

Ingredientes.

Ingredientes.

Cocemos los noodles en abundante agua con sal durante 3-4 minutos, no más, porque el exceso hace que queden “babosos”.

Los escurrimos con agua fría y los reservamos en un plato impregnados con un poco de aceite. Si se apelmazan, podemos ponerlos bajo el grifo y recuperaran la textura suelta.

Noodles

Noodles

Ponemos al fuego el litro de caldo Kombu que teníamos reservado y cuando hierva, echamos un cacillo de este caldo en las dos cucharadas de Hatcho Miso que tendremos en otro recipiente y lo disolveremos.

Miso.

Miso.

En la cazuela de caldo Kombu, ponemos el alga Wakame hidratada, el tofu cortado en dados, el apio y los shitakes. Dejamos hervir durante 3 minutos. Una vez pasado este tiempo, bajamos la cazuela a fuego lento y añadimos el miso disuelto. Dejamos en el fuego durante 2 minutos pero sin que llegue a hervir nunca, ya que perdería sus propiedades.

El miso ayuda a eliminar los residuos de nicotina y radiaciones en personas expuestas. Clic para tuitear

Solo nos queda emplatar nuestra sopa de miso, amigos. Le añadimos los noodles de arroz cocidos y unas rodajas de tallo de cebolleta que le dará color, sabor, frescura y crujiente a esta deliciosa sopa cuya elaboración os recomiendo, es fácil y está deliciosa.

Sabores nuevos que nos agradarán y ayudarán a estar más sanos.

Sopa de miso. Receta vegana muy beneficiosa para la salud

Emplatamos nuestra sopa de miso… ¡Buen provecho!

 

Sopa de miso, sabores nuevos que nos agradarán y ayudarán a estar más sanos. Clic para tuitear

 

Una receta de Iñaki Rodríguez, cocinero del restaurante Branka de Donostia.