En el pasado festival del género negro Bruma Negra de Plentzia se inauguró Pulps Fiction, una exposición dedicada al pulp. Un formato de encuadernación en rústica, barato y de consumo popular de revistas especializadas en narraciones e historietas de diferentes géneros de la literatura de ficción y que como decía el editor Frank A. Munsey, donde «las historias valen más que el papel en el que están inscritas». Bruma Negra puso en marcha esta exposición gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Plentzia y la revista referencia del género negro Calibre 38.

En ella se repasa su historia desde sus inicios, con revista pioneras como Argosy, Flynn’s o Strand, cuyos primeros números empezaron ya a publicarse a finales del siglo XIX y a aquellos que las hicieron posibles como, el ya mencionado Munsey, Joseph T. Shaw, Sidney Paget o William J. Flynn.

Exposición #PulpsFiction por los festivales de #novelanegra #pulp @joseviblender @Revista_C38 Clic para tuitear

Pulps Fiction, la historia de las portadas pulp

A lo largo de veintidós paneles se exponen las principales publicaciones como Dime Detective, Black Mask, Detective Story Magazine, cuyos números salieron al mercado durante varias décadas.

El mundo del cómic y sus inspiraciones en fuentes literarias de carácter policial también están presentes en la exposición Pulps Fiction, sus detectives enmascarados que serán el modelo de los futuros superhéroes del cómic, como La Sombra (The Shadow) en 1930 o The Domino Lady (1936) donde nació el pulp «picante» (spicy), semivestida únicamente con su antifaz y su vestido blanco. Y, como no, están leyendas como Batman y Dick Tracy.

Pero no se acaba aquí, en Pulps Fiction también se repasa a los ilustradores y portadistas de toda una época de masiva producción en la que se desarrolló una estética inconfundible. Nombres no tan conocidos como el de los escritores, pero de extensas obras como Norman Saunders al que se le atribuyen más de ochocientas portadas, o de autores como John A. Coughlin, que fue el ilustrador de cada una de las portadas que se publicaron entre 1915 y 1935 de la revista Detective Story Magazine, una de las grandes. Y el epicentro en Nueva York.

Durante la Segunda Guerra Mundial, debido a que la mayoría de los ilustradores varones acabaron reclutados para el servicio militar, se abrieron nuevas posibilidades de trabajo para las mujeres, aunque quizá menos artísticos, lo que conllevó que aumentase su prestigio. Empezaron a formarse el nombre artistas como Irene Zimmermann o Gloria Stoll cuya obra ha sido expuesta en museos y reside en colecciones permanentes de universidades como la de Yale.

La exposición se ha llevado a cabo tomando como referencia los trabajos de investigación de Juan Mari Barasorda, Fran J. Ortiz y el que firma este artículo, Josevi Blender.

Pues comenzó su andadura en Bruma Negra de Plentzia, pero dado su éxito va a empezar a rodar como dice el título. Los que tengáis al alcance los próximos festivales de Pamplona Negra, Villa Noir y Vilassar de Noir, podréis disfrutar de ella sin duda.

Exposición #PulpsFiction en @vilassardenoir el 10, 11 y 12 de noviembre @joseviblender Clic para tuitear

Pulps Fiction

Josevi Blender