Ansiedad, de tenerte en mis brazos
musitando palabras de amor

Hoy, En El Tocadiscos, La flor de la canela, en homenaje a la gran dama de la canción, María Dolores PraderaHoy, en El Tocadiscos, suena una melodía salvaje en la voz de Nat King Cole, con Ansiedad

Por José Jesús Conde

La melodía salvaje que suena clara en tu voz y en tu sangre me deja, como junco cimbreante, a merced de tus ojos y de tu nombre. Soñando soles, en un pulso de ansiedad constante. La querencia única por tenerte entre mis brazos «musitando palabras de amor».

 

Que con el aire viene tu canción lejana, furtiva y apasionada. Y en ese esfuerzo cómplice, las horas y las olas en la distancia. Algún susurro. Una fragancia. Un remolino de palpitaciones. Que por un momento todo se apaga y sólo el brillo de noviembre ilumina los desnudos de nuestra savia.

Una querencia por tenerte entre mis brazos, junto a tu voz, junto a tu sangre, en esa melodía salvaje.

 

 

Hoy, suena la voz sedosa del gran Nat King Cole @NatColeMusic en El Tocadiscos de @JoseJesusConde, que nos trae la melodía salvaje de #Ansiedad. Clic para tuitear

 

Nat King Cole, el pianista que se avergonzaba de su voz

Por Moon

No le gustaba su voz pero el piano no tenía secretos para aquel joven que se crió en la sacristía de la iglesia en la que su padre ejercía como ministro de Dios. Nathaniel Adams Coles heredó de su madre, la organista, sus dotes musicales. Fue ella quien le enseñó a tocar el piano. La infancia del joven Coles transcurrió entre ritmos de góspel, música clásica y el sonido del piano del gran Earl Hines. Corren los años treinta en Chicago y una nueva estrella del jazz está a punto de nacer. Su nombre, Nat Cole (sin la «s» final), aunque pronto sus seguidores harán que el mundo lo conozca como Nat «King» Cole y su estilo llegará a influir a músicos de la talla de Ray Charles.

Dicen que si el dueño de aquel club no lo hubiera amenazado con despedirlo, Nat King Cole habría pasado a la historia como un gran pianista de jazz, pero no habríamos tenido la ocasión de conocer su singular faceta como vocalista. Parece ser que en una de las actuaciones del Nat King Cole Trío en un club nocturno de Los Ángeles, un espectador ebrio le exigió que cantara y ante su negativa —al joven Nat no le gustaba cantar, se avergonzaba de su propia voz—, el insatisfecho cliente expuso su queja al dueño del club, quien decidió que era mejor para el negocio prescindir de un pianista que perder a un buen cliente. Nada de esto sucedió: a partir de aquel momento Nat King Cole asumió, también, el papel de vocalista del trío.

¿Y cómo llegó a cantar en castellano, Moon?

Es una larga historia… Pero antes te contaré que en la época de las grandes big bands, la figura del trío (piano, bajo y guitarra) era del todo inusual y supuso una gran revolución en el jazz. Nat King Cole Trío participó en los primeros conciertos de Jazz at the Philharmonic, firmó un contrato a principios de los cuarenta con Capitol Records, discográfica recién fundada por aquel entonces y a la que sería fiel a lo largo de su carrera (su edificio era conocido como «la casa que construyó Nat»).

¿Y Ansiedad…?

Ansiedad,  la tuya. Prosigo.

¿Sabías que Nat King Cole fue el primer afroamericano en tener programa de radio propio? Y fue también el primero en tener un programa de televisión. Luchó contra el racismo y se negó a actuar en lugares en los que se ejercía la segregación racial. Llegó, incluso, a sufrir ataques que le produjeron graves consecuencias físicas.

¿Hablaba castellano?

No, no hablaba castellano, de hecho, tuvo que aprender de memoria las letras (a nivel fonético) porque tenía dificultades con los idiomas. A pesar de esta limitación, su fraseo y dicción eran tan perfectos que sirvieron de inspiración a cantantes como Sam Cooke, Chuck Berry, Marvin Gaye e, incluso, a «La Voz», el gran Frank Sinatra, quien, quizás movido por cierta envidia, llegó a contratar a sus arreglistas.

A finales de los cincuenta Cole viajó a Cuba y se prendó de la música latina. A pesar de su ya comentada dificultad con los idiomas, su fascinación fue tal que decidió empezar a cantar en castellano. Llegó a publicar tres álbumes y Ansiedad, compuesta por el músico venezolano José Enrique Sarabia a los quince años, constituyó uno de sus grandes éxitos.

Te dejo con la voz de seda de Nat King Cole.

 

 

Nat King Cole, el pianista de #jazz que se avergonzaba de su voz y no sabía idiomas. @JoseJesusConde aporta la nostalgia y @txaro_cardenas, el dato. Clic para tuitear

 

José Jesús Conde

Txaro Cárdenas